Compartir
Publicidad
Publicidad

Las carencias de vitamina B12 pueden multiplicar el riesgo de malformaciones congénitas

Las carencias de vitamina B12 pueden multiplicar el riesgo de malformaciones congénitas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El riesgo de la espina bífida y anencefalia en el bebé podría aumentar debido a deficiencias en el organismo de la embarazada de vitamina B12 o de folatos, ya que se trata de sustancias que participan en varias reacciones bioquímicas clave como en la síntesis del ADN.

En concreto, según un estudio recién publicado en la revista "Pediatrics", las deficiencias en vitamina B12 pueden multiplicar por cinco el riesgo de defectos de nacimiento (defectos del tubo neural), sobre todo cuando estas carencias se padecen poco antes y después de la concepción.

Así se desprende de esta investigación, en la que también se apunta que son las mujeres que consumen poca o ninguna carne o alimentos basados en animales el grupo más propenso a tener bajos niveles de B12, junto con aquellas que tienen trastornos intestinales que les impiden absorber suficientes cantidades de la vitamina.

El estudio ha sido realizado por investigadores del Trinity College de Dublín y, además, en él se confirma la importancia del ácido fólico, del que ya hemos hablado en muchas ocasiones. Tomando este nutriente durante las semanas anteriores y posteriores a la concepción se reduce en gran medida las posibilidades de defectos del tubo neural.

Los investigadores analizaron muestras de sangre recogidas durante los inicios del embarazo en tres grupos de mujeres irlandesas entre 1983 y 1990, cuando no se solían tomar suplementos vitamínicos.

Los resultados mostraron que en los tres grupos, las mujeres con bajos niveles de B12 (menos de 250 ng/L) antes del embarazo, tenían entre 2,5 y 3 veces más riesgo de tener un hijo con un defecto en el tubo neural en comparación con aquellas con los niveles más altos. Las mujeres del rango más deficiente (entre 0 y 149 ng/L) tenían hasta 5 veces más riesgo que las mujeres que tenían los niveles más altos.

Como los episodios clave de la formación del cerebro y la médula espinal se producen en los primeros 28 días posteriores a la concepción, antes de que muchas mujeres sean conscientes de que están embarazadas, es importante recordar que si se está buscando un bebé, hay que prepararse para el embarazo con suplementos vitamínicos, entre otros hábitos saludables, algo que no solemos hacer.

Vía | Azprensa Más información | Pediatrics En Bebés y más | Las vitaminas en el embarazo evitan el bajo peso al nacer el bebé, Tomar suplementos nutricionales durante el embarazo reduce la mortalidad infantil, Ácido fólico: vitamina esencial, Nutrición durante el embarazo: la importancia de un suplemento de ácido fólico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos