Compartir
Publicidad

Es hora de conocer errores cometidos en la instalación de sillas infantiles, para así aumentar la seguridad de los niños

Es hora de conocer errores cometidos en la instalación de sillas infantiles, para así aumentar la seguridad de los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Peques y Más tenemos muy en cuenta la necesidad de que los niños vayan bien sujetos en sus dispositivos de retención infantil. No hay excusa para dejar de preocuparnos por su seguridad, y ya leímos hace unos días que (según un estudio de la Fundación Mapfre) ‘cuatro de cada 10 niños fallecidos en accidente de tráfico no utilizaban sistemas de protección’.

Sin embargo también debemos reparar en detalles (grandes o pequeños pero igual de importantes), porque son los que harán que todos nos sintamos más tranquilos. Desde ‘Familia y Seguridad Vial’ se preguntan sobre los errores de instalación del asiento infantil en el coche. Y es que más allá de conocer las especificaciones relacionadas con el grupo que corresponde a nuestros niños según el peso, o de tener en cuenta la recomendación en cuanto a no llevar objetos sueltos en el coche, nos vienen muy bien estos consejos.

Errores de instalación del asiento infantil en el coche

1.- Viajar con el niño en brazos o sentado sobre el regazo o las rodillas de los adultos, es el más frecuente y (además) muy peligroso. Tanto si el adulto va atado con cinturón como si no, las consecuencias para el niño pueden ser terribles: salir proyectado contra el salpicadero o parabrisas, o ser aplastado por quien lo sujeta.

2.- Dejarles viajar sin usar el asiento infantil, haciendo excepciones: en viajes cortos, cuando protestan, cuando viajan con un familiar…Si no se cede ni se hace excepciones, entonces los niños entienden que no tienen alternativa y lo asumen sin mayores problemas. Se trata de una lección vital y si el niño aprende desde pequeño que sentarse en su sillita es imprescindible, hará lo propio cuando crezca y tenga que usar el cinturón de seguridad.

3.- Darles mal ejemplo y no usar el cinturón nosotros mismos. Los niños aprenden por imitación, si un adulto no usa el cinturón, está lanzando a los niños el mensaje de que “usar la silla o ponerse el cinturón no es importante y, cuando uno así lo desea, no hace falta usarlo”. Los niños, sobre todo los más pequeños, están atentos a todos nuestros gestos y hábitos, incluso a los más pequeños y sin que a menudo nos demos cuenta.

4.-Pasar demasiado pronto a un grupo de asiento infantil superior: Especialmente grave es el caso de los padres que abandonan demasiado pronto el asiento del grupo 0+ en el que el niño mira hacia atrás, que es la orientación más segura, para comenzar a utilizar un asiento del grupo I mirando hacia delante (quizás, simplemente, para poder ver la cara de su niño en el retrovisor del vehículo). En caso de colisión frontal, se podrían producir gravísimas lesiones en el débil cuello o las vértebras cervicales del niño.

Por este motivo, es muy aconsejable que los niños viajen mirando hacia atrás todo el tiempo que sea posible (pero siempre que el asiento infantil lo permita y no se haya quedado pequeño para ello). Los niños menores de un año de edad y 10 kg de peso debe viajar SIEMPRE y sin excepción mirando hacia detrás

5.- Instalar un asiento infantil mirando hacia atrás en un asiento con airbag frontal activo. Nunca debe instalarse delante de un airbag frontal - excepto si ha sido previamente desactivado - un asiento o silla infantil mirando hacia atrás: en caso de apertura del airbag, éste catapultaría hacia atrás y a una elevadísima velocidad a la silla infantil y a su frágil ocupante.

6.- Dejar holguras excesivas al sujetar al niño al asiento infantil. Un arnés o cinturón con holgura puede resultar muy peligroso por varias razones: en primer lugar, porque la holgura aumenta el movimiento hacia delante del niño en caso de frenazo o colisión frontal y, por otro lado, porque facilita que el niño se escurra hacia debajo (lo que puede provocar que el arnés o cinturón, por ejemplo, quede demasiado cerca del cuello del ocupante).

7.- Cuando se vuelve a instalar el arnés de la sillita, siguiendo un recorrido incorrecto. Si al retirar la tapicería para lavarla, desmontamos también el arnés (esto no siempre es necesario), y no seguimos la instrucciones al volverlo a colocar, podemos provocar que el niño salga despedido del asiento.

En este enlace podéis ver el listado con todos los errores (19 en total), leeréis por ejemplo que tampoco debemos utilizar un asiento usado o de segunda mano sin conocer ‘su historial’, o que los asientos / cojines elevadores no deben colocarse en plazas con cinturón de seguridad de dos puntos.

Esperamos que toda esta información os sea útil, lo que está claro es que todos debemos concienciarnos de la necesidad de aumentar la seguridad de los niños durante los desplazamientos (cortos o largos) en automóvil.

Imagen | gemsling en Flickr Fuente | Familia y Seguridad Vial En Peques y Más | Cuatro de cada diez niños que perdieron la vida en un accidente de tráfico no utilizaban sistemas de protección, Consejos para aumentar la seguridad de los niños cuando viajamos en coche

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos