Publicidad

Problemas específicos de sueño en la infancia podrían ser señales de futuros trastornos mentales en la adolescencia

Problemas específicos de sueño en la infancia podrían ser señales de futuros trastornos mentales en la adolescencia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un buen descanso en la infancia es clave para el sano desarrollo de bebés y niños, pues ayuda a mejorar la memoria y la maduración cerebral, su desarrollo y forma física ayudándolos a tener un peso saludable, así como fomentar el desarrollo de la creatividad.

Por el contrario, si los niños pequeños no descansan lo suficiente podrían verse afectados a largo plazo, como se ha encontrado en diversas investigaciones. El estudio más reciente, ha encontrado que tener problemas específicos de sueño en la infancia podría ser además un indicativo de futuros trastornos mentales en la adolescencia.

El estudio

Un equipo de la Escuela de Psicología de la Universidad de Birmingham analizó los datos de un estudio iniciado en la década de los años noventa, en el cual han participado de forma constante los bebés de 14,000 madres desde hace casi tres décadas.

Conocido como "Estudio de los niños de los 90" y "Estudio longitudinal de padres e hijos de Avon" (ALSPAC por sus siglas en inglés), este estudio iniciado por la Universidad de Bristol facilitó los registros del comportamiento del sueño de los bebés a los seis, 18 y 30 meses de edad, y nuevamente a los 3.5, 4.8 y 5.8 años.

Durante la investigación, se encontró que aquellos niños que se despertaban frecuentemente durante la noche de forma rutinatia estaban asociados a tener experiencias psicóticas en la adolescencia y que los niños que dormían por periodos cortos durante la noche y se acostaban tarde, tenían mayores probabilidades de tener trastorno límite de la personalidad (TLP) en la adolescencia.

Específicamente, los resultados del estudio publicado en la revista JAMA Psychiatry, mostraron asociaciones particulares entre los bebés de 18 meses que solían despertarse con mayor frecuencia durante la noche y que tenían rutinas de sueño irregulares a los seis meses, con experiencias psicóticas en la adolescencia.

Este hallazgo en particular, apoyaría la evidencia de estudios previos en los que se encontró que el insomnio contribuye a la aparición de psicosis, pero sugiere también que estos problemas podrían estar presentes muchos años antes de que ocurran esas experiencias psicóticas.

Por otro lado, los niños que dormían menos durante la noche y se iban a la cama más tarde cuando tenían tres años y medio, mostraban mayor relación con síntomas del TLP. Estos resultados en particupar, sugieren que hay un camino específico de los niños hasta los adolescentes con TLP, lo que lo separa del camino relacionado con la psicosis antes mencionada.

Los investigadores del estudio comentan que gracias a estudios previos saben que tener pesadillas de forma consistente en la infancia estaba asociado a ambos trastornos, pero que las pesadillas no son lo único, pues gracias a esto han encontrado que diversos problemas de sueño en la infancia son los que podrían indicar la presencia de estos problemas en la adolescencia.

Como muchos otros estudios, éste no busca alarmar a las familias, sino ayudar a identificar y prevenir la aparición o tratar a tiempo los trastornos mentales, que como hemos comentado anteriormente, pueden comenzar a manifestarse durante la adolescencia debido a los importantes cambios cerebrales y hormonales que tienen lugar en esta etapa.

Conociendo e identificando los factores de riesgo, como los problemas específicos y severos del sueño en la infancia, pueden diseñarse intervenciones efectivas y tempranas, por lo que los hallazgos de este estudio son muy importantes para la salud mental.

Foto | iStock
Vía | EurekAlert
En Bebés y más | Dormir bien es vital para el niño: hábitos para que tu hijo tenga un sueño reparador, ¿Cuántas horas necesita dormir tu hijo? ¿Y tú? Nuevas recomendaciones de los expertos sobre el tiempo de sueño según la edad, ¿Es saludable el patrón de sueño de nuestro bebé? Un estudio publica una guía para saber qué es normal y cuándo requiere atención

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios