¡A reír! Así beneficia la risoterapia a los niños y nueve juegos para ponerla en práctica

¡A reír! Así beneficia la risoterapia a los niños y nueve juegos para ponerla en práctica
Sin comentarios

La risoterapia es una técnica psicoterapéutica que produce beneficios mentales y emocionales a través de la risa. Y es que, ¿sabías que cuando reímos nuestro cerebro libera una gran cantidad de endorfinas de forma natural?

En realidad, la risoterapia, aunque parezca una novedad, ha estado presente en la vida de los seres humanos desde hace milenios; en este sentido, la risa y el humor han sido utilizados desde siempre para acompañar a las personas trayendo consigo no solo alegría, sino también salud y bienestar integral.

“La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano”.
-Víctor Hugo-

Y en los últimos años ha parecido recobrar fuerza la risoterapia como alternativa para mejorar el estado de ánimo y la salud, y qué fortuna tan inmensa poder llevar bienestar a través de la risa. Os contamos los beneficios de la risoterapia para los niños y os dejamos nueves juegos o ejercicios para ponerla en práctica.

Beneficios de la risoterapia en niños

Son muchos los aspectos positivos de la risoterapia para nuestros niños (incluso para nosotros). Entre ellos se encuentran:

  • Ayuda a liberar las hormonas que se asocian a la felicidad, lo que les hace sentirse muy bien.
  • Mejora la calidad del sueño y descanso.
  • Favorece la relajación de los músculos, aliviando tensiones y malestares.
  • Potencia la creatividad en los niños.
  • Disminuye el estrés, lo que favorece los procesos de aprendizaje y mejora el estado de ánimo.
  • Mejora la circulación sanguínea y favorece la salud cardiovascular.
  • Fomenta la sociabilidad.
  • Fortalece el sistema inmune.
  • Mejora el funcionamiento de los pulmones e incrementa la capacidad respiratoria.

Nueve juegos de risoterapia para niños

Si quieres pasar un tiempo de calidad y mucha diversión con tus niños, pon a prueba estos juegos:

Feliz, bravo

Se trata de colocarse uno frente al otro y simular estar felices poniendo la cara más graciosa de felicidad que puedas hacer.

Luego, ambos debéis poner caras de molestia, como si estuvierais muy bravos. Es mucho más divertido si es una tercera persona quien va indicando qué caras hay que poner.

“El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses”.
-Proverbio japonés-

¿Qué animal soy?

Es una variación del popular juego de mímicas, se basa en hacer, mediante expresiones corporales, algunos movimientos que puedan indicar de qué animal se trata.

Antes de comenzar escribe varios nombres de animales en un papel; cada uno debe escoger al azar y actuar lo que le haya tocado sin decir ni una sola palabra.

Soy tu espejo

Para este juego de risa debemos colocarnos uno frente al otro, y debemos imitar todos los movimientos que haga el compañero, como si se tratara de su reflejo en un espejo. Puede ser muy gracioso cuando se realizan movimientos rápidos y cómicos.

“La risa no es más que la gloria que nace de nuestra superioridad”.
-Thomas Hobbes-

Toma mi risa

En un círculo se colocan todos, y uno de los participantes debe pasar hasta el centro y comenzar a reírse. Mientras tanto, los demás deben permanecer en silencio tratando de no reír, hasta que el compañero miré a otro a los ojos sin decir nada y este pasará al centro y hará lo mismo.

Competencia de miradas

Seguramente puedes recordar haber jugado esto en algún momento de la vida y es que se trata de un verdadero clásico para reír. Consiste en sentarnos o pararnos frente al otro y mirarse fijamente sin decir ni hacer nada hasta que alguno se ría y pierda.

“Nada prende tan pronto de unas almas a otras como esta simpatía de la risa”.
-Jacinto Benavente-

Una almohada con risa

Para este ejercicio debemos colocarnos en un círculo, reposando la cabeza en el abdomen de un compañero y este en el de quien sigue. Cuando todos están en posición, alguno comienza a reír, y verás como la risa parece contagiarse en un segundo.

Lonja ja ja

Para esta dinámica debemos estar todos de pie y con una respiración bajar los brazos hasta lo más bajo que se pueda (lo ideal sería poder colocar ambas manos en el piso,) mientras vamos diciendo loooon.

Una vez en esta posición, subimos los brazos lo más que podamos y los bajamos diciendo muy fuerte: ja, ja, ja.

“¡Cuántas cosas hay en una risotada! Es la clave secreta con que se descifra un hombre entero”.
-Thomas Carlyle-

Muecas

Se trata de hacerle muecas a un compañero, tratando de hacerlo lo más gracioso posible. El compañero hace lo mismo con otro y así sucesivamente hasta que alguno de los compañeros se ría. La idea es aguantar las ganas de reír tanto como sea posible.

Risa, risas y risas

Acostados en el suelo en círculo se empiezan a reír uno por uno con su risa habitual; para la siguiente ronda, debes intentar hacer una risa diferente, lo más graciosa posible, y así mismo cada vez que toque hacerlo. Prueba con risas infantiles, malvadas, serias, con voces graves o muy agudas.

“Es una ley de la compensación justa, equitativa y saluda­ble, que así como hay contagio en la enfermedad y las pe­nas, nada en el mundo resulta más contagioso que la risa y el buen humor”.
-Charles Dickens-

Fotos | Portada (Pexels)

Temas
Inicio