Seis cosas que tu hijo (y tú) debéis saber antes de tener una mascota

Seis cosas que tu hijo (y tú) debéis saber antes de tener una mascota
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Pueden ser la alegría de la casa (junto a los niños), una gran compañía y hacernos felices. Pero tener una mascota en casa no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Hay ciertas cuestiones que debemos plantearnos, cosas que tanto tu hijo como tú debéis saber antes de tener una mascota.

Es cierto que entre los niños y sus mascotas se crea una relación y un vínculo muy especial y el hecho de tener un animal en casa puede favorecer que los niños a sean más responsables, aprendan a respetar a la naturaleza tengan un carácter más abierto, sean más felices y sociables...

Ellos mismos lo ven así. Según un reciente estudio, el 94% de los niños afirma sentirse mejor con un animal de compañía cerca y el 60% cree que relacionarse con animales de compañía les ayuda a querer y a respetar más a las personas. Son las principales conclusiones que se extraen del Estudio sobre el Vínculo entre Niños y Animales de Compañía, que ha elaborado la Fundación Affinity dentro de su proyecto Juntos Crecemos Mejor.

Es normal que los niños sientan una atracción natural por los animales y se sientan reconfortados con su compañía, también para muchos adultos es así. Pero hay que tener en cuenta determinadas cuestiones. Estas son las cosas que tu hijo (y tú) debéis saber antes de tener una mascota.

  • Una mascota no es un juguete. Los niños pequeños podrían imaginar que pueden guardarse en un cajón, que "desaparecen" por la noche, que lo pueden manipular como a un muñeco, que no sufre daño... La mascota no solo "sirven" para jugar, aunque les dé muy buenos momentos de juego. Es muy importante que los primeros contactos entre el niño y el animal sean supervisados por los padres, que han de enseñarle cómo tratar a su mascota.

  • Tener una mascota exige una gran responsabilidad. Por lo mismo que acabamos de decir, necesitan cuidados, necesitan salir a pasear, comer, atención médica, que se respete su tiempo de descanso... No podemos olvidarnos de que es un ser vivo con necesidades cada día, hemos de ser responsables con ellos cada día.

  • La mascota es cosa de todos. No solo han de ser responsables los papás. Los niños cambien tienen que ocuparse (dentro de sus posibilidades) del cuidado del animal, de darles cariño, alimento, sacarlo de paseo... Por eso hemos de educarlos para su cuidado. De hecho, el niño puede participar desde el mismo momento en el que se adopta o se compra una mascota, escogiéndola o mostrando sus preferencias.

  • También hay que educar al animal, marcarle las pautas básicas de obediencia, algo fundamental para estar seguros y tener una convivencia sin problemas. La educación y estimulación que se le proporcione al animal lo hará comportarse adecuadamente, sin poner en peligro al niño.

  • No todas las mascotas son iguales, hay que buscar una adecuada para convivir con niños. Los perros grandes o los hámsters y las mascotas exóticas se excluyen. Los perros y gatos han de ser educados. Los peces, tortugas y otros animales más "pasivos" pueden ser una buena opción en casas con menos espacio.

  • Finalmente: un animal no se puede devolver, no es como un juguete que está defectuoso, que guardamos o donamos cuando ya no lo usamos. El abandono de los animales es un gran problema (sobre todo en época de vacaciones) y este punto se relaciona con el de la responsabilidad visto anteriormente.

En definitiva, una mascota puede ser el compañero ideal de juegos para el niño y un estímulo importante para su sociabilidad, autoestima... Pero antes de comprar o adoptar una mascota, esos son los puntos que debemos tener en cuenta. Hablarlo con el niño es primordial para que no se lleve una "decepción" a la primera de cambio y para que sea una responsabilidad compartida.

Foto | iStock
En Bebés y más | ¿Es peligroso tener un perro si se tiene un bebé, "Bienvenido a casa, Max", un cuento infantil sobre mascotas

Temas
Comentarios cerrados
Inicio