Compartir
Publicidad
Publicidad

Aida Fernández Vázquez de Baby Do-Re-Mi: "se observa en los niños una falta de capacidad de comunicación y de expresión emocional"

Aida Fernández Vázquez de Baby Do-Re-Mi: "se observa en los niños una falta de capacidad de comunicación y de expresión emocional"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aida Fernández Vázquez es licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Terapia de Conducta por la U.N.E.D. Directora del centro “Aida Fernández, Psicología y Formación” donde realiza intervención psicológica en población infantil, juvenil y adultos. También imparte talleres de formación para padres y madres, empresas, desempleados, asociaciones, etc. Es autora del blog ¿Es normal lo que me pasa? Su nuevo proyecto se llama “Baby Do-Re-Mi” que son talleres de estimulación musical para bebés y niños/as de 0 a 4 años.

Traemos una entrevista con Aida para que nos explique cómo ha unido su amplia formación musical con su experiencia en el campo de la psicología y la docencia para ofrecer a los padres y madres de Castellón de la Plana una nueva manera de estimular a sus hijos a través de la música y disfrutar en familia.

¿En qué consisten los talleres de estimulación musical?

Los talleres están diseñados específicamente para estimular todas las áreas del desarrollo intelectual, social, emocional y motor a través del ritmo, la percusión, el movimiento corporal, los sentidos y los instrumentos musicales. Estos talleres van dirigidos al periodo inicial de la vida, esto es, a bebés y niños desde los tres meses hasta los cuatro años acompañados por sus madres y/o padres.

En estos talleres se comparten en familia diferentes actividades y juegos musicales donde se explora e investiga, se desarrollan habilidades motoras y cognitivas, se adquiere capacidad de atención y escucha, se desarrollan y fomentan la relación y la comunicación social y familiar, y despertamos la imaginación, la curiosidad y la creatividad innatas de los más pequeños.

Las actividades realizadas en los talleres de estimulación musical para bebés proporcionan muchos beneficios a nuestros peques. Por ejemplo, desarrollar la sensibilidad ayudándoles a exteriorizar sentimientos y expresiones de afecto. Además mejora su capacidad de concentración, fomenta su imaginación y su capacidad creativa, estimula el razonamiento lógico, matemático y verbal y previene posibles problemas en la adquisición del lenguaje.

Los beneficios de los talleres de estimulación musical también se extienden al entorno familiar porque la presencia significativa de los padres y madres compartiendo el juego y el descubrimiento multi-sensorial ofrece la confianza y la seguridad necesarias y favorece el contacto íntimo imprescindible a la hora de estrechar el vínculo afectivo y construir una relación familiar sólida y duradera.

El taller de estimulación musical es el momento de la semana que nos regalamos para disfrutar de nuestros peques y afianzar el vínculo desde esta edad tan temprana.

¿Por qué puede ayudar la música durante la terapia?

La música siempre ha acompañado al ser humano. Ya desde los primeros momentos de nuestras vidas estamos rodeados de sonidos percusivos: sonajeros, cascabeles, campanillas, tambores, palmas, etc. La percusión y el canto constituyen el primer medio por el que todos los bebés comienzan a expresarse musicalmente: laleo, palmeando, golpeando objetos, agitándo los brazos, etc. siendo una fuente de alegría y satisfacción para ellos.

La música está siendo introducida cada vez en edades más tempranas debido a la importancia en el desarrollo motriz, intelectual, auditivo, sensorial y emocional. Hay que añadir que esta etapa constituye uno de los períodos más fértiles y críticos en el desarrollo intelectual y personal de nuestros pequeños y pequeñas. La música proporciona al niño mayor poder de concentración, además de mejorar su capacidad de aprendizaje. A su vez, facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas, potenciando su memoria visual, motora y auditiva.

Por último, la música tiene la capacidad de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la música aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa. En esta etapa la música les encanta. Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, y se encuentran inmersos en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo.

¿Cuál es tu experiencia con la música?

Empecé a estudiar solfeo con cinco años y piano a los seis años. A esta misma edad también pertenecía al coro de la Escuela de Música. Desde muy pequeña escuchaba música clásica en casa y acudía a gran variedad de espectáculos y conciertos musicales: La Orquesta Nacional de España, bandas de música, Zarzuelas, Musicales, etc. siempre acompañada por mis padres.

Fueron años muy especiales en los que aprendí a colaborar con personas más mayores y con otros estudiantes de música. Sentir la responsabilidad del estudio, el esfuerzo y la constancia. Y la satisfacción cuando consigues tocar una pieza que tiene mayor dificultad, la exposición al público en los conciertos y control de los nervios, el sentido del ritmo; etc. Y sobre todo, el amor a la música que siempre permanecerá en mi y que transmito a mis alumnos/as y a sus padres.

¿Quién está realizando estimulación musical en España?

La educación musical temprana es uno de los grandes avances de siglo XX. La preocupación por la educación musical la ponen de manifiesto una serie de músicos y pedagogos como Orff, Kodaly, Dalcroze, Willens, Violeta Hemsy o Witack, que cuestionando la manera tradicional de enseñar música van a considerar que la educación musical ha de llevarse a cabo en un ambiente de juego, alegría y confianza, para que desarrolle la creatividad. De esta manera van a surgir una serie de metodologías musicales que se han ido desarrollando durante años con gran éxito, tanto en Europa como en América. Sin olvidar, las grandes aportaciones de profesores españoles como Natalia Velilla, Elisa Roche, Angulo, Elena Huidobro, entre muchos otros.

En España, en ciudades como Madrid y Barcelona, son numerosos ya los centros privados, centros educativos, AMPAS (Asociaciones de madres y padres escolares), asociaciones culturales y Ayuntamientos que han incorporado como actividad extraescolar los talleres de estimulación musical, dando así oferta a la gran demanda por parte de padres y madres de que sus hijos e hijas reciban estimulación musical. Actualmente, estoy introduciendo la importancia de la música en los más pequeños en Castellón de la Plana, ciudad donde resido, a través de Baby Do-Re-Mi, talleres de estimulación musical para bebés y niños.

¿Cómo se pueden aplicar estas técnicas en la escuela?

Los talleres de estimulación musical están pensados como una actividad extraescolar para los más pequeños. Es fundamental que las clases sean lo más lúdicas posibles puesto que el juego en estas edades es una parte integral de los niños. Las personas que impartan estos talleres deben ser profesionales con conocimientos musicales y psicopedagógicos y deben utilizar instrumentos musicales específicos para niños.

¿Qué carencias emocionales identificas en los padres con los que tratas y cómo tratas de resolverlo?

Educar a los hijos es una ardua tarea que no siempre está recompensada. Por ello, los padres y las madres demandan la necesidad de apoyo, asesoramiento y formación para educar a sus hijos, independientemente de la edad que tengan. Actualmente, nos encontramos con modelos familiares que no siempre son adecuados, pues en algunos de ellos priman la inmediatez, la recompensa fácil, la competitividad, la búsqueda continua de emociones positivas, los objetivos materiales, la ausencia de obligaciones y responsabilidades, la protección excesiva, etc. Por el contrario, la utilización excesiva de prohibiciones y la imposición de normas de forma coercitiva, sólo nos conduce a aumentar distancia entre nuestros hijos, e incluso, en algunos casos, a que presenten conductas agresivas.

Se observa en los padres y las madres una dificultad para comunicarse de una manera adecuada y asertiva con sus hijos/as adolescentes.

Por ejemplo, cómo abordar el enfado del hijo, cómo mantener una conversación o cómo ayudarle en sus estudios. Esta dificultad y falta de habilidades de comunicación genera en los padres incomprensión por los cambios de su hijo, sentimientos de miedo, culpa, inseguridad, preocupación y sensación de falta de control. La formación para los padres en habilidades de comunicación, estrategias de negociación, técnicas de expresión y autorregulación emocional es fundamental para el crecimiento sano y equilibrado de nuestros hijos, para la potenciación de sus capacidades, para evitar el fracaso escolar y también, para el aumento del control y la satisfacción como padres.

¿Qué capacidades de comunicación tienen que mejorar los niños y especialmente a qué edad es importante empezar a hacerlo?

En primer lugar, me gustaría partir de que en la población general existe una falta de autorregulación adecuada de las emociones que se está convirtiendo en uno de los mayores problemas de las sociedades desarrolladas. Aparecen así la tristeza no elaborada, que se manifiesta en la depresión, y la ira desbordada y no canalizada, que se expresa a través de la violencia. Esto es, cuando las emociones no son expresadas y encauzadas correctamente, dan lugar a una variedad de problemas personales y sociales.

Los niños, cuanto más pequeños son, expresan las emociones con mayor intensidad y de una manera más natural y espontánea. Cuanto más pequeño es el niño, menos habrá sido reprimida culturalmente su expresión emocional.

En la actualidad se observa en los niños y niñas una falta de capacidad de comunicación y expresión emocional que, en muchas ocasiones, derivan en conductas disruptivas, rabietas, falta de autocontrol, baja tolerancia a la frustración, escasa conciencia emocional, falta de habilididades socio-emocionales, así como una disminución de autoestima y autoconcepto.

Para evitar o minimizar esta falta de capacidad comunicacional es fundamental que las emociones sean reconducidas y se expresen de una manera adaptativa. Por ejemplo, un niño que mantiene las rabietas a los seis años es un niño con serias dificultades para encauzar su ira de manera adecuada. Por todo ello, los padres, educadores y psicólogos tenemos que enseñar a los niños a expresar y a canalizar sus emociones de una manera constructiva. El hecho de poder expresarlas correctamente va a depender en gran medida del entorno en el que se desarrolle el menor, y de cómo se fomente o reprima la expresión emocional. No existe una edad determinada para empezar a trabajar en expresión de emociones, de hecho, es recomendable que empecemos a identificar las emociones que van surgiendo en nuestros hijos desde su nacimiento. Ver cómo evolucionan y guiarles poco a poco, mostrándoles cómo poder expresarlas de una manera adecuada y satisfactoria.

¿Qué podemos encontrar los lectores en tu blog?

Mi blog se llama ¿Es normal lo que me pasa? Es una pregunta que muchos de nosotros nos la hemos realizado en algún momento de nuestra vida. En ocasiones sentimos que estamos atravesando situaciones fuera de lo normal, que nos ocasionan sensaciones y pensamientos diferentes y que, en muchos casos, nos desequilibran y preocupan. Por tanto, creé este blog con el objetivo de dar respuesta a estas preguntas que nos hacemos. Quería acercar la Psicología a más personas, desmitificar la imagen del psicólogo, pero sobre todo, que la persona pueda entender mejor lo que le está atormentando y preocupando, que sea consciente de que puede pedir ayuda, que puede acudir a un profesional de la Psicología.

En mi blog publico artículos sobre temas variados, siempre relacionados con la Psicología. Se puede leer acerca de problemas infantiles: celos infantiles,estrés infantil, problemas de ansiedad, estado de ánimo, control de la ingesta de alcohol, habilidades para mejorar la autoestima, etc. En cada artículo se realiza una explicación del tema siempre acompañado por una serie de estrategias para quien quiera aplicarlo en su día a día.

Terminamos la entrevista agradeciéndole a Aida su generosidad con unas respuestas tan detalladas que seguro que nos harán reflexionar a los padres. Y es que tiene razón Aida cuando indica que tenemos que mejorar y esforzarnos en resolver cómo comunicarnos de la mejor forma posible con nuestros hijos especialmente cuando empiezan a crecer y alcanzan la adolescencia.

Más información | Es normal lo que me pasa Más información | Estimulación musical Más información | Cómo comunicaros con vuestro hijo/a adolescente Más información | Aida Fernández Vázquez en Twitter Más información | Aida Fernández Vázquez en Facebook

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos