Publicidad

"No tengo novio, ¡que tengo nueve años!", la genial respuesta de Luna Fulgencio a la pregunta absurda del presentador Pablo Motos

"No tengo novio, ¡que tengo nueve años!", la genial respuesta de Luna Fulgencio a la pregunta absurda del presentador Pablo Motos
Sin comentarios

Con tan solo nueve años, Luna Fulgencio lleva tiempo en el mundo del cine, aunque muchos la conocimos en la película 'Padre no hay más que uno' en la que nos cautivó con su desparpajo, talento y espontaneidad. Ahora se ha vuelto a meter al público en el bolsillo con una respuesta que dejó al presentador Pablo Motos sin palabras, durante una entrevista realizada en el programa 'El Hormiguero'.

"No tengo novio, ¡qué tengo nueve años!", contestó la niña con total naturalidad a la pregunta del presentador sobre si había algún chico actor o famoso que le gustara. Pero esta respuesta de la pequeña no fue la única que sorprendió a Motos.

En el programa de televisión 'El Hormiguero' transmitido ayer, Pablo Motos contó con la presencia en plató de Santiago Segura, Toni Acosta y la pequeña Luna Fulgencio, para promocionar la película 'Padre no hay más que uno 2'.

En un momento de la entrevista, el presentador decidió preguntarle a Luna, de nueve años, si había algún chico o algún famoso que le gustara, y al ver a la niña dudar le dio algunas ideas como los actores Antonio Banderas o Mario Casas, de 60 y 34 años respectivamente.

Pero la pequeña, con la naturalidad y espontaneidad que caracteriza a los niños respondió que le gustaba Blanca Suárez, la conocida actriz de 'Las chicas del cable' o 'El Barco', a lo que rápidamente el presentador matizó preguntando retóricamente, "¿Pero te gusta como actriz?", dando por hecho la orientación heterosexual de la niña.

Tras la confusión de Luna (que lógicamente no había entendido la pregunta de Pablo porque su mente infantil no contempla el tipo de atracción sexual tal y como la entendemos los adultos), Pablo volvió a insistir en preguntarle si tenía novio, y en ese momento ella responde negando de forma contundente que solo tenía nueve años y no 26, como queriendo decir que ya tendría tiempo más adelante para esas cosas.

La respuesta de la pequeña actriz le ha valido el aplauso generalizado en redes sociales, convirtiéndola enseguida en TT. Las reacciones no se han hecho esperar, y Pablo Motos ha recibido un 'tirón de orejas' por semejantes preguntas:

Por qué no debemos preguntar a los niños si "tienen novio"

Hace unos meses reflexionaba sobre por qué detesto que pregunten a mis hijos si tienen novio o novia, una pregunta absurda pero que suele ser bastante frecuente hacérsela a los niños, quizá con el ánimo de entablar una conversación divertida.

Quizá haya a quien le parezca una pregunta inocente y sin ningún tipo de pretensión, más que entablar una conversación anecdótica con el niño, pero ¿nos hemos parado a pensar en el mensaje que transmitimos realmente?

Son muchas las razones por las que no deberíamos preguntar a los niños por este tema, pero la primera y fundamental es porque los niños son niños, y como tal deben tener su mente puesta en jugar, divertirse, imaginar, crear y compartir ratos de ocio con amigos y amigas. El noviazgo (como lo entendemos los adultos) ya vendrá en un futuro.

Pero además, al preguntar a una niña si tiene novio o a un niño si tiene novia estamos obviando que existen más orientaciones sexuales que la heterosexual y lanzando un mensaje contrario a la normalización e integración social de la homosexualidad, la tolerancia, la diversidad sexual y fomentando los estereotipos de género.

Y por último, -pero no por ello menos importante-, debemos ser conscientes de que esta pregunta forma parte de la intimidad de una persona, y seguro que a nosotros, como adultos, tampoco nos gusta o nos gustaba que nos la hicieran. Pues si es así, ¿por qué transmitimos a un niño el mensaje de que puede preguntar a otra persona sobre su intimidad cuando a él le apetezca?

Y aún hay más, pues si realmente ese niño o niña a quien preguntamos tuviera novio/novia, ¿por qué queremos obligarle a reconocerlo y convertir sus sentimientos en objeto de conversaciones, juicios o centro de atención? ¿Acaso a nos gusta que otros lo hagan con nosotros?

Pensemos antes de hablar, y tratemos a los niños como niños que son, sin pretender que crezcan antes de tiempo, imponerles roles que aún no les corresponde ni coartar su libertad de sentir y amar, sea de la forma que sea.

Foto de portada | Captura de pantalla de un momento de la entrevista en El Hormiguero

En Bebés y Más | La impactante foto de un niño: “Soy homosexual y tengo miedo de mi futuro y de no gustar a la gente

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios