Publicidad

Niño de diez a 12 años: todo sobre el desarrollo físico y cognitivo en esta etapa
Desarrollo

Niño de diez a 12 años: todo sobre el desarrollo físico y cognitivo en esta etapa

HOY SE HABLA DE

Llegamos al final de la primera década del vida del niño, uno de los acontecimientos más importantes en su desarrollo, pues justamente entre los diez y los 12 años comienza la pubertad, que es la última etapa de crecimiento en la que el niño vuelve a experimentar un crecimiento acelerado.

Durante estos dos años, nuestro hijo, que pronto dejará de ser un niño para convertirse en un adolescente, pasará por grandes cambios físicos y emocionales. Desde la continua exploración de su autonomía e independencia, hasta el inicio la maduración sexual, esta será una etapa en la que cambie por completo su vida.

En nuestro calendario sobre el desarrollo del bebé y niño, hoy repasamos las principales características de los niños entre diez y doce años y cómo se desarrollan en esta etapa de la vida.

Desarrollo físico del niño de diez a doce años

Como ya lo mencionamos cuando hablamos del desarrollo físico de los niños de ocho a diez años, a partir de estas edades comienzan a darse algunos cambios físicos, antes en las niñas que en los niños. Estos cambios, marcan el inicio de la pubertad, en la que un crecimiento acelerado se acompaña de importantes cambios madurativos que coinciden con el proceso de maduración sexual.

Está dentro de la normalidad que la pubertad se inicie entre los 8 y los 13 años en las niñas y entre los 9 y los 14 años en los niños. Durante esta etapa, tiene lugar el famoso "estirón" puberal, que puede durar entre dos y cuatro años, y en el que ganarán el 25% de la talla que tendrán de adultos y el 40% del peso de adultos. Los principales órganos del cuerpo, como el corazón, el riñón o el hígado doblan su tamaño.

En las niñas, los principales cambios físicos que comienzan en esta etapa son los siguientes:

  • Desarrollo mamario. Los pechos comienzan a inflamarse y la zona del pezón se endurece. Este es el primer cambio que se presenta en las niñas (entre los ocho y los 13 años) y anuncia el inicio de la pubertad.

  • Aparece vello en el pubis, que con el tiempo irá aumentando y haciéndose cada vez más oscuro y grueso. También aparece vello en las axilas y crece el pelo del resto del cuerpo.

  • Aumenta la sudoración, cambia el olor corporal y la piel y el pelo se vuelven más grasos, propiciando la aparición de acné.

  • El cuerpo comienza a cambiar, se redondea el abdomen, las nalgas y los muslos, y las caderas se ensanchan.

  • Aparece el flujo vaginal, que será la antesala de la primera regla.

La primera menstruación suele aparecer entre año y medio y tres años después de empezar con el aumento del pecho, es decir, en un rango de edad comprendido entre los nueve y los 16 años, según cada niña. Es normal que las primeras reglas sean irregulares, o incluso tener más de una al mes.

En el caso de los niños, los cambios físicos que inician con la pubertad son:

  • Cambios en los testículos. El escroto se oscurece, se modifica el aspecto de la piel y crecen de tamaño. Estos cambios suelen producirse entre los nueve y los 11 años.

  • Aumenta el tamaño del pene y comienza la producción de esperma. Aunque las erecciones espontáneas son normales en los niños desde su nacimiento, en esta etapa de la vida, por efecto de las hormonas, pueden presentarse de manera más recurrente.

  • Aparece el vello púbico, facial y axilar. También aumenta el vello en las piernas, brazos y resto del cuerpo.

  • Aumenta la sudoración, y el olor corporal también cambia. Esto es debido a que las glándulas de las axilas, ingles, palmas de las manos y plantas de los pies producen un sudor con más grasa, provocando cambios en su olor.

  • La piel se vuelve más grasa, siendo frecuente la aparición de acné facial, granos en la espalda y cabello graso.

  • La voz comienza a cambiar su timbre, y aunque al principio es normal que falle y parezca descontrolada, pronto adoptará un tono más profundo y grave. Esto se debe al crecimiento de la laringe y al alargamiento de las cuerdas vocales.

Es importante recordar que cada niño y adolescente es único y evoluciona según su propio ritmo, por lo que estos cambios pueden comenzar en cualquier momento dentro del rango de edades antes mencionado.

Alimentación y sueño del niño de diez a doce años

Tener una alimentación balanceada es clave durante esta etapa, ya que su cuerpo comenzará a producir grandes cambios, y una nutrición adecuada juega un papel esencial para la velocidad de crecimiento acelerada que sucede durante la pubertad.

Recordarles, enseñarles y mostrarles los beneficios de una sana alimentación es algo necesario entre los diez y doce años, para que continúen llevando hábitos alimenticios saludables durante un proceso tan importante como lo es el inicio de la adolescencia.

La Asociación Española de Pediatría recomienda que en esta etapa tomen tres o cuatro raciones de leche o lácteos diariamente, beber agua en lugar de otras bebidas azucaradas como refrescos o zumos, así como consumir abundantes frutas, verduras, y que el consumo de carne, pescado y huevo sea de tres a cuatro veces por semana.

En cuanto al sueño, es recomendable no cenar muy tarde ni muy pesado para no interferir en el sueño. En esta etapa, los niños deberían dormir entre nueve y 11 horas diarias.

Desarrollo cognitivo y emocional del niño de diez a doce años

Debido a los notorios cambios físicos que tienen lugar en esta etapa, se presentan también grandes cambios psicológicos y emocionales. Y con justa razón, pues los niños comienzan una etapa transformadora que puede resultarles confusa y aterradora.

Por primera vez, comienzan a ser más conscientes de su imagen ante el mundo y su autoimagen, pues al pasar por este proceso de cambios, pueden llegar a sentir que no se conocen y dan mucha importancia a lo que opinen otras personas sobre ellos.

En este punto, y durante los próximos años, es importante que como padres les apoyemos y no menospreciemos sus nuevas preocupaciones relacionadas con su imagen, pues aunque estas serán temporales, son muy importantes durante estos años.

También en esta etapa comenzará a definir quién es, y no solamente en cuanto a lo físico, sino en todo lo que lo identifica como persona o individuo. Es normal que comience a cambiar poco a poco de gustos o muestre interés por cosas que antes no llamaban su atención y comience a experimentar con su imagen en general, desde la ropa que viste hasta la música que escucha.

Sociabilidad del niño de diez a doce años

Gruopo Adolescentes Equipo

Al igual que los cambios físicos que comienzan en estas edades influyen en su desarrollo emocional, éstos también afectan y cambian su forma de socializar. Si durante sus primeros diez años de vida los padres éramos sus personas cercanas y de mayor confianza, esto pronto cambiará.

Y es que justamente por el hecho de estar viviendo todos esos cambios, que pueden ser confusos e intimidantes para ellos, los niños comienzan a acercarse y buscar más a sus amigos, debido a que son las personas que están viviendo lo mismo que ellos y comienzan a sentir necesidad de pertenencia a un grupo.

Si bien los padres aún son una figura importante y de referencia a la que siguen necesitando, gradualmente comienzan a pasar a un segundo plano, e incluso, podrían empezar a cuestionar o refutar muchas de las cosas que les dicen, dando mayor prioridad a la opinión y compañía de los amigos.

Otras etapas en el desarrollo del bebé y el niño

Fotos | Pexels, iStock
En Bebés y más | Las amistades en la adolescencia: por qué son importantes y cómo debemos actuar los padres con los amigos de nuestros hijos, Las tres etapas de la adolescencia y qué esperar en cada una de ellas, Mi hijo adolescente ya no es un niño, pero me sigue necesitando incluso más

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios