Mi bebé no quiere estar en brazos, ¿qué puedo hacer?

Mi bebé no quiere estar en brazos, ¿qué puedo hacer?
Sin comentarios

Ser madre es algo para lo que no se tiene un manual, e incluso si existiese, hay casos que difícilmente aparecerían allí. Uno de ellos es cuando el bebé no quiere estar en brazos. Se "supone" (entrecomillo porque en la crianza no puedes dar nada por sentado), que los bebés adoran estar en brazos y nunca van a rechazarlos. Sin embargo hay casos, -o momentos- en los que no hay manera: el bebé no quiere estar en nuestro regazo y en vez de calmarle, producimos el efecto contrario. ¿Qué debemos hacer en estos casos?

¿Por qué un niño puede no querer estar en brazos?

Bebe

Lo primero que debemos hacer es descartar lo básico: tomar la temperatura para ver si tiene fiebre, tocarle la tripita para si notar si le duele y verificar que el pañal no esté sucio. Si efectivamente no sucede ninguna de las anteriores, el bebé puede rechazar los brazos por los siguientes motivos:

Porque es muy caluroso

Si el problema es por calor, pueden presentarse dos motivos: uno, que el niño está muy abrigado (ten en cuenta que en invierno no hace falta envolverlos como si los fuésemos a enviar al Polo Norte), o que simplemente el niño es muy caluroso y no necesita tantas capas como otros. Simplemente debes quitarle alguna capa de ropa hasta que veas que se calma, y si sucede durante el verano, déjale en pañal.

Porque le gusta sentir que tiene espacio

Hay bebés a los que les gusta estar recogidos, como si siguiesen en el vientre de su madre, pero hay otros a los que les gusta estirarse y sentir que tienen espacio para hacerlo. Yo he vivido los dos casos (una con cada una de mis hijas), y os puedo asegurar que es completamente normal.

Porque le gusta entretenerse observando a su alrededor

Bebe Hamaca

La vista del bebé evoluciona continuamente: al principio su visión es limitada, pero a partir de los tres y los cuatro meses es capaz de seguir objetos, y entre los cuatro y seis meses la visión del color se desarrolla, así que es puede reconocerlos, buscarlos con la mirada, es capaz de ver a más distancia, observar a su alrededor y a entretenerse con los movimientos que percibe del exterior (como los árboles o la gente).

En este momento seguramente quiere entretenerse descubriendo el mundo a su alrededor, así que querrá girar la cabeza y seguir sus manos con más facilidad. Prueba a dejarlo en la cuna, o en su hamaca o sal a dar un paseo por el parque en el cochecito para calmarle.

Porque ya está empezando a estar en el suelo y quiere explorar

En caso de que el bebé ya pase tiempo en el suelo y haya descubierto su capacidad de movimiento, es normal que haya momentos en los que prefiera estar explorando que en brazos. Ya sea reptando, gateando o directamente dando sus primeros pasos, la curiosidad de los bebés en este momento ya es ilimitada, así que debemos motivarles para que disfruten de sus pequeñas aventuras y acompañarles en ese sitio que les ofrece un mundo de posibilidades, hasta que vuelvan a pedir de nuevo su refugio favorito.

Porque es un bebé de alta demanda

En este universo de la maternidad también nos podemos encontrar con bebés de alta demanda: suelen ser niños muy curiosos que necesitan estimulación y no se conforman simplemente con estar en brazos. En ese caso el cuidador debe estar moviéndose y preferiblemente de pie (algo que les pasa a muchos bebés y tiene su explicación), o jugando con ellos mientras están en la cuna o en su hamaca.

Si es el caso, probablemente tengas que vivir en un constante "ensayo y error": un rato en la hamaca, otro en la cuna, otro en el suelo, otro sentado en tu regazo, pero siempre teniéndote cerca y sin perderte de vista.

En Bebés y Más | Y después de escuchar mil veces que mis bebés se acostumbrarían a los brazos, me he dado cuenta que quien se acostumbró fui yo

Imagen | Babybjorn

Temas
Inicio