Una madre de trillizos enseña un dolorosa congestión mamaria en las axilas tras dar a luz

Una madre de trillizos enseña un dolorosa congestión mamaria en las axilas tras dar a luz
Sin comentarios

La congestión mamaria es un cuadro frecuente en los días posteriores al parto, que provoca tensión y dolor en los pechos de la reciente mamá. Eso no es extraño. Lo que sí es poco frecuente, es el caso de Linda Jones, una madre de seis hijos de 39 años, que acaba de dar a luz trillizos y se ha vuelto viral en Tik Tok al enseñar una congestión mamaria bastante extraña en sus axilas.

Los tres bebés, nacidos con 34 semanas de gestación, se encuentran ingresados en la UCI y ella está decidida a alimentarlos con su leche, por lo que ha estado extrayéndosela con un sacaleches.

En un vídeo subido a su cuenta de Tik Tok muestra lo que sucedió al sexto día después de la cesárea: aparecieron unos bultos dolorosos en sus axilas. "Tenía mucho dolor, mis axilas estaban llenas y mis senos eran enormes", dice. "Simplemente duros como una roca".

Congestión mamaria: por qué se produce

La congestión mamaria es frecuente al producirse la subida de la leche. Tras la producción de calostro, los pechos empiezan a llenarse de leche que si el bebé no llega a vaciar, se acumula en los alvéolos mamarios.

Los senos se ponen duros y calientes, se sienten hinchados y doloridos. La piel se ve tensa y brillante, y los pezones se ponen duros y planos por el efecto de la hinchazón. Incluso puede aparecer unas décimas de fiebre.

Si no se le pone solución con las técnicas adecuadas, la congestión puede derivar en una mastitis, que es una infección de la glándula mamaria.

Tejido mamario en las axilas

La congestión puede darse en uno o en ambos pechos y en ocasiones puede extenderse hasta la axila.

En algunos casos poco frecuentes, la mujer presenta una malformación mamaria conocida como mamas supernumerarias, o tejido mamario ectópico, es decir glándulas mamarias que han crecido fuera de lugar.

En ocasiones, la madre presenta mamas accesorias con un sistema ductal completo, areola y pezón, además de las dos mamas normales.

Esto se debe a que cuando se forman las mamas, inicialmente hay dos líneas de tejido mamario, de la axila a la ingle. Se desarrolla la glándula mamaria donde corresponde y el resto de tejido involuciona. Pero a veces quedan restos de tejido en la zona de la axila, lo que se conoce como mamas supernumerarias o accesorias.

Es algo que resulta muy incómodo para las madres que dan pecho porque tienen como una subida de leche en la axila.

Cómo aliviar la congestión mamaria

El tratamiento para aliviar la congestión en las mamas accesorias es el mismo que se aplica a los pechos con ingurgitación o congestión mamaria. Principalmente, poner al bebé al pecho para que la leche fluya y los conductos mamarios se vacíen. Las tomas deben ser a demanda, cuando el bebé pida o poniéndolo con frecuencia al pecho, como mínimo de 8 a 10 veces por día.

  • Aumentar la frecuencia de las tomas: vaciar los pechos con frecuencia es la mejor forma de aliviar la congestión cuando se notan los primeros síntomas: tensión, pechos inflamados, etc.
  • Comprobar que el bebé se agarra bien al pecho y lo vacía adecuadamente.
  • Masajear el pecho: para evitar que se acumule leche en una zona concreta y pueda evolucionar a mastitis. Puedes hacerlo bajo la ducha; te resultará más fácil.
  • Extraerte un poco de leche antes de la toma con la mano o sacaleches, para que se ablande y tu bebé pueda agarrarse mejor al pezón.
  • Si el bebé no llega a vaciar el pecho durante las tomas, extraerse leche con el sacaleches o con extracción manual.
  • Practica la "presión inversa suavizante", una técnica que consiste en aplicar una presión positiva sobre la areola mamaria en la zona que rodea el pezón. Aquí te enseñamos cómo hacerla.
  • Aplicar frío local en la mama o en la zona de la axila (no en la areola) después de amamantar: puedes aplicarte una compresa fría o una bolsita de gel frío o de guisantes congelados envueltos en un paño.
  • Las hojas de col lavadas y aplicadas directamente sobre el pecho (y sujetadas con un sujetador), ayudan a desinflamar los pechos. Estas hojas contienen unas sustancias -los taninos- que absorben el exceso de calor y ayudan a desinflamar. Para asegurar un buen contacto pueden romperse los nervios de la hoja pasando un rodillo por encima.
  • No es conveniente llevar sujetadores apretados, incluso por la noche es recomendable dormir sin sujetador. Esto puede hacer que el pecho gotee menos y además se previenen ingurgitaciones.
  • Se pueden emplear analgésicos y antiinflamatorios para el dolor y la inflamación.

Si la congestión no mejora, no dudes en consultar con tu médico o con una asesora de lactancia.

En una nueva publicación de Tik Tok dos semanas después del parto, la madre de trillizos comenta que ha consultado con un especialista en lactancia, quien le aconsejó usar una combinación de compresas y masajes. Y si bien todavía tiene algunos "sacos blandos", como los llama, son considerablemente más pequeños y ya no le causan dolor.

En Bebés y más | ¿Tienes hiperproducción de leche materna? Cómo manejarlo

Temas
Inicio