Publicidad

Hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en el embarazo: por qué ocurre y cómo podemos evitarlo

Hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en el embarazo: por qué ocurre y cómo podemos evitarlo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En Bebés y Más hemos hablado en varias ocasiones sobre la diabetes gestacional, caracterizada por la presencia de altos niveles de azúcar en sangre durante el embarazo. Si esta enfermedad no se controla correctamente puede acarrear complicaciones, tanto para la salud del bebé como para la madre.

Pero, ¿qué sucede en el caso contrario, es decir, cuándo los niveles de azúcar están pode debajo de lo normal? Hoy hablamos de la hipoglucemia durante el trascurso de un embarazo sin complicaciones, los síntomas que provoca y qué podemos hacer para prevenir este tipo de episodios.

Hipoglucemia en el embarazo, una condición común en el primer trimestre

La glucosa es un azúcar procedente de los alimentos que ingerimos. Se transporta a través del torrente sanguíneo y es el combustible de las células, es decir, la fuente de energía que nuestro cuerpo necesita para funcionar.

Cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado elevados se produce una hiperglucemia. Por el contrario, si estos son demasiado bajos estaríamos hablando de una hipoglucemia. En el embarazo, la hipoglucemia suele ser bastante común, especialmente en los tres o cuatro primeros meses.

¿Cómo se diagnostica la hipoglucemia en el embarazo?

A lo largo del embarazo es frecuente realizar a la mujer determinadas analíticas de sangre, que incluyen hemogramas, anticuerpos, pruebas de coagulación y niveles de glucosa. Además, hacia el segundo trimestre se realiza el llamado 'Test O'Sullivan' o prueba de glucosa, que ayudará a descartar la presencia de diabetes gestacional.

En ayunas, los niveles normales de azúcar en sangre se situan entre 70 y 100 mg/dl. Cuando estos descienden por debajo de 70 mg/dl estamos hablando de hipoglucemia

En la mayoría de las ocasiones, los episodios de hipoglucemia se producen de manera esporádica y no tienen una mayor trascendencia. Para evitar que vuelvan a repetirse, el ginecólogo o matrona ofrecerán a la embarazada una serie de consejos y hábitos saludables.

Si la embarazada ha sido diagnosticada de diabetes gestacional es fundamental que lleve un control estricto de sus niveles de azúcar en sangre, así como un estilo de vida saludable. De lo contrario, también podrían presentarse episodios de hipoglucemia diabética.

Factores que predisponen a sufrir una hipoglucemia en el embarazo

Los niveles de glucemia varían a lo largo del día y dependiendo de nuestros hábitos. Cuando hablamos de un embarazo sin complicaciones de salud asociadas, los episodios de hipoglucemia podrían presentarse en las siguientes situaciones:

En el caso de las embarazadas diagnosticadas de diabetes gestacional, la hipoglucemia podría producirse además por una mala administración de la medicación o errores con la insulina.

Síntomas de hipoglucemia

síntomas de hipoglucemia

La hipoglucemia puede manifestarse de diferentes formas, siendo los síntomas más habituales:

  • Tener mucha hambre o sentir 'punzadas en el estómago' con sensación de desvanecimiento
  • Sudoración abundante y piel fría y húmeda
  • Palidez
  • Temblores (especialmente en las piernas y los brazos), palpitaciones y pulso acelerado
  • Cansancio extremo y debilidad, sin otro motivo aparente
  • Malestar, náuseas e incluso vómitos
  • Irritabilidad, nerviosismo
  • Dolor de cabeza, visión borrosa o sensación de mareo o vértigo
  • En los casos más graves puede aparecer confusión, problemas de comportamiento, convulsiones y pérdida del conocimiento.

Cómo prevenir la hipoglucemia durante el embarazo

prevenir la hipoglucemia

Teniendo claros los motivos que generalmente están detrás de un episodio de hipoglucemia en una embarazada sana, debemos tomar las siguientes medidas de prevención:

  • Desayunar al levantarse, pues el ayuno junto con las náuseas matutinas podrían provocar una bajada de azúcar
  • Llevar a cabo una dieta equilibrada y saludable, que incluya frutas, verduras e hidratos de carbono de absorción lenta (legumbres, pan, patatas, pasta, cereales...)
  • No ayunar ni saltarse ninguna comida. Es recomendable hacer pequeñas comidas repartidas a lo largo de todo el día
  • Mantener un peso saludable
  • Beber la cantidad de agua recomendada, especialmente en los meses más calurosos
  • Ejercitarse de manera moderada y siguiendo las recomendaciones del médico. También es importante evitar las horas de más calor a la hora de hacer actividad física
  • Cambiar de postura cuando se esté tumbada, y tratar de elevar las piernas
  • Evitar duchas o baños muy calientes, así como aglomeraciones y lugares especialmente calurosos
  • Al menor síntoma de hipoglucemia es importante parar la actividad que se esté haciendo (especialmente si se está conduciendo o hay riesgo de sufrir una caída ante un desvanecimiento) y elevar el azúcar en sangre. En este sentido, el médico o matrona podría recomendar recurrir a zumos, dulces o caramelos de manera puntual para revertir la situación rápidamente

En el trascurso de un embarazo normal, un episodio leve de hipoglucemia no conlleva riesgos para el bebé. Sin embargo, es importante tomar las debidas precauciones para que no vuelva a repetirse, y consultarlo siempre con el médico o matrona.

Foto | iStock

En Vitónica | Hiperglucemia e hipoglucemia: causas, síntomas y tratamiento

En Bebés y Más | Hipoglucemia neonatal: qué es y por qué puede producirse una bajada de glucosa en el bebé, Curva larga de glucosa o TTOG: todo lo que debes saber sobre esta prueba en el embarazo, 19 alimentos que necesitas para tener un embarazo sano, y cómo sumarlos en tu dieta

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios