Compartir
Publicidad
Publicidad

32 millones de niños en el mundo sufren una pérdida de audición discapacitante (y esa cifra podría reducirse a la mitad)

32 millones de niños en el mundo sufren una pérdida de audición discapacitante (y esa cifra podría reducirse a la mitad)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más del 5% de la población mundial (360 millones de personas) padece pérdida de audición discapacitante, en concreto, 328 millones de adultos y 32 millones de niños. Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños.

Y aunque la mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante vive en países de ingresos bajos y medianos, no debemos descuidar la salud auditiva de nuestros niños. Para la detección temprana de los problemas de audición se les realiza a todos los niños una prueba a los pocos días de nacer.

No obstante, la sordera en el recién nacido es poco frecuente: según la Asociación Española de Pediatría, cinco de cada 1000 niños nacen en España con algún tipo de sordera y uno de cada 1000 tiene una sordera profunda.

Recordemos que la audición es necesaria para desarrollar el lenguaje y la comunicación, por lo que si un niño no oye bien tendrá dificultades para hablar y comunicarse, lo que afectará a su desarrollo emocional, social y escolar. La limitación de la capacidad de la persona para comunicarse con los demás le repercutirá a muchos niveles.

Pérdida de audición y sordera

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda.

Muchas personas aprenderán a comunicarse mediante la palabra y pueden utilizar como ayuda audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos, así como los subtítulos. Para las personas con una pérdida de audición más acusada pueden ser útiles los implantes cocleares.

Las personas sordas oyen muy poco o nada, es decir, padecen una pérdida de audición profunda. A menudo se comunican mediante el lenguaje de signos.

Niños sordos en el mundo

Causas de la pérdida de audición y la sordera

Las causas de pérdida de audición y sordera se pueden dividir en congénitas y adquiridas.

  • Causas congénitas: pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, o a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas: rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo; bajo peso al nacer; asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto); uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos; ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

  • Causas adquiridas, que pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad. Entre las causas se encuentran: algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis; la infección crónica del oído; la presencia de líquido en el oído (otitis media); el uso de algunos medicamentos, como antibióticos y antipalúdicos; los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos; la exposición al ruido excesivo (entornos laborales en los que se trabaja con maquinaria ruidosa o se producen explosiones, en actividades recreativas o durante el uso de aparatos de audio personales); el envejecimiento, en concreto la degeneración de las células sensoriales; la obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

En los niños, la otitis media crónica es la principal causa de pérdida de audición. Hace poco os informábamos de que, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), el 90% de los niños sufre al menos un episodio de otitis antes de los cinco años.

La otitis media aguda es un proceso inflamatorio infeccioso que afecta al oído medio, favoreciendo la acumulación de líquido en el oído medio, constituyendo el cuadro de otitis secretora. Este tipo de otitis es la causa principal de pérdida auditiva en niños, por lo que hay que seguir médicamente muy de cerca las otitis infantiles, especialmente si son recurrentes.

Prevenir los problemas de audición

Recordamos que la prevención puede evitar aproximadamente la mitad de los casos de problemas auditivos. Por ello, se recomienda vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis. También la atención prenatal y la vacunación contra la rubeola en mujeres antes de quedar embarazadas o seguir unas prácticas correctas de atención otológica puede prevenir la pérdida de audición.

Hay que realizar la prueba de la audición a todos los recién nacidos, preferiblemente antes del alta de la maternidad o, si no fuera posible, en el primer mes de vida. Los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis) han de ser sometidos a una evaluación y diagnóstico tempranos y dispensarles el tratamiento adecuado. En los niños, conviene realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan.

Además, hay que minimizar la exposición a los ruidos fuertes, que son más de los que pensamos en nuestra vida diaria. Nuestros hijos están expuestos a demasiados ruidos, y es que hasta un 20% de la población española está sometida a un nivel de ruido que puede afectar a su salud, cifras que se podrían trasladar a otros países perfectamente.

En definitiva, las cifras son impactantes: 32 millones de niños en el mundo sufren una pérdida de audición discapacitante y en nuestras manos está reducir riesgos, prevenir y lograr que los pequeños alcancen un pleno desarrollo o mejor desarrollo si se detectan tempranamente los problemas y se interviene adecuadamente.

Fotos | iStock
Vía | OMS
En Bebés y más | ¿Sospechas que tu hijo tiene algún problema de audición? No lo dejes pasar, ¿Oye bien mi hijo? Diez señales de una posible pérdida de audición, Tipos de problemas de audición

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos