Compartir
Publicidad

¿No quiere ponerse las gafas? Diez trucos para conseguirlo

¿No quiere ponerse las gafas? Diez trucos para conseguirlo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hasta los cinco o seis años el ojo esta en pleno desarrollo (aún tardará bastantes años en alcanzar la madurez) y no es fácil determinar si existe algún problema visual, pero sí hay ciertos casos en los que se detectan con facilidad. ¿Qué ocurre con esos niños que necesitan gafas y no quieren ponérselas? Aquí os dejamos algunos trucos para conseguirlo.

Habrá algunos niños para los que la novedad de las gafas y el sentirse especiales les hagan ponérselas muy a gusto. Pero no a todos los pequeños les hace gracia tener que llevar gafas, se pueden sentir incómodos al principio, se ven raros, los amiguitos les dicen cosas... En estos casos, ¿cómo ayudarles para que acepten este cambio?

  • No contribuyas al rechazo desde el principio. Cuando se vaya confirmando la idea de que necesita gafas, escucha su opinión antes de presuponer que no va a querer llevarlas y hacer comentarios del tipo "No va a querer", "Vaya faena"... porque estos pueden predisponer al niño a que llevar gafas es malo y no querer ponérselas.

  • Deja que el niño elija las gafas a su gusto (dentro de una gama de posibilidades que podéis mirar antes y ofrecerle), de este modo estará más conforme con ponérselas. Tanto en la forma como en el color, es importante que sean de su gusto y en este sentido no descartéis gafas coloridas o con algún toque de fantasía.

  • Tanto el oftalmólogo como el oculista pueden ayudar en este proceso, suelen estar acostumbrados a tratar con niños y lograr que estén contentos con sus gafas, pero si el niño es muy reticente podemos hablar con los profesionales antes, para que "estén preparados" y sepan que el niño es reticente a llevar lentes.

  • Habla con tu hijo sobre la importancia de la salud visual y las consecuencias de no llevar gafas (sin dramatizar). Es primordial hablar con ellos, comunicarnos, también en lo que se refiere a este tema. Esto es algo que enlaza con el punto anterior, pues los médicos también pueden hablar con los niños sobre este tema y su autoridad puede convencerlos.

  • Es importante que el entorno inmediato evite comentarios despectivos acerca de las gafas y este tema se debería cuidar especialmente en el colegio, y detectar si algún niño critica o se burla de las gafas (sobre todo los mayores, pues a los pequeños les suelen parecer unas gafas chulísimas).

Niño que necesita gafas
  • Del mismo modo, otorgar excesiva importancia al tema de las gafas puede ser contraproducente, estar siempre alabando al niño, hablar a menudo de las lentes... Lo mejor es actuar con naturalidad.

  • No los castigues o les riñas cuando se quiten las gafas, más bien refuerza su comportamiento cuando sí las llevan, con una actitud optimista.

  • Deja que el niño exprese sus dudas, sus miedos... Como hemos dicho antes, la comunicación es importante pero no debe ser unidireccional, necesitamos que el niño se exprese y nosotros le responderemos con el fin de que sepa que le entendemos y el de tranquilizarle.

  • Los héroes también llevan gafas. Otro truco que puede animarles a llevar las gafas y estar más contentos con ellas es ponerles ejemplos que ellos admiren o personajes que les gusten. Desde Harry Potter a Gerónimo Stilton o Lupita de Los Lunnis, seguro que los verán y se verán guapísimos.

  • Junto a los héroes o personajes de ficción tenemos otros ejemplos mucho más cercanos. Puede que papá o mamá lleven gafas, algún abuelo o tío, algún amiguito... Estos casos, que también son personas a las que ellos quieren y admiran, pueden servirles de modelo.

En el caso de las gafas de sol también pueden servir algunos de estos trucos, aunque como son de uso "pasajero" los problemas son menores a la hora de que quieran llevarlas (y son importantes también para la salud visual).

Por último, recuerda: a menos revisiones oculares, más problemas de visión en los niños: acude al oftalmólogo una vez al año a partir de los cuatro o cinco años y no dejes de hacer las revisiones pediátricas antes, ya que el pediatra también comprueba la salud visual de los pequeños.

También ten en cuenta todos los síntomas que indican que puede haber problemas visuales en los niños y no los dejes pasar. Si finalmente el niño necesita gafas, esperamos que estos trucos os ayuden a que las lleve con normalidad.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Al comienzo de las clases, una visita al oftalmólogo, Llevar gafas es un engorro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio