Compartir
Publicidad

Mucha precaución con las altas temperaturas: evita quemaduras en toboganes, columpios e hinchables

Mucha precaución con las altas temperaturas: evita quemaduras en toboganes, columpios e hinchables
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En verano debemos proteger a los niños del sol y prevenir que sufran un golpe de calor cuando las temperaturas son demasiado elevadas. Pero las altas temperaturas tienen además un peligro añadido. Los parques infantiles suelen estar a pleno rayo del sol y tanto toboganes como columpios alcanzan temperaturas muy altas que pueden producir graves quemaduras en la piel de los niños.

Asumimos que al estar destinados a los niños son objetos seguros y raramente pensamos en ellos como un peligro potencial, pero hay frecuentemente casos de quemaduras en bebés y niños ocasionadas por ellos.

Materiales que son planchas

La mayoría están fabricados en materiales como el plástico o el metal que alcanzan temperaturas elevadísimas, especialmente el metal. Tras varias horas a pleno sol, fácilmente pueden superar los cien grados, produciendo un efecto de plancha.

Una madre alertaba sobre este riesgo al publicar hace un mes en su perfil de Facebook una foto de su hija de cuatro años con quemaduras de segundo grado en sus nalgas. Fueron producidas al deslizarse por un tobogán que posteriormente comprobaron con un medidor de temperatura que tras varias horas al sol, alcanzó los 150 grados:

Los parques infantiles, sobretodo en las urbanizaciones, no suelen tener el acceso restringido para los más pequeños. Pueden ir solos, por lo que el riesgo de accidente es aún mayor. Se montan sin más, sin revisar antes la temperatura del tobogán, y cuando se deslizan por él, ya es tarde. El daño está hecho, pudiendo llegar a producir quemaduras de primero y hasta de segundo grado en las nalgas.

  • Las quemaduras de primer grado afectan sólo a la capa superficial de la piel. Se caracterizan por la inflamación, enrojecimiento y dolor, pero no presentan ampollas. El tiempo de curación varía entre los 3 y 6 días.

  • Las quemaduras de segundo grado afectan hasta la capa que está debajo de la superficial de la piel. Se caracterizan por enrojecimiento, aparición de ampollas y bastante dolor. El tiempo de curación es más amplio y varía dependiendo de la gravedad de la quemadura.

Cuidado también con los hinchables

hinchable

Los castillos hinchables tampoco son nada inofensivos, especialmente en verano. Además de los peligros que pueden suponer debido a una mala instalación, y el riesgo de golpes, fracturas y contusiones, no debemos olvidar el riesgo de quemaduras cuando han estado expuestos al sol durante demasiadas horas.

Son especialmente peligrosos los instalados en playas y parques al aire libre, aunque también pueden producirse quemaduras en las nalgas y extremidades producidas por el roce con la lona del castillo sobre la piel.

No es nada divertido que le ocurra esto a tu hijo, por tanto hay ciertas precauciones que puedes tener en cuenta para evitar un desagradable accidente:

¿Qué precauciones tomar?

  • Evita el uso de toboganes, columpios e hinchables en las horas centrales del día.
  • Procura que tu hijo no acceda solo al parque infantil, que lo haga siempre en compañía de un adulto.
  • Comprueba siempre la temperatura del tobogán, columpio o hinchable antes de que el niño lo use, sea del material que sea.
  • Cuando vaya al parque, ponle pantalones largos de telas ligeras para evitar que la piel tenga contacto directo con el material expuesto al calor.

Qué hacer en caso de quemadura

Lo aconsejable es solicitar asistencia médica de inmediato, pero mientras tanto puedes poner en práctica algunas medidas de primeros auxilios para evitar lesiones mayores:

  • Pon cuanto antes agua fría (no helada ni hielo) en la zona afectada para bajar la temperatura lo más rápido posible y evitar que el calor se propague a áreas más profundas de la piel. Ten cuidado de que la presión del agua no dañe la herida, sino utiliza un paño húmedo frío y aplícalo muy suavemente.
  • Retira con mucho cuidado la ropa o accesorios que se encuentren en la zona.
  • No hay que poner aceite, ni mantequilla, ni pomadas o ungüentos.
  • No pinchar las ampollas.
  • Lleva al niño a un centro de salud para que reciba atención médica.

En Bebés y más | En qué debemos fijarnos antes de que los niños se suban a un castillo hinchable, Una madre advierte sobre el riesgo de accidente al deslizarse de un tobogán con niños sentados sobre nuestras piernas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos