Publicidad

"Mi hijo no tiene novia, porque solo es un niño": mi reflexión sobre por qué no deberíamos hacer este tipo de preguntas a los niños

"Mi hijo no tiene novia, porque solo es un niño": mi reflexión sobre por qué no deberíamos hacer este tipo de preguntas a los niños
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

"Y tú, niño, ¿tienes novia ya?". Esta y otras preguntas similares son planteadas con frecuencia a los niños sin ninguna mala intención, y quizá incluso con el hecho de agradar o divertir. Pero personalmente nunca me han gustado, y a medida que soy más consciente de las connotaciones que implican me gustan aún menos.

Me gustaría compartir con vosotros mi reflexión acerca de este tema, y por qué no me gusta que conocidos y extraños pregunten a mis hijos si tienen novia/novio.

Niños y niñas con novios, ¿en serio?

Como he comenzado diciendo, quizá por el hecho de divertir al niño o de buscar un acercamiento con él, algunas personas lanzan este tipo de preguntas sin pensar en el mensaje implícito que están dando al menor.

A mi hijo mayor, que ahora tiene diez años, le vienen haciendo esta pregunta desde hace tiempo, tanto amigos y familiares como desconocidos que se cruzan en algún momento en nuestro camino y se creen con la libertad y la "gracia" de formular algo así, dejando a mi niño con cara de estupefacción.

Pero también mi hija de seis años ha sido objeto de estas preguntas, y se que aunque se trata de bromas dichas sin ninguna mala intención, reconozco que no termino de acostumbrarme a ellas.

"Venga cuéntame, que no se lo digo a nadie, ¿tienes ya novia?". Esta suele ser una de las preguntas más socorridas para romper el hielo y conseguir que mi hijo se ría o comience una conversación. También hay otra que le han hecho en alguna ocasión y que me revuelve por dentro, y es la de "¿Cuántas novias tienes?" (¡como si de una colección de cromos se tratara!)

El tono y la manera de formular la pregunta a mi hija cambia con respecto a su hermano, pues de ella se ensalza la belleza y el mensaje de "lo fácil que le resultará encontrar novio": "Con lo guapa que eres seguro que no te faltarán pretendientes".

Pueden parecer preguntas inocentes e incluso divertidas, pero ¿nos hemos parado a pensar en el mensaje que transmitimos al niño o a la niña?

Por qué no me gusta que se les pregunte eso a los niños

preguntar a los niños si tienen novio

Son muchas las razones por las que no me gusta que se les pregunte a los niños por este tema:

  • La primera y fundamental es porque los niños son niños, y como tal deben tener su mente puesta en jugar, divertirse, imaginar, crear y compartir ratos de ocio con amigos y amigas. El noviazgo (como lo entendemos los adultos) ya vendrá en un futuro, cuando ellos lo consideren, y no cuando la gente de alrededor se empeñe.
  • En segundo lugar, porque aunque el enamoramiento infantil existe, no es tal y como lo entendemos nosotros, pues carece de las connotaciones y características que otorgamos a las relaciones amorosas adultas. Por eso, no tiene sentido plantear a un niño una pregunta y una situación que no va a entender ni ver con los mismos ojos que nosotros.

  • Por otro lado, y al hilo del punto anterior y de las diferentes formas que adultos y niños tienen de entender el amor y el noviazgo, vendría mi siguiente reflexión: ¿qué pasaría si un niño al que le hacen esta pregunta respondiera con un "sí, tengo novia/novio"? ¿Qué cara se le quedaría al adulto? ¿Qué pregunta vendría a continuación? ¿Nos seguiría pareciendo igual de gracioso, o quizá entonces le diríamos que no tiene edad para esas cosas"? En cuyo caso, ¿no sería totalmente incongruente nuestra reacción siendo un tema que hemos abordado nosotros?

  • En cuarto lugar porque preguntándole a mi hijo si tiene novia y a mi hija si tiene novio, se está presuponiendo la orientación sexual de cada uno, y eso es algo que nadie debería dar por hecho, pues solamente ellos serán quienes lo decidan llegado el momento.

  • En quinto lugar, porque haciendo esa pregunta desde tan temprana edad se les hace ver a los niños que tener novio/novia es una meta a la que deben aspirar. Pero, ¿y si entre sus preferencias de ocio y relaciones en la infancia no entra el concepto de novio/novia? ¿Cómo podrían llegar a sentirse si esa ansiada pareja por la que la gente les pregunta no llega?

  • En sexto lugar, porque cuando al hecho de tener novio o novia se le asocia la belleza física ("eres muy guapo o guapa, por consiguiente tendrás ya novia o novio") se le están lanzando al niño dos mensajes: el primero, que su propósito de vida debe ser el de gustar a otra persona, y el segundo que otros solo se fijarán en él o ella si es guapo, una característica que, dicho sea de paso, es algo completamente subjetivo.

  • Y ya por último, -pero no por ello menos importante-, es creo que la pregunta en cuestión forma parte de la intimidad de una persona, y seguro que cuando nosotros estábamos solteros (o si lo estamos ahora) no nos gustaba que este tema se convirtiera en el centro de conversaciones de conocidos y extraños. Pues si es así, ¿por qué estamos dando el ejemplo a un niño de preguntar a otra persona sobre su intimidad cuando a lo mejor no le apetece hablar de ello?

Y aún hay más, pues si realmente ese niño o niña a quien preguntamos tuviera novio/novia, ¿por qué queremos obligarle a reconocerlo y convertir sus sentimientos en objeto de críticas, burlas, centro de atención o juicios?

Hay gente con la que he compartido esta reflexión personal que considera exagerada mi postura, y no ven nada malo en el hecho de preguntarle a un niño pequeño si tiene pareja. Otros en cambio, lo ven igual que yo, y pensamos que este tipo de preguntas no corresponden a la infancia, y que debemos dejar a los niños disfrutar de su niñez sin pretender que adopten patrones o comportamientos adultos antes de tiempo. Y a vosotros, ¿qué os parece?

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Los niños explican qué es el amor (y lo tienen clarísimo), Papá, tus hijos seguirán tu ejemplo: quiere y respeta a tu pareja

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios