Publicidad

Dientes de leche, fuente de células madre que podrían salvarles la vida en el futuro

Dientes de leche, fuente de células madre que podrían salvarles la vida en el futuro
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El Centro Nacional de Información Biotecnológica de los Estados Unidos sostiene que las células madre derivadas de los dientes de leche podrían utilizarse algún día para combatir enfermedades como el cáncer o la diabetes.

Esto significa que si se conservan los dientes de leche de los niños, los investigadores podrían extraer células madre dentales para ayudar a salvar su vida en el futuro o utilizarlas para tratamientos médicos.

Los dientes también son fuente de células madre

Hasta hace algunos años sabíamos que las células madre, aquellas capaces de dividirse en más células madre o de convertirse en cualquier otro tipo de célula del cuerpo, podían encontrarse en la médula ósea, en el cordón umbilical y también en el líquido amniótico.

En 2013, investigadores del National Institute of Health confirmaron que la pulpa de los dientes de leche es una valiosa fuente de células madre que permanecen vivas hasta poco después de la caída del diente.

Este tipo de células descubiertas en los dientes permiten la creación de dentina para la reparación de los propios dientes, pero también podrían utilizarse en tratamientos mucho más complejos. Podrían servir para la regeneración de huesos o tratar lesiones neuronales en enfermedades que hoy son incurables como la diabetes, el cáncer, infartos, e incluso ayudar a desarrollar nuevos tejidos y huesos, aún años después de que el diente se haya caído.

Los dientes de los adultos también las poseen, pero los dientes de leche de los niños, menos perjudicadas por los daños medioambientales, tienen una capacidad mucho mayor para multiplicarse y transformarse y ayudar a regenerar células en otras partes del cuerpo.

El futuro de la medicina regenerativa

dientes-leche-celulas-madre

Las células madre de la pulpa dental podrían convertirse en una pieza clave de la medicina regenerativa gracias a su multipotencialidad.

¿Cuál es la diferencia entre las células madre dentales y las del cordón? La pulpa dental contiene principalmente células madre mesenquimales, mientras que la sangre del cordón umbilical contiene predominantemente células madre hematopoyéticas. La médula ósea, por su parte, contiene ambos tipos de células madre.

Mientras que las células madre del cordón umbilical han demostrado ser valiosas en la regeneración de los tipos de células sanguíneas, las células madre dentales pueden regenerar tejidos sólidos, para los cuales la sangre del cordón umbilical es menos adecuada, como la reparación de tejidos conectivos, tejidos dentales, tejido neuronal y hueso.

Gracias a esta multicapacidad podrían ser usadas en casos de enfermedades como la artritis, lesiones de médula espinal, Alzheimer, Parkinson, distrofia muscular y esclerosis múltiple, así como también en accidentes cerebrovasculares, problemas cardíacos, enfermedades hepáticas y quemaduras.

También se ha demostrado que las células madre dentales son capaces de transformarse en células Beta para tratar la diabetes.

Bancos de dientes de leche

A la luz de las investigaciones científicas hay empresas que vieron el negocio y crearon bancos de dientes, ya que no basta con guardarlos en casa dentro de una cajita, sino que deben conservarse de una forma especial, congelados en nitrógeno líquido, para que sean útiles si se llegaran a necesitar en el futuro.

Cada vez se descubren nuevos usos de las células madre dentales, aunque aún sigue siendo un campo nuevo y con mucho por explorar. Pero sin duda sería más sencillo que extraerlas de la médula espinal o del cordón umbilical.

Para conservarlos, hay que contactar con la empresa previamente, la cual enviará un kit especial y en el momento en que se cae o se extrae el diente, inmediatamente después se transporta al laboratorio para cultivar y conservar las células madre en condiciones adecuadas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir