Siete claves para enseñar a los niños a valorar y agradecer lo que tienen

Siete claves para enseñar a los niños a valorar y agradecer lo que tienen
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Con demasiada frecuencia nos dejamos arrastrar por el consumismo que impera en la sociedad, y arrastramos a nuestros hijos con nosotros. Esto hace que los niños tengan cada vez más juguetes, valoren menos las cosas y quieran tener cada vez más.

Si alguna vez has pensado que tu peque no valora suficiente lo que tiene, te compartimos algunas claves que puedes poner en práctica para enseñarle a apreciar sus cosas y agradecer el hecho de tenerlas.

1) Menos es más

juguetes

Navidades, cumpleaños, premios a la conducta o las notas... los adultos caemos a menudo en el error de hiperregalar cosas a los niños, sin darnos cuenta de las consecuencias negativas a corto y largo plazo que esto puede acarrear.

Y es que el niño que recibe continuamente regalos o que todo lo que pide lo obtiene, no aprende a valorar las cosas y el esfuerzo que cuesta conseguirlas. Tampoco se implicará en sus cuidados ni se hará responsable, pues tiene la certeza de que si alguna de sus cosas se pierde o se estropea  será sustituida por otra.

2) Enseñarle a cuidar sus cosas

Al hilo de lo anterior, es importante también enseñar a los niños a cuidar sus cosas, a responsabilizarse de los juguetes que presta y a mantener el orden en casa para que las cosas no se extravíen.

Igualmente, es necesario que entiendan que "lo viejo" o "lo estropeado" no tiene por qué ser siempre irremediablemente sustituido por algo nuevo, pues muchas veces es posible restaurar las cosas y darles una segunda vida o arreglarlas para prolongar su uso.

3) Disfrutar de forma consciente de lo que tenemos

valorar

Con demasiada frecuencia nos dejamos engullir por las prisas y la vorágine del día a día, y no hacemos las cosas de forma consciente y plena. Lamentablemente, esta forma de vida se la vamos trasladado a los niños, que acaban metiéndose en la rueda de la inmediatez y la falta de atención.

Por eso es tan necesario enseñar a nuestros hijos a actuar de forma consciente, poniendo sus sentidos en cada cosa que hagan, evitando la sobreestimulación y la multitarea, y fomentando la conexión con ellos mismos y con lo que les rodea.

Esta forma de educar no solo permite a los niños actuar desde la calma y la concentración, sino que les ayudará a valorar plenamente lo que tienen y lo que les ocupa en cada momento.


4) Valorar el esfuerzo

El esfuerzo es un valor que debemos inculcar a nuestros hijos desde que son pequeños. Sobreprotegerlos y darles todo lo que piden para evitarles problemas o sufrimientos, les hará crecer pensando que las cosas se consiguen fácilmente y sin necesidad de esforzarse.

La capacidad de esfuerzo y sacrificio debe desarrollarse día a día, convirtiendo conductas en hábitos y tratando siempre de superarse un poco más.

5) Involúcrale en las tareas del hogar

Involucrar a los niños en las tareas domésticas no solo ayuda a fomentar su autonomía, mejorar su autoestima y trabajar ciertas habilidades, sino que además se dan cuenta de que las cosas que suceden en casa no ocurren por arte de magia, sino que hay un esfuerzo detrás.

En este sentido, es bueno y necesario incorporar a los niños desde pequeños a tareas acordes a su edad y su capacidad, haciéndoles ver, además, la importancia de su contribución para el buen funcionamiento familiar.

6) Enséñale cómo funciona el dinero

enseñar a ahorrar

Aunque la mayoría de los padres no contempla la idea de educar a los niños en finanzas desde temprana edad, lo cierto es que es fundamental que nuestros peques comprendan cuanto antes el valor del dinero, y entiendan que papá y mamá "no fabrican dinero" a su antojo

Por eso es necesario enseñarles que el dinero cuesta mucho esfuerzo y sacrificio ganarlo, que no se puede gastar más de lo que se tiene y que es importante saber gestionarlo correctamente para satisfacer nuestras necesidades presentes y futuras.

7) Hablar en familia del valor de las cosas

crianza

Como último consejo os recomendamos reservar un rato cada día para valorar en familia todo lo que tenemos; tanto aquellos aspectos más mundanos que con frecuencia pasamos desapercibidos (como tener comida en el plato, un techo bajo el que cobijarnos, ropa con la que vestirnos...), hasta otros aspectos más trascendentales que requieren de un mayor esfuerzo económico, como pueden ser unas vacaciones, la compra de un coche nuevo o una reforma para mejorar nuestro hogar.

También es importante poner en valor el trabajo que cada día hacemos todos los miembros de la familia en las diferentes parcelas de nuestra vida. 

Por ejemplo: destacar el esfuerzo realizado por papá o mamá para preparar la comida para todos; valorar el esfuerzo de los niños a la hora de realizar sus tareas escolares; poner en valor nuestro trabajo profesional y cómo contribuimos a la sociedad... Esto les permitirá comprender la importancia y el valor de todos y cada uno de los trabajos que hacemos las personas que conformamos la sociedad.

Fotos | Portada (Pexels - Tatiana Syrikova)

Temas
Comentarios cerrados
Inicio