Haber sido amamantado, aunque haya sido solo durante los primeros días del bebé, beneficia la salud cardiaca durante la infancia

Haber sido amamantado, aunque haya sido solo durante los primeros días del bebé, beneficia la salud cardiaca durante la infancia
Sin comentarios

Todos sabemos que la leche materna es un alimento vivo e inteligente, y gracias a los diversos estudios que se han realizado, conocemos los múltiples beneficios que ésta tiene para los bebés, como proporcionar inmunidad adquirida y reducir el riesgo de muerte súbita y enfermedad hepática.

Ahora, un nuevo estudio ha encontrado que amamantar a un bebé, aunque sea únicamente durante sus primeros días de vida, puede ser beneficioso para presión sanguínea en la infancia, algo que podría incluso prevenir enfermedades cardiovasculares en la adultez.

Publicado en la revista Journal of the American Heart Association, el estudio analizó la información relacionada con la alimentación de 2.400 bebés, recopilada en cuestionarios de sus cuidadores y en el historial clínico de cada uno. De todo esos bebés, el 98% fue amamantado en algún momento y solo el 2% no fue amamantado nunca.

Del total de niños que sí fueron amamantados, el 78% recibió lactancia exclusiva durante seis meses o más, mientras que el 62% fue amamantado durante al menos tres meses. También se incluyó un pequeño porcentaje (4%) de bebés que únicamente fueron amamantados durante sus primeros días de vida.

Tras concluir el estudio, se encontro que al llegar a los tres años de edad, los niños que nunca fueron amantados tenían una presión arterial más elevada que aquellos que fueron amamantados, independientemente del tiempo que se les dio pecho, por lo que este beneficio lo obtienen incluso aquellos bebés que fueron amamantados durante poco tiempo.

Esta diferencia en la presión arterial de los niños amamantados se presentaba en todos ellos, sin importar las diferencias en cuanto a la salud y estilo de vida de las madres, ni si habían recibido otros alimentos complementarios.

De acuerdo con los investigadores, la clave de estos beneficios está en el calostro, y aunque explican que cada gota cuenta y entre más tiempo se amamante a un bebé mayores beneficios recibe, esta primera leche en particular, conocida como oro líquido, es la responsable de dar forma a muchos procesos del desarrollo durante la etapa del recién nacido.

Debido a que el estudio fue observacional, aclaran que aunque esto demuestra el importante papel de la lactancia en la prevención de enfermedades cardiovasculares tanto del bebé como de la madre, es necesario hacer más análisis para entender cómo funciona el mecanismo responsable de lograr esa diferencia en la presión arterial, así como de continuar examinando los componentes bioactivos del calostro.

Foto | iStock
En Bebés y más | La composición de la leche materna en cada etapa de crecimiento: así se adapta a las necesidades del bebé, Amamantar reduce el riesgo de que la madre padezca enfermedades cardiovasculares a largo plazo

Temas
Inicio