Los niños se concentran menos y se distraen más, pero lo compensan con creatividad, según la ciencia

Los niños se concentran menos y se distraen más, pero lo compensan con creatividad, según la ciencia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

A la hora de resolver tareas y retos, tanto niños como adultos tenemos múltiples formas de llegar a la solución de dichos problemas. Ya sea a través de un pensamiento más tradicional o lógico, como a través de un pensamiento novedoso y creativo.

Este segundo tipo de pensamiento fue acuñado por el psicólogo maltés Edward Bono, en su libro New Think: The use of lateral thinking, donde lo plantea como una técnica para resolver problemas y situaciones de una forma imaginativa y a través de un enfoque completamente creativo.

Pues bien, un estudio publicado en la revista PLOS ONE, muestra que si bien los niños se desempeñan significativamente peor que los adultos cuando resuelven tareas usando estrategias tradicionales, tienen la misma probabilidad que los adultos de dominar tareas usando cambios de estrategia espontáneos (es decir, estrategias más novedosas y creativas).

En definitiva; compensan su falta de concentración con la creatividad. Te contamos todos los detalles de este interesante estudio que puede aplicarse perfectamente en el aprendizaje diario de nuestros niños.

Los niños compensan la falta de concentración con creatividad, según un estudio

Según el estudio, titulado "NeuroCode—Neural and Computational Basis of Learning, Memory and Decision Making", realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín, los niños tienen dificultades de concentración, pero lo compensan con la creatividad.

El estudio empezó a realizarse en 2013, y contó con la participación de 47 niños de entre 8 y 10 años, y de 39 adultos jóvenes entre 20 y 35 años, que realizaron una misma tarea de toma de decisiones.

Concretamente, la tarea consistía en pedirles que determinaran la posición de un patrón utilizando dos posibles respuestas. El color del patrón inicialmente no era relevante para la respuesta correcta, pero comenzó a asociarse con la respuesta correcta a medida que avanzaba la tarea.

Cuando los participantes notaron esto, pudieron resolver la tarea de manera mucho más eficiente y fácil.

Pensar de forma diferente a la esperada, a través de la creatividad, permitió a los niños resolver la tarea de forma más eficiente.

Los niños son buenos para descubrir "trucos" ocultos

Pues bien, el estudio encontró que los niños son buenos para descubrir "trucos" ocultos para facilitar la tarea, pero eso solo lo consiguen si cambian la -poca- concentración por la creatividad.

De esta forma, el estudio revela que si bien los niños se desempeñan significativamente peor cuando resuelven tareas usando estrategias tradicionales, como la atención focalizada (concentración), tienen la misma probabilidad que los adultos de dominar tareas usando cambios de estrategia espontáneos, a través de su creatividad.

Nicolas Schuck, psicólogo y neurocientífico que lidera el estudio, asegura lo siguiente:

"Nuestros resultados muestran que, si bien los niños a menudo se concentran menos y se distraen más fácilmente que los adultos, son sorprendentemente flexibles para descubrir soluciones completamente nuevas".

Y este es el pensamiento lateral que ya definió Edward Bono, tal y como  mencionábamos al inicio del artículo, en 1971.

Pensar diferente: una ventaja en la resolución de problemas

Concretamente, se encontró que los niños que solo usaban las estrategias y reglas iniciales disponibles, que requerían concentración y persistencia, se desempeñaban peor.

Sin embargo, tantos niños como adultos jóvenes descubrieron y usaron la regla del color que les permitió resolver la tarea (los niños, gracias a su creatividad).

Por lo tanto, aunque los niños se desempeñaron peor en todas las áreas del control cognitivo, una proporción casi igual de ellos en comparación con los adultos jóvenes pudo mejorar a través de un "click" (el llamado "momento eureka", ese momento en el que te das cuenta de algo que no habías percibido hasta el momento). Ese "click", en realidad, es el que llega gracias al pensamiento lateral o creativo ya mencionado.

El pensamiento lateral que utilizaron los niños tiene que ver con la creatividad, y con la capacidad de pensar de forma diferente para llegar a una misma solución.

El "momento eureka": una ayuda para los niños

Hablamos del "momento eureka". Etimológicamente, la palabra griega εὕρηκα (héurēka) significa "¡Lo he descubierto!".

Y esta expresión se refiere a cuando se nos presenta la solución repentina a un problema o reto que no habíamos podido descifrar hasta entonces. Estos momentos suelen conllevar un cambio de estrategia espontánea al resolver tareas, cosa que hicieron los niños para compensar su falta de concentración.

Niños vs. adultos en tareas de concentración

En definitiva; si los comparamos con los adultos, los niños aún no son capaces de concentrarse tan bien, recuerdan menos y su capacidad de atención es relativamente corta. Esto se debe a su etapa de desarrollo cognitivo (se encuentran en una etapa anterior, menos madura).

Como resultado, hasta la fecha se asumía que tenían cierta desventaja al resolver tareas.

Pero este estudio ha encontrado cómo el hecho de que los niños tengan un enfoque de atención más amplio (lo que hace que en realidad, su atención sea más limitada, porque atienden a más estímulos), puede suponer una ventaja para ellos: y es que pueden procesar información menos relevante y usarla para encontrar espontáneamente estrategias nuevas y creativas al resolver tareas.

En general, los niños se concentran menos que los adultos debido a su inmadurez cerebral, pero lo compensan a través de la creatividad.

Más atención a la creatividad que al pensamiento tradicional

Para terminar, los autores del estudio afirman que sus hallazgos brindan evidencia de que los educadores, padres y maestros deberían ser menos insistentes en las reglas rígidas, solo enseñando una forma concreta de resolver problemas, para también valorar y alentar otros enfoques de resolución de problemas más creativos.

Y Anika Löwe, coautora del estudio, añade:

"Nuestros hallazgos muestran que podemos tener más confianza en las estrategias creativas de resolución de problemas de los niños" (...) "En el futuro, en el campo de la psicología del desarrollo cognitivo, debería haber más investigación sobre los procesos creativos que sobre la falta de concentración en los niños".

Fotos | Portada (Freepik)

Temas
Inicio