Publicidad

Los bebés alimentados con biberón tragan millones de microplásticos al día: cómo evitarlo

Los bebés alimentados con biberón tragan millones de microplásticos al día: cómo evitarlo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Se sabe desde hace tiempo que los microplásticos del medio ambiente contaminan nuestros alimentos y bebidas. Lo que no era de conocimiento público es que la preparación de alimentos en envases de plástico puede dar lugar a una exposición miles de veces mayor. Un estudio realizado el año pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que los adultos consumiríamos entre 300 y 600 microplásticos al día.

Pero hay más y aún más preocupante. Un nuevo estudio del Trinity College Dublín (Irlanda) publicado en la revista Nature Food, ha descubierto que los bebés alimentados con biberón ingieren millones de partículas microplásticas al día.

Los científicos han comprobado que el proceso de alta temperatura recomendado para esterilizar los biberones de polipropileno y preparar la leche de fórmula provoca que de los recipientes se desprendan millones de microplásticos y billones de nanoplásticos aún más pequeños. Aseguran que hay una "necesidad urgente" de evaluar el problema y han elaborado medidas de esterilización para reducir la exposición de los bebés a estas diminutas partículas.

Mensaje de precaución, no de alarma

Biberon 2

El polipropileno es uno de los plásticos más utilizados en la elaboración de biberones: hasta un 82% del total en todo el mundo. Se desconocen las repercusiones en la salud, por lo que hay que seguir investigando.

El profesor John Boland, autor del estudio, asegura que "estamos absolutamente atónitos por la cantidad de microplásticos producidos por los biberones":

"Tenemos que empezar a hacer estudios para entender las implicaciones en la salud de los bebés. Ya estamos trabajando con colegas para ver a qué partes del sistema inmunológico afectan estas partículas".

Explica que muchas partículas de microplásticos se expulsan, pero hay que investigar más sobre cuántas podrían ser absorbidas por el torrente sanguíneo y viajar a otras partes del cuerpo. Es más, asegura que tras los resultados "ya me he deshecho de todos esos recipientes [de comida] que solía usar y si tuviera hijos pequeños modificaría la forma de preparar [la fórmula de la leche]".

El profesor Oliver Jones, de la Universidad RMIT en Melbourne (Australia), señaló que los niveles de exposición de los bebés eran estimaciones, no mediciones, por lo que "No deberíamos hacer que los padres se sientan mal por usar biberones de plástico". Sin embargo, añade que "este estudio ilustra que el problema de los microplásticos es probablemente mucho más grande de lo que pensamos [y] algo con lo que tenemos que empezar a lidiar".

Resultados con la preparación tradicional de un biberón

Este reciente estudio con biberones comenzó de manera casual cuando un investigador que estaba desarrollando filtros encontró que se seguían obstruyendo con microplásticos, y así llegó hasta el equipo de laboratorio de polipropileno.

El grupo de investigación siguió las directrices internacionales de esterilización para hacer la fórmula para bebés en 10 biberones diferentes. Esto implica esterilizar con agua a 95º C, y luego agitar en el biberón el polvo de la fórmula con agua a 70º C.

Tanto el agua caliente como el batir el contenido produjeron una gran cantidad de microplásticos, que son mucho más pequeños que el ancho de un cabello humano. Los nanoplásticos son tan diminutos que son muy difíciles de contar, pero los científicos estimaron que se produjeron billones por litro de líquido.

Tras combinar los datos de su experimento con el número de bebés alimentados con biberón en todo el mundo, estimaron que los bebés están expuestos a 1,6 millones de partículas microplásticas al día durante su primer año de vida, cuando son alimentados con biberones de plástico. Los Estados Unidos, Australia y los países europeos tenían los niveles más altos, más de 2 millones de partículas por día, ya que son más los niños alimentados con biberón.

Cómo evitar los microplásticos de los biberones

Biberon 3

La OMS recomienda que los bebés sean alimentados exclusivamente al pecho durante los seis primeros meses de vida. Añade que, en caso de no amamantar "los bebés necesitan un sucedáneo apropiado de la leche materna, una preparación para lactantes", y explica cómo preparar el biberón de tu bebé con leche de fórmula de manera segura, para que sea saludable.

Asegura la OMS que las preparaciones en polvo para lactantes no son estériles: pueden contener bacterias nocivas capaces de provocar graves enfermedades en los lactantes. La preparación y la conservación correctas de estas leches reducen el riesgo de que el bebé contraiga alguna enfermedad.

Por eso señala que los utensilios utilizados para alimentar a los bebés y para preparar las tomas (biberones, tetinas, tapaderas, cucharas) tienen que ser limpiados a fondo antes de su uso.

Los científicos del Trinity College sugieren que un paso adicional al lavar el biberón puede evitar los microplásticos producidos durante la preparación habitual de la fórmula. Para esterilizarlo, hervir el agua en un recipiente que no sea de plástico (hervidor, olla) y, cuando está a temperatura ambiente, se vierte dentro del biberón y se agita tres veces.

La leche de fórmula también se prepara en un recipiente que no sea plástico, se deja enfriar y se vierte en el biberón ya limpio. Explica John Boland que esas medidas "reducirán drásticamente el número de microplásticos". No calentar el biberón en el microondas.

"Lo último que queremos es alarmar indebidamente a los padres, sobre todo cuando no tenemos suficiente información sobre las posibles consecuencias [para la salud]. Estamos pidiendo que se reevalúen las directrices actuales para la preparación de la fórmula cuando usen biberones de plástico para bebés".

Otras soluciones pasan por usar biberones de cristal, aunque son más pesados para que los bebés puedan sostenerlos y se pueden romper, y se desarrollen nuevos revestimientos resistentes para evitar que el plástico desprenda partículas.

El profesor de la Universidad de Dublín asegura que los plásticos son materiales con muchas aplicaciones útiles y "que están aquí para quedarse", así que "tendremos que hacerlos más seguros y resistentes".

Vía | The Guardian

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Por qué es recomendable hervir el agua para el biberón incluso si es embotellada, Las madres que eligen no amamantar deben ser respetadas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios