Compartir
Publicidad
27 cosas que han de saber los niños a los 12 años (y mejor que las conozcan por ti)
Educación Infantil

27 cosas que han de saber los niños a los 12 años (y mejor que las conozcan por ti)

Publicidad
Publicidad

Desde que nace un bebé entra a formar parte de nuestra familia y, a la vez, entra a formar parte de una sociedad cuya maquinaria gira desde hace miles de años por caminos muy dispares en los que nosotros, los habitantes, tomamos una serie de decisiones que nos afectarán en mayor o menor medida a lo largo de nuestras vidas. ¿Ser sujetos activos o ser sujetos pasivos? ¿Ser obedientes o ser rebeldes? ¿Ser sumisos o luchadores? ¿Ser humildes o engreídos? ¿Egoístas o solidarios? ¿Amigables o antipáticos? ¿Violentos o dialogantes? ¿Optimistas o pesimistas? ¿Respetuosos o intolerantes? ¿Integradores o racistas?

Dijo Krishnamurti, en una de sus frases más celebres, que "No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma", y uno de nuestros papeles como padres es, indudablemente, tratar de hacer un diagnóstico (o varios) a las diferentes dolencias, enfermedades y gangrenas del mundo en que vivimos para ayudar a nuestros hijos a separar el grano de la paja y adaptarse, o no hacerlo, según sea necesario.

A la frase que os acabo de comentar añado otra de Gandhi, que puede ayudar mucho en ese camino: "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena". ¿Que de qué camino hablo? Pues de las 27 cosas que han de saber los niños a los 12 años y que mejor que las conozcan por ti, y en este caso, las 27 cosas que yo intentaré que mis hijos conozcan por mí (porque es probable que en alguna no coincidáis conmigo).

1. Qué es la amistad

Un padre no es el amigo de un hijo, aunque sí establece con él una relación con muchas de las características que puede definir a una relación de amistad. Dice la RAE que la amistad es "Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato". O sea, lo que siente un padre por su hijo, pero sin ser, al menos no siempre, una relación de igual a igual.

A través de la relación con nuestros hijos ellos aprenderán lo que es el cariño, el afecto, el querer estar con una persona porque sí, sin que sea a cambio de nada, sin esperar nada de la otra persona, solo por el mero hecho de tener cosas en común y de respetarse mutuamente. Que un amigo es el que es capaz de hacer por el otro cosas increíbles, y apoyarle en los buenos y los malos momentos, pero nada (o casi nada) tiene que ver con la amistad de las redes sociales, donde una persona con más de 1.000 amigos puede no tener en realidad ni uno cuya relación sea estrecha.

No hijo, no hija, nunca te aproveches de nadie a cambio de tu amistad y no, nunca dejes que nadie te dé su amistad a cambio de algo.

2. Qué es el machismo

¿Quién es la persona más importante de este mundo? ¿Papá? ¿Quizás mamá? ¿Depende? ¿Y consideras que mamá, por el hecho de ser mujer, merece menos respeto que los hombres?. Porque las mujeres merecen exactamente el mismo respeto y el mismo trato por parte de todo el mundo. Vivimos en un mundo creado por y para los hombres en el que las mujeres deben hacer malabarismos para encajar como puedan, y encima tienen que aguantar que muchos hombres sigan perpetuando la creencia o la rémora de épocas donde las mujeres estaban al servicio del hombre.

No hijo, no hija, los hombres no debemos nunca haceros sentir más hombre o más mujer que nadie, sino iguales. Iguales entre vosotros e iguales ante la sociedad. Con los mismos derechos y los mismos deberes, pero nunca menos que nadie por ser chico o chica.

3. Por qué los mayores ladrones suelen llevar traje (o para qué sirven unas elecciones)

Lo que deben saber los niños de 12 años

Nos pasamos media vida tratando de explicar a nuestros hijos que tienen que ser buenas personas. A nosotros mismos nos lo dijeron nuestros padres. Qué injusto, qué duro es luego darte cuenta de que en muchos casos, los que manejan el mundo, los que mandan, los que toman las decisiones, no son buena gente.

Las apariencias engañan a menudo, y aunque podamos sospechar de la gente pobre, los mayores ladrones suelen llevar traje. Y muchos de los que llevan traje están liderando nuestras ciudades, nuestras comunidades autónomas y nuestro país. Vale la pena tenerlo claro para, a la hora de votar, escoger bien. Para elegir a la gente que de verdad quiere hacer algo por su pueblo, y no por aquellos que solo cogen la silla para vivir bien con el dinero de los demás.

4. Cómo intentan engañarnos con los anuncios de la tele

Lo que veis en la tele es, en la mayoría de las ocasiones, un engaño. La mayoría de las cosas que veis en este mundo tienen una misión: conseguir que gastes tu dinero. Y a veces lo hacen con métodos muy cuestionables. Tratarán de haceros sentir infelices, incompletos, mal hechos, feos (sobre todo lo harán contigo, hija mía), y os harán creer que necesitáis lo que os ofrecen para completaros. Solo entonces sonreiréis como los actores de los anuncios y solo entonces iréis a la moda y podréis ser aceptados por los demás.

La televisión es un medio increíble y puede haceros disfrutar mucho e incluso aprender mucho. El problema es que mal utilizado, puede ser muy peligroso. Pensad, pensad siempre. Porque incluso a la hora de dar las noticias se puede explicar la historia de manera que parezca lo contrario de lo que es.

5. Por qué las mujeres y hombres de las revistas no existen

Photoshop. Se llama Photoshop, y es un programa que modifica las imágenes para que los hombres y las mujeres que aparecen en las revistas y en internet se vean delgadas, con curvas increíbles, una piel libre de impurezas, marcas y arrugas y un pelo de película. Todo con la intención de haceros creer que esas personas existen y que debéis aspirar a ser como ellas. ¿Para qué? Pues para lo mismo, para que os sintáis inferiores, para que os preocupéis de vuestra imagen más de lo que lo hacéis, para que tratéis de ser como ellos y os gastéis el dinero. Todo se reduce a personas creando necesidades en otras, que acaban cubriendo dichas necesidades gastando su dinero.

Pero no, esas mujeres no existen, porque si las vierais en vivo y en directo os daríais cuenta de que no son las de la foto.

6. De dónde venimos, o qué es el sexo

Ni cigüeñas, ni semillitas, ni plantas... cuando un niño y una niña crecen pasan a ser adultos y a partir de ese momento pueden tener hijos. Los hijos se tienen a través de las relaciones sexuales, que tanto pueden tenerse por amor o por el simple hecho de disfrutar del momento con una persona que quiere lo mismo.

Sea cuando sea el momento que quieras empezar, ten en cuenta que hay riesgo de embarazo y que hay riesgo de contagio de enfermedades sexuales, si no utilizáis protección. ¿Te gustaría tener ahora un bebé, o tener que pasar por la decisión de abortar o no? ¿Te gustaría coger una enfermedad que afecte a tus genitales y que puede ser grave? Pues si no es el caso, no olvides usar métodos anticonceptivos.

Si no sabes usarlos, me lo dices que te enseño. Ah, en un cajón de mi habitación he dejado una caja de preservativos, por si es el método que vais a usar. Cuando se te vayan a acabar me avisas y te compro más... si no, si me dices dónde los vas a dejar, puedo ir mirando la caja y reponerlos cuando vea que falten. Decide tú.

7. Las motos son uno de los peores inventos que haya hecho el hombre

Lo que debe saber un niño de 12 años

Esta es mi opinión personal (a otros padres este punto no les parecerá importante) y en este tema no puedo ser imparcial: nunca he tenido una moto porque se han ido amigos míos y conocidos por ir con una de ellas, y por haber trabajado en las ambulancias he visto a más de los que jamás hubiera querido ver morir por el mismo motivo, así que tengo que darte mi opinión: las motos son uno de los peores inventos que haya hecho el hombre. En caso de que tengas un accidente no habrá nada que te salve más allá del casco. Cuanto más rápido vayas, mayor será el riesgo, y no hace falta ir muy rápido para salir volando.

Claro que un coche también es peligroso, pero estás más protegido. Y sí, por supuesto que confío en ti. Es en los demás en quien no confío.

8. Las drogas son peor invento que las motos

Mucha gente las consume y parece que como mucha gente las consume es algo bueno o beneficioso. Algo así como que si no lo haces no serás tan "guay" como ellos. Quizás hasta seas de lo más soso si no eres uno de ellos. La pregunta es: ¿te puedes divertir sin tomar drogas? Porque yo creo que sí. Ahora bien, si vas a sitios y con personas que no te ofrecen esa diversión, si dependes de las drogas para disfrutar, quizás tengas que plantearte si es ahí donde quieres estar, o si es con ellos con quien quieres compartir tu juventud.

Si las motos son un mal invento, las drogas ni te cuento. Correrás el riesgo de dejar de ser tú, de dejar de controlar tu vida, durante unos instantes, minutos, quizás horas, y en ese momento te pondrás en riesgo. Riesgo porque las drogas no son siempre igual de puras y riesgo porque si te pasas serás incapaz de controlar lo que pueda pasar.

No eres mejor por hacer lo mismo que hacen los demás, ni eres peor por no hacerlo.

9. La violencia no debería ser nunca un método de resolución de conflictos

En la naturaleza manda el más fuerte. Y el más fuerte se hace valer con su cuerpo y su potencia física porque no sabe hablar. Pero nosotros no somos animales salvajes, sino personas civilizadas, y como tal, sabemos razonar y dialogar y podemos llegar a acuerdos sin la necesidad de hacer daño físico a nadie. No creo que te guste que nadie te pegue, así que no creo que a nadie le guste que alguien le haga daño.

Quizás conozcas a alguien que ha sido víctima de malos tratos, alguien del colegio, alguien del instituto, por parte de sus padres o por parte de algún compañero. No tiene gracia. No tiene ninguna gracia, aunque al que abusa del otro le parezca divertido. Nadie merece ser humillado sin razón y nadie es el juguete de nadie. Nunca permitas que te hagan algo así y nunca te pongas de lado de aquel que lo hace con los demás. Y no, no trates de arreglar los problemas por la fuerza. No es así como se solucionan las cosas.

10. Qué es la muerte

Aunque suene raro, la muerte es una parte más de la vida, porque es inevitable. Y no solo es inevitable, sino que la vas a ver muchas veces, por desgracia. Perderás a tu mascota, perderás a algún amigo (no me refiero estrictamente a ahora, sino seguramente en el futuro), perderás a tus seres más queridos, me perderás a mí si todo sigue el orden previsto... y tú seguirás aquí cumpliendo la que sea que es tu misión en la vida.

Piensa en ella, de vez en cuando, piensa en cómo todo se termina de repente para alguna persona y en lo que sucede a los que se quedan llorando su marcha. Piensa, porque no tienes que tenerle miedo y porque lo importante, en realidad, es saber que no somos inmortales, aunque ahora lo sientas así. ¿Por qué? Pues porque sabiendo que está ahí valorarás más tu vida, y querrás protegerla. ¿Hay algo de lo que has hecho en tu vida que te haga sentir lo suficientemente orgulloso como para decir "ya he hecho todo lo que tenía que hacer"? ¿Verdad que no? Pues busca entonces el sentido de la vida, el de tu vida, y aférrate a ese camino. Abrázalo y disfruta. Llegado ese punto la muerte dará menos miedo, porque estarás viviendo de manera consciente el presente (vamos, que no es saludable andar siempre pensando en lo que harás en el futuro, porque cuando el futuro llegue, pasará a ser presente y tú seguirás haciendo lo mismo, pensar en el futuro).

11. Nunca le hagas a nadie lo que no quieres que nadie te haga

No creo que haga falta explicarlo mucho. Siempre te he dicho, cuando le hacías daño a algún niño, o cuando le perdías el respeto a alguien, o cuando te reías de alguien, cuando eras pequeños, que no lo hicieras porque a te no te gustaría que te lo hicieran. Este consejo, o regla, es vigente toda la vida. Nunca le hagas a otra persona lo que no quieres que nadie te haga. El respeto debe existir siempre.

12. A veces la felicidad está en hacer felices a los demás

El valor de la amistad

El mundo es cada vez más egoísta. Las personas son cada vez más egoístas, más individualistas, más preocupadas por sí mismas y menos por los demás (al menos esa es mi sensación en comparación a generaciones anteriores). ¿Sabes los hombres de traje, esos que gobiernan el mundo? Se aprovechan de esto, porque cuando la gente está dividida no hay nadie que pueda hacerles frente. Sin embargo, cuando uno deja de pensar tanto en sí mismo, cuando empieza a pensar en los demás y trata de hacerles feliz de alguna manera, induce un cambio en la otra persona: "aún existe gente buena", se dicen. Y descubrir que aún existe gente buena es el primer paso para sentir la necesidad de hacer algo bueno por los demás.

Vale la pena intentarlo. Vale la pena dejar de exigir a los demás que hagan cosas por ti y preocuparte un poco más por hacer cosas por los demás. A veces la felicidad no está en conseguirlo todo, sino en ver que los demás son felices gracias a ti.

13. No te fíes de las apariencias

Lo hemos hablado un poco al mencionar (otra vez, por Dios) a los que hemos bautizado como "los hombres de traje". Parecen personas educadas e intachables, pero muchas veces no lo son. El traje es solo una manera de vestir, así que no te fíes de las apariencias, porque te puedes llevar sorpresas muy agradables, pero también sorpresas muy desagradables. Cada persona tiene un valor, una vida y unas circunstancias. A veces valdría la pena conocerlas e incluso sufrirlas (esa vida y esas circunstancias) antes de emitir un juicio rápido. Y ten cuidado en quien confías... las apariencias engañan.

14. Perdonar es una virtud, no olvidar, también

Tienes que ser capaz de perdonar porque los errores son inevitables. Se equivocarán, te harán daño y te pedirán perdón por ello, del mismo modo que te equivocarás, harás daño a alguien y pedirás perdón por ello. Tienes que aprender a perdonar porque tú también querrás que te perdonen. Es una virtud.

Ahora bien, no olvidar es también una virtud en según qué circunstancias, pues puede ayudarte a saber en quién confiar y en quién no y a quién confiar según qué secretos y a quién no.

15. Nunca creas que sabes mucho de algo

La prepotencia no suele ser una actitud que siente bien a los de tu alrededor. Entiendo que en alguna ocasión, cuando sepas mucho de algo, o cuando sientas que sabes mucho de algo, acabes siendo demasiado vehemente en tus argumentos, y está bien defender tu postura, pero no te quedes ahí, porque siempre habrá alguien que te logre hacer dudar y te rompa los esquemas. Y está bien, porque lo último que debes hacer es dejar de dudar, dejar de hacerte preguntas, porque entonces dejarás de aprender.

Y dejar de aprender es dejar de crecer, de madurar, de realizarte como persona, de formar tu opinión, tus conocimientos, tu ser. Cuanto más sepas más te darás cuenta de que menos sabes, porque hallarás más y más conocimientos alcanzables e inalcanzables (una vida no alcanza, ni de lejos, para tener todo el saber).

16. Qué es la violencia de género

Es algo que no debes hacer nunca y que no debes permitir que nadie haga a otro, o te hagan a ti. Es todo aquel maltrato físico y/o psicológico que se ejerce sobre alguien por ser del sexo o género que es. Es terrible. Hay personas que se creen con derecho a hacer sentir mal a otros, y a hacerles daño, y no debería suceder jamás.

17. Quiénes son los Reyes Magos, o la importancia de respetar las creencias de los demás

Una de las cosas que más le duele a un niño es saber la verdad acerca de los Reyes Magos de boca de otro niño. Ese día todo se desmorona... odias al niño por habértelo dicho y odias a tus padres por haberte mentido. Bien, no todos los niños lo viven igual, pero yo sí lo viví así, y eso que fue mi padre quien me desveló la realidad. Menudo cabreo me pillé, por haber inventado un castillo en el aire y haberlo destruido de golpe.

Eso me llevó a decidir que no jugaría con la ilusión de mis hijos de ese modo, con una mentira que crece y crece a medida que pasa el tiempo, y siempre han sabido quiénes son los Reyes Magos... bueno, mejor dicho, si nos lo han preguntado no lo hemos negado, porque son tantos inputs que reciben que apoyan su existencia que acaban con un pequeño cacao mental. Unos dice que sí, otros dicen que no. Así que les dejamos que crean lo que quieran y si preguntan, respondemos con delicadeza.

Para que no se conviertan en esos niños que dicen la verdad a los que sí creen, les explicamos que muchos niños creen en ello y que deben respetar, siempre, las creencias de los demás, sean las que sean.

Vamos, que es importante hablar con los niños de nuestras creencias personales, pero lo es también hablar de las creencias de los demás, que pueden ser muy diferentes a las nuestras y contrapuestas en muchos sentidos. Y nuestra manera de ver la vida puede ser la mejor para nosotros, pero no tiene porque ser "la mejor".

18. El color de la piel no nos define

El color no nos define

Supongo que ya te has dado cuenta de que el mundo no es un lugar que tenga intención de tratar a todos por igual. Durante mucho tiempo las mujeres han sido tratadas (aún ahora lo sufren) como inferiores y las personas con un color de piel diferente al blanco lo han sufrido también durante mucho tiempo, y aún ahora lo sufren.

Pero el color de la piel no dice nada de nosotros. Absolutamente nada. No eres mejor por ser blanco y no eres peor por ser negro, de igual modo que no eres mejor por ser hombre y peor por ser mujer. Todos debemos ser tratados igual y todos merecemos el mismo respeto, independientemente de dónde hayamos nacido o cómo seamos.

19. El color de los billetes de la cartera tampoco nos define

Está claro que en una sociedad capitalista, que se mueve por el dinero y en la que todo gira en torno a él, el que tiene más dinero tiene, normalmente, más poder. Pero tener más poder no te hace ser más que nadie, aunque mucha gente se fije en ello para valorarte. Si tienes un coche muy caro pareces más admirable que si tienes un coche barato. Si tienes una gran casa, igual, o si tienes más billetes en la cartera. Incluso si tienes ropa de marca. Hay gente que compra ropa de marca solo para que se vea que tiene dinero, o peor, para que parezca que lo tiene.

Hazte una pregunta: si una persona con poco dinero y otra con mucho dinero se encontraran a alguien en una situación muy complicada, necesitada de dinero, o de algo para comer ¿quién le ayudaría? Quizás tú me digas que lo hará el que tiene dinero, quizás me digas que el que tiene poco. De hecho, cabe la posibilidad de que, si hiciéramos una encuesta, más personas respondieran que tiene más probabilidad de ofrecer la ayuda el que tiene menos, pero habría que hacerlo para saberlo. ¿Qué quiero decir con esto? Que no somos capaces de decir quién es mejor persona, si el que tiene mucho o el que tiene poco, porque como acabo de decir, el dinero que tenemos o dejamos de tener no nos define.

20. Qué es el amor

¿Recuerdas lo que te he comentado de la amistad? Pues es algo así, pero sumándole las ganas de pasar más tiempo con la otra persona, la necesidad de estar juntos, las ganas de hacerle feliz, de compartir tiempo, espacio y cariño. El amor es también tener ganas de besarle, de tocarle y de disfrutar juntos, y debe imperar todo lo otro que ya hemos comentado: el respeto, el no hacer con la otra persona lo que no quieras que te haga, no hacer las cosas buscando una recompensa o por el interés y depositar la confianza en esa persona, que será la misma que deposite en ti. Por eso no puedes romper eso, porque es lo más importante: ser sinceros, ser respetuosos y no romper la confianza que tenéis (no hay ninguna necesidad de andar contando por ahí todo lo que hacéis o dejáis de hacer, si eso puede ser un problema para la persona a quien amas).

El amor es para disfrutarlo, y es complicado definirlo porque hay que vivirlo para saber exactamente qué es. Pero es algo tan mágico y tan valioso que hay que cuidarlo. Y no, aunque en "Mujeres y hombres y viceversa" aparecen dos corazones en el logotipo, eso no es lo que mejor define el amor.

21. Qué es una adicción y por qué nos preocupamos por los móviles

Las adicciones y móviles

Cuando alguna de las cosas que nos gusta hacer o alguna de las cosas que nos son útiles ocupan demasiado tiempo y nos limita las ganas o la capacidad de hacer otras cosas podemos hablar de adicción. El móvil es uno de los ejemplos de aparato que nos está absorbiendo la vida y el tiempo, y por eso nos preocupamos cuando te vemos mucho tiempo con él. Todo el tiempo de más que estás con el móvil es tiempo que no estás haciendo deporte, hablando con nosotros, hablando con otros cara a cara, leyendo, disfrutando del lugar en que vives o haciendo planes.

Otras personas se vuelven adictas a otras cosas, y normalmente lo son porque no han sido capaces de equilibrar emocionalmente sus vidas, porque sufren carencias. Antes de caer en alguna adicción que pueda ser peligrosa, hasta el punto de destrozar tu vida (drogas, alcohol, etc.), hay que buscar la manera de encontrar la felicidad en otras cosas, a veces en las cosas cotidianas de la vida.

22. Cada día mueren cientos de niños de tu edad por no tener qué llevarse a la boca

Nunca te ha faltado un plato y ojalá nunca nos falte. Todos damos por sentado que siempre tendremos qué comer, que siempre tendremos luz, agua y gas, que siempre tendremos ropa nueva y muchos quieren ir más allá, queriendo tener cosas que no tienen porque las tienen los demás o por capricho.

Es lo que te he comentado antes del capitalismo y de la creación de necesidades para que sintamos que no estamos completos si nos faltan según qué cosas. No digo que no compres nada, no digo que no aprovechemos elementos que nos hacen la vida más fácil, pero sí tienes que mirar las cosas, el mundo y la sociedad en que vives con perspectiva y saber que vives en un trocito diminuto de mundo que comparte espacio con otras sociedades y culturas que apenas tiene qué comer. Y cada día mueren cientos, miles, de niños por hambre y por enfermedades que aquí curamos con medicaciones que ellos no tienen. ¿Podemos vivir mejor? Claro, pero tenlo siempre en cuenta: podríamos vivir mucho peor... nunca lo olvides, y nunca les olvides (quizás quieras hacer algo por ellos, como hacemos nosotros, tus padres).

23. No todo vale con tal de ser aceptado por los demás

Es increíble el poder que tiene un grupo de gente para hacer cosas terribles. Seguro que, si los separas, ninguno hará individualmente nada malo, pero si los juntas, por el poder que sienten al ser muchos, son capaces de lo peor. De hacerlo, o de pedirte que lo hagas para formar parte de su grupo.

He visto a niños, porque yo también fui niño, pegar a otro por el simple hecho de querer formar parte del grupo de los "rebeldes", sin ningún motivo aparente. Y seguro que muchos de ellos eran niños maravillosos, que al juntarse con otros se dejaron llevar para ser uno más.

Pensad, hijos míos. Piensa, hijo mío, porque los valores, quién eres, la persona que has decidido ser, tus valores y tu integridad deben estar presentes siempre, vayas solo, seáis 50. Si sientes que algo no está bien, no lo hagas, aunque los 49 restantes se pongan en tu contra. De nuevo, si eso sucede, valora hasta qué punto has escogido bien el grupo de amigos en el que te encuentras.

24. Por qué es más importante lo que pienses de ti que lo que piensen de ti

Va ligado con el punto anterior. La fuerza de una sociedad que camina hacia el mismo sitio es increíble, para bien, pero también para mal. Y la capacidad que tienen para rechazar al que camina en otra dirección es brutal. Pero si les hicieras una pregunta, si les cuestionaras por qué van en la misma dirección todos, y no hacia otra, la mayoría no sabría responder: "porque todos vamos para allí, porque se hace así, porque es lo normal". No es que sea mejor, quizás hasta es peor, pero como todos siguen ese camino, lo adoptan como bueno y critican al que se sale de ese camino.

No debes ser un borrego, no debes ser uno más si no lo sientes así, no debe importarte lo que piensen de ti y, sobre todo, no tienes que sentirte mal porque los demás no sepan aceptarte como eres. Personas que habrían sido increíbles, líderes excelentes, que podrían haber cambiado el mundo, son ahora mediocres porque alguien les dijo que sus ideas eran descabelladas, que no servía, y se dejaron vencer, amedrentar y domesticar.

25. La vida es muy corta, pero no intentes acabarla en dos días

Oirás muchas veces que la vida son 4 días. Y así es. La vida es en realidad muy corta, y por eso tenemos que intentar disfrutar del tiempo que estamos aquí. Pero no intentes acabarla en dos días, porque entonces sí, podrá acabarse antes de lo esperado. Lo que quiere decir, lo que quiero decir, es que debes buscar, como he dicho antes, el sentido de tu vida. Una misión, un objetivo, o varios. Que tu vida tenga significado, que la afrontes con alegría, con optimismo, que sonrías a la gente, que seas capaz de relativizar los problemas, de hallar soluciones, de pensar cómo salir adelante cuando te parezca que es el final. La vida es muy dura, también, pero en el fondo es un reto, una serie de retos y problemas que puede ser estimulante, y a veces hasta divertido, ir sorteando y superando. Y no veas cuánto se disfruta cuando ves que vas logrando lo que intentas lograr, y cuánto se disfruta cuando parece que no hay otra opción que tirar la toalla y de repente encuentras otra manera de hacer las cosas.

26. No dejes nunca que nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer (ni lo que debes o no debes hacer)

Los mayores, los adultos, tendemos a creer que sabemos mucho por nuestra experiencia. Bien, es cierto que la experiencia, las vivencias, nos dan unos conocimientos muy valiosos, pero eso no quiere decir que tengamos siempre la razón, porque a la experiencia se suman nuestros conocimientos, nuestras manías, nuestras alegrías y nuestras penas. Vamos, que puedes pensar que alguien te habla desde la experiencia y quizás te habla desde sus fracasos, desde sus frustraciones. Mucha gente se cree en el derecho de poder decirte, porque eres niño, o porque eres joven, lo que puedes y lo que no puedes hacer. Probablemente pierdan la confianza en tus intentos porque ellos no pudieron. Quizás piensen que no serás capaz porque a ellos no se les ocurrió antes. Quizás quieran alentarte a abandonar porque ellos se sentirán aún más míseros si tú lo logras. Por eso, nunca dejes que nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer, porque el límite lo debes encontrar tú.

Hay gente que hace cosas increíbles, simplemente porque pensó que podría llegar más lejos que nadie, y lo logró. No quiero decir con esto que vayas a hacer esas cosas increíbles, porque de igual modo hay quien pensó que podría llegar y no lo consiguió. Solo te digo que si no lo pruebas, nunca lo sabrás. Y si dejas que los demás te digan dónde está tu límite, nunca lo conocerás, porque acabarás creyendo que de verdad no puedes ir más allá.

27. Nosotros te vamos a querer siempre

Siempre te queremos

Si te digo esto cuando tienes ya 12 años es porque tengo claro que mi misión como padre, como transmisor de valores, de educación y de información va a pasar a un segundo plano. Tienes ya una edad en la que vas a empezar a valorar más las relaciones externas a la familia, es decir, la relación con tus amigos y amigas. El grupo de iguales, lo llaman, aquellos con los que compartes gustos, aficiones, espacio y tiempo. Yo podré opinar cuando me preguntes, y quizás opine sin que lo hagas, pero soy consciente de que lo que prevalece ahora es la confianza, el saber que he hecho todo lo posible por permitirte ser quien quieres ser y todo lo posible por ser un ejemplo en el que pudieras fijarte.

Ahora te toca a ti seguir viviendo, tomar decisiones, escoger, acertar, equivocarte y salir adelante, etc. Solo quiero decirte que nosotros, mamá y yo, te vamos a querer siempre, hagas lo que hagas. Y que vamos a estar a tu lado siempre que nos necesites. ¿Qué persona quieres ser? ¿Qué tipo de adulto quieres llegar a ser? Tú tienes la respuesta... pues lucha para conseguirlo, que nosotros te apoyaremos tanto como podamos. Siempre.

Fotos | iStock
En Bebés y más | 20 errores en la educación de los hijos, Por qué no hay que volver a la educación autoritaria que nos dieron nuestros padres, ¿Hablar de sexualidad con los hijos? "Hablar es prevenir": campaña para prevenir el embarazo adolescente

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos