Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Cómo debemos protegernos ante las altas temperaturas?

¿Cómo debemos protegernos ante las altas temperaturas?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Habéis leído la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología para los próximos días?, en cuestión de temperaturas van a seguir subiendo al menos hasta el domingo. De manera que para el día 24 el centro y suroeste de la Península, y parte de Andalucía oriental, esperan que el termómetro se sitúe entre los 36 y los 40 grados.

Escuché ayer que hacía mucho tiempo que no se registraban estas temperaturas en el mes de junio, y me pregunté ¿pero es que alguna vez anteriormente ha hecho tanta calor en esta época?, ¡si el verano apenas acaba de empezar!

La cuestión es que el calor afecta a nuestra salud, y todos debemos tomar precauciones para protegernos. Es normal que nos sintamos más cansados porque el organismo se esfuerza en un intento de adaptación (para mantener la temperatura corporal). Pero además un calor excesivo puede originar varios problemas y afectar especialmente a grupos de población vulnerables. Las afecciones vinculadas a las altas temperaturas ocurren porque al no ser suficientes los mecanismos naturales de regulación de la temperatura corporal, el organismo se sobrecalienta dando lugar a molestias, malestares e incluso accidentes graves.

¿Cómo actúa el cuerpo para intentar controlar la temperatura?: sudamos, dilatamos y contraemos alternativamente los vasos capilares, y así conseguimos rebajar el calor. Pero también perdemos líquidos y minerales, nuestra circulación cambia,… No siempre es posible equilibrar la temperatura por mecanismos naturales, y por eso debemos tener en cuenta las recomendaciones y prestar atención a los grupos de población más vulnerables

¿Cómo afecta el calor a nuestra salud?

Los días de calor intenso obligan al cuerpo humano a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal, esto se nota especialmente cuando:

  • Durante una primera ola de calor: el cuerpo aún no está acostumbrado a las altas temperaturas.

  • Cuando el calor continúa durante varios días o si los días y las noches son calientes.

  • Cuando hay mucha humedad y no hay viento.

Problemas provocados por el calor y ‘cómo actuar’

El calor puede producir desde irritaciones en la piel y calambres hasta un aumento de temperatura tal, que puede llevarnos incluso a la muerte si no recibimos atención médica urgente.

Nuestro organismo está compuesto de un 60% de agua. La pérdida de agua y sales minerales por el sudor, si no se repone, produce síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal

Es importantísimo reconocer los problemas de salud provocados por el calor, a fin de tomar las medidas pertinentes.

Calambres

Calambres musculares (en piernas, abdomen o brazos), sobre todo si se suda mucho durante una actividad física intensa.

Si ocurren deberíamos parar toda actividad y descansar en un sitio fresco, evitar la actividad física intensa durante varias horas, beber zumos ligeros y bebidas deportivas diluidas en agua y consultar al médico si duran más de una hora.

Agotamiento por calor

Ocurre después de varios días de calor: la sudoración excesiva reduce los fluidos corporales y la restauración de las sales.

Sus principales síntomas son la debilidad, fatiga, mareos, náuseas, desmayo..., y la actuación en caso de que sucedan pasa por descansar en lugar fresco, beber zumos o bebidas deportivas diluidas en agua, consultar al médico si los síntomas empeoran o duran más de una hora.

Golpe de calor

Es un problema grave con un probable resultado fatal sin ayuda médica: el cuerpo es incapaz de controlar la temperatura, que se va incrementando rápidamente y puede alcanzar los 40,6º C.

Los síntomas principales son calor, sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia. Es necesario llamar a urgencias, enfriar el cuerpo mientras el afectado está en una habitación oscura, poner paños de agua sobre el cuerpo (o darse un baño / ducha).

Las quemaduras solares se producen por el sol directo sobre la piel aunque el día no sea muy caluroso. Deben evitarse, estando menos tiempo al sol y usando cremas de protección

Consejos para evitar el calor

  • Beber frecuentemente agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evita las bebidas alcohólicas, las muy azucaradas, el café y el té.

  • Refrescarse con una ducha o, simplemente mojarse.

  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos...).

  • En el exterior protégete del sol: buscar sombras, cubrirse la cabeza, utilizar ropa ligera de colores claros, así como calzados frescos, cómodos y que transpiran.

  • Es necesario reducir las actividades físicas intensas al aire libre y durante las horas más calurosas y en su caso extrema las precauciones.

  • En casa, se deben bajar las persionas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no abrirlas cuando la temperatura exterior sea alta.

Se puede refrescar el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional de los mismos
Calor niños

¿Quiénes requieren una especial atención?

Algunos grupos de población son más sensibles a las altas temperaturas y requieren un mayor seguimiento de las medidas de protección:

  • Niños menores de 4 años: vigilaremos que beban mucho líquido, refrescándoles con frecuencia y vistiéndoles con ropas claras y ligeras. No dejarlos nunca solos en vehículos al sol.

  • Ancianos, sobre todo los que viven solos o son dependientes: pueden tener dificultades en adoptar medidas protectoras, por lo que deberían ser visitados, al menos, una vez al día por un miembro de la familia, amigo, vecino y, en su caso solicitar la colaboración de los servicios sociales.

  • Personas con enfermedades crónicas o que toman medicación: es importante que sigan con su medicación habitual, no se automediquen y que consulten a su médico sobre las medidas complementarias a adoptar en su caso.

  • Personas que realizan esfuerzos físicos en el exterior (tanto trabajo como deporte). Deberían reducir la intensidad de su actividad en las horas más calurosas, beber frecuentemente (agua, zumos…) y protegerse del sol.

No sé cómo de caluroso será este verano, pero a todos nos vendrá bien tener en cuenta todos estos consejos y recomendaciones, por nuestra salud y la de los nuestros.

Imágenes| Ivy Dawneda, MiikaS Fuente | Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad En Peques y Más | Los niños y adolescentes son grupos muy vulnerables a los efectos de las radiaciones ultravioleta, Consejos para combatir algunos de los problemas asociados al sudor en niños, Alergia solar: definición, síntomas y consejos para proteger a los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos