Compartir
Publicidad

Preparar a los niños para aceptar la homosexualidad

Preparar a los niños para aceptar la homosexualidad
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Podemos preparar a los niños para aceptar la homosexualidad? Por supuesto que podemos y además, deberiámos hacerlo.

A pesar de la normalización lograda tanto en lo social como en lo legal por los homosexuales, bisexuales y transexuales, la realidad es que se siguen detectando comportamientos homófobos como, y me ha parecido especialmente dramático, en la infancia. Nos lo contaban nuestros compañeros de Ambiente G, que explican que más de la mitad de los alumnos españoles sufren acoso por su condición sexual y, aunque en España no hay datos, se sabe que es una de las causas más notorias de suicidios adolescentes.

La homosexualidad en las escuelas

La labor de los educadores en las escuelas es muy importante, tanto en la detección de problemas como en normalización de la homosexualidad con charlas o conversaciones.

La Asociación Triángulo realizó incluso una campaña para evitar el acoso a los niños gays en las escuelas.

Sin embargo, precisamente en el entorno escolar, raro es el maestro que no actúa todavía dentro del armario. Por supuesto, la condición sexual es algo privado y nadie tiene que ir dando explicaciones a nadie, pero si me resulta preocupante, desde el punto de vista educativo y desde la perspectiva de la homofobia latente, el que los profesores rara vez se comporten abiertamente a este respecto, exactamente igual que lo hacen los heterosexuales.

La indispensable labor educativa de los padres

Por otro lado, aparte de la escuela, la labor educativa fundamental deben hacerla los padres en el hogar. Padre homófobos sin duda transmitirán su odio y sus prejuicios a sus hijos, y en este caso, solamente el entorno puede limitar el daño. Pero, y en eso confío, la mayoría de las familias españolas no tienen sentimientos homófobos y su fallo, a este respecto, se fundamenta en el silencio.

Si no hablamos con nuestros hijos, desde pequeños, de la homosexualidad, se van a encontrar sin los datos y referencias familiares cuando se enfrenten a esta idea. ¿Cuando habría que empezar?

Realmente, más que sentarnos a explicarles, se trata de asumir en las conversaciones esto como algo normal, introduciendo comentarios al respecto, para que entiendan que la sexualidad heterosexual no es la única forma en la que los seres humanos normales y sanos van a actuar. Y por supuesto, nunca ocultando o mintiendo sobre las situaciones que en la vida diaria se presenten, aprovechándolas para tratar el tema.

Que algún amigo de sus padres sea homosexual y no se les oculte esto, simplemente ofreciendoles la oportunidad de conocer a esas personas y dándoles esta información como un dato más biográfico, forma parte de nuestros deberes paternales.

Existen cuentos para sensibilizar a los niños sobre la homosexualidad, canciones, libros, obras de teatro y cortos que nos pueden ayudar a los padres.

Hay algunos personajes de dibujos animados que, sin decirlo abiertamente, pueden servirnos para que los niños entiendan mejor la homosexualidad. Timón y Pumba, Epi y Blas, y, mi favorito, Pleakey, el extraterrestre travestido de Lilo y Stich, que es un recurso estupendo para familiarizar a los más pequeños con normalidad. Seguro que se os ocurren unos cuantos más.

Hijos homosexuales

Nuestros hijos van a crecer y algunos serán homosexuales. Incluso si eso a algunos padres les asusta o no les gusta. Tienen que educarse a si mismos primero pues la vida puede ponerles en esta circunstancia. Los padres que sepan que tienen sentimientos homófobos deberían reflexionar, cuando sus hijos son pequeñitos, sobre esto, para cambiar de la mano del amor hacia sus hijos y lo que pueden tener un día que contarles.

Hay niños que desde muy pequeños saben que no son heterosexuales, aunque será en la adolescencia cuando la situación sea más clara. Sin embargo, a los niños más pequeños, habría también que aceptarlos y no forzar su orientación sexual ni castigarles si tienen comportamientos “poco propios de su sexo”, aunque, esos casos no signifiquen que el niño se sentirá atraído en el futuro por personas de su mismo sexo. Simplemente hay que dejarles crecer libres y sin miedo.

Incluso en Holanda se ha creado una página web para niños homosexuales, donde pueden encotrar recursos para afrontar su homosexualidad.

El haber crecido en un ambiente abierto y dialogante les ayudará a asumirse como son, sin miedo ni ocultamiento, seguros siempre de que vamos a aceptar y amar la persona que son. Y, además, el haberlos preparado para aceptar la homosexualidad evitará que puedan recibir informaciones negativas o puedan desarrollar comportamientos homófobos en el futuro.

En Bebés y más | Las madres homosexuales y el desarrollo de los hijos, Genes de la madre pueden producir hijos gays

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos