Compartir
Publicidad
Publicidad

Las carnes en la alimentación infantil

Las carnes en la alimentación infantil
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las carnes constituyen la tercera etapa en la introducción de la alimentación complementaria del bebé a partir de los 6 meses.

Una vez que el bebé ha aceptado sin ningún problema los cereales y luego las verduras y las frutas, se procederá a introducir las carnes en la dieta del bebé.

Es el primer alimento de origen animal que probará el bebé, por lo que su incorporación debe ser suave, paulatina y observando cómo es tolerada.

Desde el punto de vista nutricional, las carnes tienen propiedades muy saludables para favorecer el crecimiento del niño. Aportan proteínas, indispensables para el crecimiento, las defensas y la regeneración de los tejidos, vitamina B12, para la formación de glóbulos rojos y el sistema nervioso, y minerales como el zinc y el hierro, esencial para combatir la anemia.

En posts sucesivos entraremos en detalle en cada una de las carnes, sus propiedades y cualidades, pero ahora hablaremos brevemente de la edad a la que se introducen las carnes en la alimentación infantil.

A qué edad introducir cada tipo de carne en la alimentación infantil

pollo

A partir de los seis meses se puede comenzar a incluir en el puré de verduras las carnes provenientes de animales pequeños, las llamadas carnes blancas, como el pollo, el pavo o el conejo.

Por provenir de animales pequeños son carnes con poca grasa y poco colesterol y las menos alergénicas.

Las piezas más adecuadas para ofrecer al bebé son los muslos y las pechugas (siempre sin piel). Son las partes más tiernas y magras y a la vez las más agradables para comer.

Una vez que se ha comprobado que no producen reacciones alérgicas, alrededor de los siete meses se puede comenzar a ofrecer el cordero.

Sobre la ternera y el cerdo, a pesar de no haber ninguna prohibición de ofrecerlas a partir de los seis meses, por su sabor más intenso y la mayor proporción de grasa que contienen al provenir de animales grandes, se suelen ofrecer más adelante.

Es preferible introducir primero las carnes blancas más fácilmente digeribles antes de ofrecer las más grasas. De hecho, algunos pediatras recomiendan introducir la ternera y el cerdo recién a partir de los 9 meses y otros incluso sugieren esperar hasta el año.

En cuanto al cerdo, lo más aconsejable es comenzar a ofrecer el solomillo, por ser una carne jugosa y sin nervios.

Cuando el bebé comience tanto con la ternera como con el cerdo, se deberá vigilar cómo lo tolera ya que la digestión de estas carnes es más lenta que otras.

Cómo preparar las carnes

carne

Antes de cocinarla hay que retirar la piel, los nervios y la grasa visible. No se le debe añadir sal ni ningún otro condimento.

La carne se pueden cocinar a la plancha (en su punto, pues conserva mejor los nutrientes), guisada, hervida o asada. Evitar los fritos, al menos al principio, y los rebosados y los empanados, pues para estas formas de cocción se utiliza huevo.

Especialmente al cerdo hay que cocerlo al punto, pues si se pasa pierde sus propiedades y queda demasiado duro. Otra razón de cocinar a la plancha al punto es para evitar las sustancias que se forman cuando se cocina la carne a altas temperaturas, pues pueden irritar la mucosa intestinal.

No se deben ofrecer las carnes ahumadas, ni jamón de york, ni serrano, ni salchichas (aunque sean de pavo o de pollo) pues son productos con excesiva cantidad de grasa, sal y contienen conservantes.

La forma más habitual de ofrecer las diferentes carnes las primeras veces es trituradas y mezcladas en el puré de verduras. Si no se trituran demasiado, el niño se acostumbrará más rápidamente a la textura de la carne y le será más fácil el paso a comer la carne en trocitos.

Cuando ya esté acostumbrado al nuevo sabor de las carnes se le pueden ofrecer las carnes cortadas en tiritas para que las chupen, especialmente las carnes más tiernas como el pollo o el conejo. Así empezará a experimentar las nuevas texturas y sabores que le ofrece cada alimento. Más adelante, recién cuando puedan masticarla, se le puede cortar en trocitos pequeños.

Foto | Jason Tromm, © PhotoXpress.com, reproducida con autorización, tvol
En Bebés y más | Introducir la carne en la dieta del bebé, Alimentación complementaria: la carne

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos