Publicidad

Parques infantiles en la nueva normalidad: qué tener en cuenta antes de llevar a los niños

Parques infantiles en la nueva normalidad: qué tener en cuenta antes de llevar a los niños
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los parques infantiles se cerraron hace tres meses cuando se decretó el estado de alarma y se precintaron las zonas de juego para evitar que los niños hagan uso de ellas y puedan llegar a contagiarse. Nadie ha vuelto a pensar en los parques infantiles en todo este tiempo.

Ahora, con la desescalada, han comenzado a reabrir en algunas comunidades autónomas como Galicia, Comunidad Valenciana, País Vasco, Baleares, y en otras como Madrid reabrirán a partir del 22 de junio cuando decaiga el estado de alarma. No obstante, es cada municipio el que decide cuándo hacerlo, así como las normas de uso de las instalaciones.

Los niños ya pueden, o podrán en los próximo días, volver a disfrutar de su derecho a jugar en los parques al aire libre. Están ansiosos por volver a montarse en los columpios o a tirarse de los toboganes, pero la sociabilidad será más limitada que antes.

Los padres tenemos un papel muy importante, ya que tendremos que explicarles a los niños las normas y vigilar que hagan un uso correcto de las instalaciones para evitar contagios.

Reducción de aforo

Para garantizar la distancia de seguridad, tendrán que haber menos niños a la vez en la zona de juegos. Para ello, se reduce el número de niños que tienen acceso a la misma y así evitar aglomeraciones.

Por ejemplo, entre las normas aprobadas por la Xunta de Galicia para la reapertura de los parques infantiles, se estipula que el aforo de los parques variará en función de su superficie y limitará la capacidad del mismo hasta un máximo en el que cada niño que se encuentre en ese momento en el parque pueda tener al menos un área mínima de cuatro metros a su alrededor para mantener la distancia de seguridad con el resto de usuarios.

Distancia de seguridad

Como en otros espacios públicos, los parques infantiles que han abierto establecen que es hay que mantener, dentro de lo posible, una distancia de al menos 1,5 metros entre niños y niñas que no sean convivientes.

Mantenerlos distanciados de otros niños es prácticamente imposible de cumplir cuando hablamos de los más pequeños que han estado tres meses sin ver otros niños. En los casos en los que no se pueda mantener esa distancia, los mayores de tres años pueden usar mascarilla. Procurad además evitar las horas del día con mayor aglomeración de niños.

Uso de mascarillas

Los niños y niñas mayores de seis años tienen que hacer uso obligatorio de mascarillas higiénicas en espacios públicos cuando no se pueda garantizar la distancia interpersonal de, al menos, un metro y medio.

Para los menores de esa edad, recordemos que las mascarillas son recomendables para niños de entre tres a cinco años, y que los niños menores de dos años no deben usarlas por el riesgo de asfixia.

Tampoco es obligatorio su uso en niños que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla, cuando resulte contraindicado por motivos de salud, o que por su situación de discapacidad presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

Higiene y desinfección de manos

La higiene personal es clave para prevenir contagios. Los padres, madres, abuelos o tutores tendrán que asegurar la higiene y desinfección de manos de los niños y niñas de manera frecuente.

Al menos al inicio y al final del período de juegos mediante geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida, debidamente autorizados y registrados, o de una solución jabonosa.

Evitar tocarse la cara

Deberemos explicarles a los niños que tienen que evitar llevarse las manos a la boca, o tocarse la cara o los ojos. Si usan mascarilla, hay que pedirles que eviten quitársela o tocarla con las manos sin higienizar.

No compartir juguetes

Se debe evitar disminuir el contacto con objetos. Si los niños llevan juguetes o balones, no se podrán compartir con otros niños del parque, y es conveniente limpiarlos al volver a casa.

Limpieza y desinfección de las instalaciones

parques-infantiles

Los servicios de limpieza deberán desinfectar las instalaciones con frecuencia para prevenir contagios. Al menos una vez al día, e idealmente dos veces.

Será necesaria la limpieza y desinfección frecuente de los elementos recreativos infantiles con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes. Durante el proceso, las instalaciones permanecerán cerradas para el uso.

Niños con síntomas

Si el niño o la niña presenta síntomas sospechosos como fiebre o tos, no debe hacer uso del parque infantil donde podría contagiar a otros niños.

Al volver a casa

Una vez volvamos a casa debemos hacer que el niño se lave muy bien las manos con agua y jabón, limpiar los juguetes y si es posible, cambiarse de ropa.


En Bebés y más | Los parques y piscinas de bolas infantiles están plagados de gérmenes y bacterias

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios