Compartir
Publicidad

¿Cómo actuar si un niño con autismo ha sido agredido en la escuela?

¿Cómo actuar si un niño con autismo ha sido agredido en la escuela?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde Autismo Diario nos cuentan sobre un libro y perfil en facebook que denuncian las agresiones que sufren niños que no poseen lenguaje verbal en Estados Unidos. Son aquellos pequeños con deficiencia mental, o que sufren un trastorno del espectro autista, que tienen disfasia, o también trastorno específico del lenguaje y no han adquirido el lenguaje oral.

No sólo se producen estos terribles e injustificables hechos en aquel país, porque este tipo de actos violentos suelen ser más habituales en centros de educación de lo que a priori podríamos pensar. El sitio se llama ‘Mommy, I wish I could tell you what they did to me in school today’ (‘mamá desearía poderte contar lo que me hicieron hoy en la escuela’). Imaginaros si para un niño que no tenga ninguna dificultad en la comunicación ya debe ser difícil contar un hecho tan humillante…

Un niño con autismo (por ejemplo), y sin una comunicación funcional, debería tener mayor vigilancia supervisión dentro del colegio y durante las actividades complementarias o extraescolares que se realizan

¿Cuáles pueden ser las causas de que un niño con una problemática de este tipo llegue a casa con lesiones visibles?

  • La autoagresión, pero si sucede… ¿en qué pensaban o dónde estaban mientras tanto los responsables educativos?

  • Ha sido bloqueado para evitar que se hiciera daño mientras tenía un berrinche. El post original menciona que, en caso de recurrir al bloqueo los padres deben tener información sobre aspectos como si el protocolo del centro para contenciones físicas está aprobado, o si existe un registro de la intervención física. Y se especifica que el bloqueo físico con niños pequeños es sencillo, de la misma forma que resulta inadmisible provocarle lesiones.

  • Los causantes han sido otros niños: es misión del colegio impedir que los alumnos se hagan daño entre sí intencionada y sistemáticamente.

  • Es muy raro pero a veces pasa que los causantes han sido empleados de la institución.

Actuación en caso de que un niño ‘no verbal’ presente golpes o moratones con excesiva frecuencia

Evidentemente, los padres deben actuar, una de sus misiones respecto a la crianza y educación de los hijos es protegerles, y creo que todos sabemos cuándo se traspasa el límite desde ‘algo entre niños porque uno le ha dado dos patadas a otro a causa de que no se han puesto de acuerdo al cambiar cromos’, hasta ‘mi hijo regresa cada día con lesiones en el tórax o en las piernas’.

Es importante hacer fotografías e ir al médico y que levante un parte de lesiones donde documente de forma detallada las lesiones del niño. Ante una reclamación es mejor disponer de pruebas que tengan validez. Tras la revisión es aconsejable seguir los cauces establecidos: tutor / servicios psicopedagógicos, director o jefe de estudios, inspector de zona, e no descartando la denuncia si el caso no se soluciona.

Para analizar la frecuencia es importante conocer también al niño en concreto porque hay algunos que se ponen en riesgo más veces que el resto, y claro si se caen mucho la culpa no es de nadie, ¿o sí?. Vale que no le hayan pegado, pero tampoco han evitado el desenlace. Los docentes y el resto de personal imagino que lo pasarán mal con los niños súper inquietos que no atienden las recomendaciones de los adultos, pero esto no debería servir como excusa para que el alumno tenga moratones semana sí y semana también.

Un niño que está siendo agredido físicamente puede no presentar signos visibles, por ejemplo, bofetones, empujones, etc., son agresiones pero no dejan marcas ¿Y cómo detectamos una situación así? Hay diversos síntomas en la conducta del niño que pueden ser de utilidad, por ejemplo, hacerse pipí en la cama por la noche, tener pesadillas, presentar estados de ansiedad, no querer ir al colegio sin un motivo aparente, presentar conductas agresivas, rechazar el contacto con extraños de forma súbita, asustarse con facilidad,…, son algunas de las conductas que nos pueden alertar

Ante una situación de maltrato sin marcas visibles la cosa es algo más compleja, pero en cualquier caso debemos denunciar esta situación. Siempre teniendo claro que aunque los agresores del niño sean otros niños, la responsabilidad última es del colegio que ha permitido (o no ha impedido) que eso sucediera.

Creo que en estas situaciones la firmeza de los padres puede ayudar a encauzar la solución del problema, además de puede sentar un precedente para que no vuelva a suceder algo parecido en la misma escuela. Y por supuesto todos salen beneficiados, incluso los niños agresores porque alguien les marca límites, y esto es algo que todos necesitamos.

Imagen | woodleywonderworks Vía | Autismo Diario En Peques y Más | El acoso escolar contra los que son diferentes, Los colegios están obligados a proteger a los niños frente al bullying

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio