Publicidad

Diez diferencias entre la escuela de nuestros hijos y la de nuestros abuelos

Diez diferencias entre la escuela de nuestros hijos y la de nuestros abuelos
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

En este mes marcado por la vuelta al cole, los horarios, los libros, carpetas, mochilas y comedores escolares, no viene mal recordar cómo era la escuela en los tiempos de nuestros abuelos, incluso la de nuestros tatarabuelos allá por los inicios del siglo XIX.

Es interesante ver como a pesar de que hemos evolucionado enormemente en muchos aspectos, hay otros que en el fondo siguen siendo iguales hoy en día, pero comprobemos cuáles son las diez diferencias entre la escuela de nuestros hijos y la de nuestros abuelos.

Aulas comunitarias

En el siglo XIX y principios del XX, aunque yo diría que se extendió un poco más, era bastante común en los pueblos que las aulas fuesen únicas y en ellas hubiera niños desde los cuatro años hasta aquellos que estaban a punto de dejar de ir porque hacían falta en el campo. El maestro daba clase a todos a la vez, eso sí, cada uno en su grado. Los más pequeños se sentaban delante y los mayores detrás.

No había transporte escolar

En esos años no habían autobuses escolares, ni ningún medio exclusivo para llevar a los alumnos, que se veían obligados a recorrer a pie la distancia entre sus hogares y la escuela, distancias que a veces podrían ser superiores a los 10 kilómetros, eso de ida, a la vuelta había otros 10 y para que nos hagamos una idea, los 20 kilómetros que recorrían en su día estos alumnos son los que se recorren al realizar una media maratón.

La falta de transporte escolar es algo que en muchos casos se ha solucionado, pero en muchos países subdesarrollados o en vías de desarrollo, incluso en algunas zonas de los ya desarrollados sigue siendo habitual que los alumnos o sus padres tengan que poner los medios necesarios para llegar al colegio.

Los niños no se juntaban con las niñas

Realmente esto no es una diferencia, pues hoy en día siguen existiendo centros en los que se separa al alumnado por sexos e incluso centros en los que no se admite a uno de ellos. Sin comentarios.

El año escolar era más corto que ahora

Hacia 1870, el año escolar tenía una duración de 132 días (hoy es de unos 180 días), el horario normal era de nueve de la mañana a dos de la tarde con un descanso de una hora para comer y estirar las piernas. Esto tenía una razón lógica para ser así ya que muchas familias necesitaban de toda la ayuda posible para recoger la cosecha y muchos niños abandonaban la escuela para ayudar a sus padres en el campo. ¿Os suena de algo?

Material escolar escaso y casero

pizarra y tiza

Olvídense de esa imagen de los alumnos escribiendo en papel con pluma y tintero, lápiz o bolígrafo. En esos tiempos eran materiales que estaban al alcance de muy pocos bolsillos. Una losa de pizarra y una tiza era el material común para el colegio en esos días.

El alumno-profesor

En algunas ocasiones los alumnos mayores o aquellos más avanzados eran los encargados de dar clase a los más pequeños o a los más "torpes". Algo así como los hermanos mayores del cole.

La memorización de las lecciones

Por aquel entonces los profesores enseñaban diferentes materias, lo más común es que fuera un único profesor el que enseñara tanto matemáticas como lengua, geografía, historia, latín, etc. Los alumnos tenían que aprenderse la lección de memoria y luego recitarla delante del profesor quien podía corregir sobre la marcha algún defecto en la pronunciación o algún río olvidado.

Si alguno de vosotros ha tenido un abuelo maestro es posible que sepa perfectamente de qué estamos hablando.

El profesor vivía con la familia del alumno

No era una práctica habitual, pero si se practicaba en algunos casos: el profesor convivía con la familia del alumno y generalmente le daba clase durante una semana tras la cual se trasladaba hasta la casa de otro de sus alumnos. Algo así como una institutriz itinerante.

Estricta disciplina y castigos corporales

Si hay algo que ha cambiado desde aquellos días son los castigos infringidos por los profesores a los alumnos. En aquellos tiempos bastaba con llegar tarde a clase, salirse de la fila o no saberse la lección para recibir un par de azotes.

La comida se traía de casa

En aquellos tiempos, salvo en los internados y por razones obvias, no existían lo que ahora llamamos comedores escolares. Cada alumno se traía su comida en una fiambrera de metal. Como el agua corriente era un bien escaso en el campo, los alumnos bebía agua de un cubo que era llenado por los alumnos más mayores y con una única taza para toda la clase. Recordemos que habiendo 10 kilómetros a tu casa, lo de salir a comer y volver después de la siesta no era muy viable.

Foto | ThinkStock
En Bebés y Más | Beber agua potable e ir a la escuela, el sueño de muchos niños, ¿Cuántos años pasan en la escuela nuestros hijos?
Vía | metalfloss

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios