"Pórtate bien que los Reyes Magos te están mirando": las nueve razones por las que no debemos decir esto a los niños

"Pórtate bien que los Reyes Magos te están mirando": las nueve razones por las que no debemos decir esto a los niños
Sin comentarios

Se acerca la Navidad y comienzan las frases amenazantes a los niños sobre la importancia de "portarse bien" para que los Reyes Magos o Papá Noel les traigan todos los juguetes.

A veces somos los propios padres quienes lanzamos estos mensajes a nuestros hijos sin ser conscientes de sus connotaciones, aunque este tipo de frases hechas son tan populares que incluso la cajera del supermercado, el panadero o el completo desconocido con el que nos cruzamos por la calle también acaban diciéndoselas a los niños.

"¿Has sido bueno este año?"; "¡Recuerda que los Reyes Magos te están observando!"; "Si te portas mal, los Reyes Magos te dejarán carbón"... Te explicamos las potentes razones por las que no debemos decir este tipo de frases a los niños.

1) Porque pretendemos modificar su comportamiento mediante amenazas o chantajes

navidad

Las frases que giran en torno a los Reyes Magos o Papá Noel observando y juzgando el comportamiento de los niños para dejar o no regalos, son mensajes chantajistas tremendamente poderosos que buscan modificar la conducta del niño bajo una amenaza encubierta.

Pero lanzando al niño este tipo de mensajes no "solo" provocamos que actúe desde el miedo y la sumisión (y no desde la responsabilidad), sino que además puede provocar daños en su autoestima y confianza,  humillación, sentimiento de culpa, inseguridad o vergüenza.

2) Porque pretendemos modificar su comportamiento con premios

regalos

Pero tan malos son los chantajes emocionales y las amenazas, como los premios. Y es que cuando le decimos al niño que "si se porta bien, los Reyes Magos le traerán todos los regalos", le estamos lanzando el mensaje de que un buen comportamiento conlleva un premio.

Premios y castigos son dos caras de una misma moneda, aunque no siempre es fácil ser conscientes de ello. Y es que ambas opciones tienen como objetivo modificar el comportamiento del niño utilizando un factor externo: los regalos.

Pero además, también hay otro punto importante que debemos tener en cuenta: ¿qué ocurre si nuestra economía no nos permite dar a nuestros hijos todos los regalos que han pedido? ¿Qué pasa si esos juguetes tan deseados se agotan en las tiendas y no podemos ofrecérselos? Lo más probable entonces es que el niño crea que ha sido malo y en consecuencia, los Reyes Magos o Papá Noel no le han traído los regalos que ha pedido.

3) Porque todos los niños son "buenos"

¿Qué significa que un niño sea bueno o se porte bien? Los adultos consideramos que algunos comportamientos de los niños no son adecuados, pero eso no significa que un niño sea malo.

Los niños están aprendiendo, se están formando y están desarrollando su personalidad. Y aunque en ocasiones comentan errores, no están actuando con malicia ni lo hacen para fastidiarnos o retarnos, sino como parte de su aprendizaje y desarrollo.

Por tanto, no colguemos al niño la etiqueta de "bueno" o "malo", ni pongamos sobre sus hombros la responsabilidad de actuar "bien" de forma autónoma. Los niños necesitan acompañamiento amoroso y respetuoso en su aprendizaje, no castigos, amenazas ni premios a su conducta.

4) Porque los niños dejan de actuar con responsabilidad

regalos de Navidad

Los niños tienen que aprender que todo lo que hacemos tiene consecuencias sobre los demás, y estas consecuencias deberían ser mucho más importantes que tener o no tener regalos en Navidad.

Es decir, si condicionamos el comportamiento del niño a los regalos que recibe, jamás aprenderá las consecuencias reales de sus actos, no identificará sus errores y, por tanto, no aprenderá de ellos para repararlos.

Así, si un niño recibe carbón en lugar de juguetes porque no se ha portado según el adulto considera que debería haberlo hecho, aparte de ser tremendamente cruel y humillante, ¿qué enseñanza estará recibiendo? ¿Cómo sabrá en qué momento ha fallado? ¿Cómo podrá reparar esos errores cometidos si nadie le ha enseñado a identificarlos a tiempo y buscar soluciones?

5) Porque provoca estrés

navidad

Aludiendo a todo lo anterior, los niños deberían actuar como niños, equivocarse y aprender con acompañamiento respetuoso y amoroso, y no bajo el estrés constante de estar siendo juzgados, premiados o castigados.

Porque si lo pensamos bien, "tener que portarse bien" a cada instante, reprimir una rabieta "porque los Reyes están mirando" o sacar buenas notas para que Papá Noel traiga todo lo que ha pedido, lejos de ser un aliciente, es dañino para la salud emocional del niño y puede provocar una gran presión y ansiedad.

6) Porque los niños pueden tener miedo

navidad

¿Cómo te sentirías si continuamente te dijeran que alguien a quien nunca has visto ni conoces observa a través de la ventana cada uno de tus movimientos? ¿Qué pensarías si otros te recordaran cada día que vayas donde vayas, o hagas lo que hagas, ese desconocido lo sabrá todo de ti?

¡Personalmente me resulta una idea aterradora!

Pues seguro que a los niños les sucede lo mismo. Y es que, ¿cómo no sentir miedo o tensión cuando crees que alguien te está observando para tomar nota de tu comportamiento y juzgarte después?

7) Porque puede convertir un momento mágico en una pesadilla

La forma en la que tienen los niños de vivir la Navidad es una de las cosas más hermosas que hay. Los adultos recordamos esos momentos de nuestra infancia con gran nostalgia y una enorme sonrisa en los labios, y como padres, nos encanta contribuir a que esa magia dure mucho tiempo.

Así pues, dejemos de enturbiar el pensamiento mágico de los niños acerca de la figura de Papá Noel y los Reyes Magos con ideas amenazantes, temerosas y terribles. Permitamos que vivan de manera libre y feliz el tiempo que dure la magia.

8) Porque eludimos nuestra responsabilidad como padres a la hora de educar

navidad

Criar y educar es una de las cosas más complicadas que hay, y es nuestro deber como padres hacerlo de la mejor forma posible. Es lógico que cometamos errores, pero hemos de ser conscientes de la importancia de "estar presentes" en la crianza de nuestros hijos, y no eludir nuestra responsabilidad educadora atribuyéndosela a estos personajes ficticios.

9) Porque es mentira

Por último, existe otra potente razón por la que dejar de decir a los niños que los Reyes no le traerán regalos si se porta mal: es mentira y lo sabemos; es decir, les estamos engañando a conciencia.

Y es que, se porte como se porte vamos a dar a nuestro hijo regalos de Navidad por lo que usar la coletilla de los Reyes Magos o Papá Noel es tan absurda, incongruente y falsa, como dañina.

Fotos | iStock, Pexels

En Bebés y Más | Tres errores que los padres debemos evitar, Cinco cosas que se te pueden escapar con facilidad, pero debes evitar decirle a tu hijos, Por qué no me gustan frases como "¿has sido bueno?", "los Reyes Magos y Papá Noel lo ven todo", "si te portas mal, no te traerán regalos"

Temas
Inicio