Compartir
Publicidad
Publicidad

Meriendas sanas (I)

Meriendas sanas (I)
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dentro de nuestro Especial sobre Alimentación infantil en Bebés y más queremos hacer referencia especial a una de las comidas más importantes del día: la merienda.

La merienda tiene un papel muy importante en la correcta alimentación de los niños, quienes, especialmente, deberían hacer cinco comidas al día y repartir en ellas la ingesta de nutrientes equilibrados.

La merienda de los bebés

Se suele aconsejar que a los bebés la fruta se de a la hora de la merienda. Es una buena costumbre, pero no indispensable y más con los pequeños, que siguen necesitando una alimentación a demanda y que deberemos combinarla con la leche materna o artificial que les demos.

Si a cualquier hora tiene ganas de comer algo podemos ofrecerles un plátano, unas rajas de manzana o de pera, o una naranja que rechupetear en cuando dejen de tener problemas con la alimentación sólida.

Si decidimos darles la fruta en la merienda tampoco es necesario optar por la típica papilla de varias frutas a diario. Yo prefiero no enmascarar sabores y darles, en cuanto vayamos introduciendo una y otra paulatinamente, darles una sola en cada ocasión. Las vitaminas están igual ahí.

Lo que debemos evitar, especialmente si toman el pecho y son menores de un año, es cambiar una toma por una comida sólida y ofrecerles la teta de postre. El pecho se da a demanda, favoreciendo el libre acceso del niño para que pueda tomar cuando quiera, sea por hambre, sed o necesidad emocional, lo que le hace sentirse bien y mantiene la producción láctea adecuada a la demanda.

Si no ofrecemos el pecho para que meriende le privamos de una toma que igual no compensa luego por falta de hambre, perdemos el estímulo al pecho y estamos cambiando un alimento calórico y concentrado por otro que, aunque necesario, no es el fundamento de su alimentación. Por eso, merienda por supuesto, pero no a cambio de teta.

Con el biberón la cantidad de leche se suele controlar mejor, pero como unos niños comen más que otros y requieren más leche, pues también habría que seguir priorizando las tomas de leche sobre la alimentación complementaria, siempre dependiendo de como vaya evolucionando el niño y su apetito.

La merienda de los niños: fruta

A media tarde van a necesitar un aporte de energía y líquidos que les permitan llegar a la hora de la cena, tener un buen nivel de azúcar en sangre y estar activos para poder seguir jugando o aprendiendo.

Si los niños se quedan a comer en el cole, a la hora de programarla, deberemos tener en cuenta el menú escolar, igual que si comen en casa lo haremos, pero con especial atención a si en el cole comen bastante o la comida, más bien, es poco atractiva para ellos en el comedor.

Una merienda estupenda sería, en principio, fruta variada. De las diferentes frutas, el plátano es muy socorrido porque además se puede comer tranquilamente mientras juegas o caminas.

Sin embargo, encontrar esa media hora para merendar tranquilamente, charlando del día o contando historias, supone un momento de descanso y comunicacion que, al ser más largo, permite que se coma más pausadamente.

Una buena merienda sería un plátano con fresas, una manzana con nueces, una pera y una mandarina, avellanas y una chirimoya, una naranja y un melocotón… buscando la combinación de una fruta refrescante y con muchas vitaminas y fibra con otra que tenga mayor concentración de grasas o azúcares naturales.

Yo es la merienda que siempre le he dado a mi hijo. Es más, en las comidas no come fruta de postre, ni le gusta, ni le apetece ni le sienta bien, por lo que la fruta la comemos a media mañana y en la merienda, y en las comidas principales incluímos vegetales crudos en ensalada o gazpachos. Muchas veces hacemos dos meriendas, una de fruta y otra con tortitas o galletas con leche, si la comida ha sido muy temprana como suele pasar.

Pero eso ya depende de cada familia, lo importante es que la dieta quede equilibrada a lo largo del día y que si un día nos saltamos alguna cosa, compensemos al siguiente, y repartamos las ingestas haciendo una merienda sana por la tarde.

En el próximo artículo os ofrecemos algunas ideas sobre meriendas sanas con lácteos, proteínas y dulces.

En Bebés y más | Taller de ciencias: merienda para pequeños científicos , La merienda, una obligación, La importancia de la merienda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos