Compartir
Publicidad
Amamantar y trabajar: qué necesitan las madres para que sea posible
Lactancia

Amamantar y trabajar: qué necesitan las madres para que sea posible

Publicidad
Publicidad

Estamos celebrando la Semana Mundial de la Lactancia Materna bajo el lema "Amamantar y trabajar", un camino lleno de obstáculos dadas las pocas facilidades al que se enfrentan las madres que quieren seguir haciéndolo tras la vuelta al trabajo, pero sí posible.

Hay mucho camino por recorrer, muchas cosas que deberían hacerse y mejorar para que las madres pudiesen amamantar durante más tiempo a sus bebés. Veamos qué necesitan las madres para que amamantar y trabajar sea posible y no una entelequia.

Una baja maternal de seis meses

Primerísimo y primordial. La OMS y otras organizaciones recomiendan seis meses de lactancia materna exclusiva a demanda y luego complementada con alimentos sólidos hasta al menos los dos años. ¿Pero cómo darle el pecho al bebé cada vez que lo pida si tienes que separarte durante horas de él para ir a trabajar? Imposible. Lógica pura, ¿verdad?

La lactancia materna no es sólo alimento. Aporta otras cosas tan necesarias como los nutrientes para el bebé. También es contacto, calor, olor, cercanía, mimos, consuelo... Es lo mejor para el bebé tanto desde el punto de vista nutricional como por supuesto, afectivo y a nivel inmunológico. Es oro biológico, una sustancia inteligente que cubre las necesidades de tu bebé en cada etapa de su crecimiento.

Aún así, las empresas y las autoridades no llegan a entender la verdadera importancia que tiene la lactancia materna para la sociedad. Y si no quieren verlo desde el punto de vista social y humano, al menos que lo entiendan con cifras: prolongar la lactancia materna ahorraría millones de euros al sistema de salud.

Las madres no deberían tener que abandonar la lactancia materna por volver al trabajo, y muchas no lo hacen, pero con gran esfuerzo. En España llevamos años pidiendo que se extienda la baja materna a 32 semanas (puedes firmar aquí la petición) para poder ofrecerle al bebé lo que necesita durante más tiempo, tanto tu leche como tus cuidados, aunque seas una mujer que trabaja.

Apoyo de las empresas

SMLM2015

Facilitar que las madres trabajadoras puedan amamantar no es hacerles un favor. Con la leche materna, los bebés crecen más sanos y el absentismo laboral se reduce en los primeros años de vida del niño, por tanto, a la larga, es un beneficio.

También repercute en la productividad de la empresa. Como ha comentado Carissa F. Etienne, directora de la OPS/OMS, "los empleadores también se pueden beneficiar de estas políticas, ya que estas políticas llevarán a tener trabajadoras más felices, confiables y productivas".

Y en el apoyo de las empresas, también podemos incluir el apoyo del entorno laboral. Que no se mire mal a la madre que se ausenta por ir a dar el pecho a su bebé o a extraerse la leche. La mujer necesita del soporte de la empresa, pero también de la compresión y sensibilidad de sus compañeros.

Flexibilidad del horario de trabajo

Una vez que la madre vuelve al trabajo, no puede separarse de su bebé durante demasiadas horas así, de golpe. Ambos necesitan todavía estar muy unidos, por tanto las empresas deberían ofrecer flexibilidad de horarios para que mamá pudiese estar más tiempo juntos.

Reducción de la jornada laboral, ausencias justificadas por lactancia y permitir que la madre pueda trabajar desde casa son algunas soluciones que deberían ofrecer las empresas.

Espacios adecuados para extraerse la leche

lactancia-materna

Las madres no deberían tener que meterse en un baño para extraerse leche. Es un sitio incómodo, poco higiénico. ¿A ti te gustaría que prepararan tu comida en un baño? Merecen un sitio digno, limpio, tranquilo y confortable para extraerse el alimento que darán a sus bebés.

Las empresas de más de 50 empleados deberían disponer de salas de lactancia dotadas adecuadamente, y las más pequeñas ofrecer al menos un espacio decente e íntimo.

Almacenaje o envío de la leche extraída

Una vez extraída, la leche requiere ciertas garantías de conservación para asegurarse que llegará en las condiciones óptimas al bebé.

Las empresas deberían contar con un refrigerador donde pudiese almacenarse la leche o bien un sistema de envío de la leche extraída a su domicilio para que llegue al bebé, como hace IBM que envía a casa la leche que se extraen sus trabajadoras cuando están de viaje por trabajo.

Centros infantiles en los sitios de trabajo

La cercanía de la madre con el bebé es clave durante los primeros años de vida, por tanto que existiese un sitio seguro y adecuado en el trabajo de mamá donde los niños estuviesen cuidados es una medida que facilitaría mucho más la lactancia materna y permitiría que las madres trabajasen mucho más tranquilas y a gusto.

Estos son algunos de los recursos puntuales que las madres necesitan para amamantar y trabajar a sus bebés. A nivel global, se necesitan verdaderas políticas de conciliación amigables con la maternidad que posibiliten a las madres hacer el trabajo más importante de sus vidas.

Si las empresas, empleadores y autoridades lograran entender que facilitar a la madre trabajadora que amante a su bebé repercute en un beneficio para todos, tal vez la cosas cambien. Ojalá.

Más información | PAHO, World Breastfeeding Week
En Bebés y más | La teta en el trabajo, Las once dudas más frecuentes sobre el permiso de lactancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio