Síguenos

intoxicación.jpg

La ingesta de productos tóxicos es una causa muy frecuente de visita al hospital en niños menores de seis años. La primera medida a tomar es la prevención. Evitar que los niños tengan fácil acceso a los productos tóxicos puede ahorrarnos un gran disgusto. Por eso, quitar de su alcance, en alto o bajo llave, todas las sustancias peligrosas que se encuentren en la casa y mantener siempre los productos en su envase original; cambiarlos puede ocasionar graves confusiones. Es fundamental también tener a mano el teléfono de urgencias toxicológicas (en España 91 562 04 20 las 24hs) para saber cómo actuar lo antes posible en caso de intoxicación.

Las intoxicaciones más comunes, que pueden incluso causar la muerte, se deben a la ingestión de:

  • Medicamentos (analgésicos, antidepresivos, sedantes, etc)
  • Productos de limpieza (lejía, amoníaco, sosa cáustica, desatascadotes, detergentes, lavavajillas, limpia metales, limpia WC, etc)
  • Cosméticos (cremas, alcohol, shampoo, perfumes, etc)
  • Pesticidas e insecticidas
  • Pinturas, solventes e hidrocarburos (aguarrás, keroseno, gasoil, etc)
  • Bebidas alcohólicas
  • Plantas (hay plantas que pueden ser venenosas, informarse antes de comprarlas)

    peligro intoxicación.jpgSi el niño hubiese tomado algún medicamento o bebida alcohólica, el síntoma más claro es la somnolencia o el letargo repentino, una conducta extraña, dolor abdominal o directamente nos encontramos el envase del medicamento o la botella abiertos. En estos casos debemos provocar el vómito estimulando la faringe para que elimine el medicamento o la bebida, salvo que hubiese disminuido el nivel de conciencia del niño o padeciera una enfermedad neurológica previa.

    En el caso de haber ingerido productos que pueden causar quemaduras químicas en el organismo como productos de limpieza, solventes, cianuro, aguarrás, gasoil, etc, los síntomas de intoxicación pueden ser: vómitos (que pueden ser con sangre), babeo continuo, ardor en la boca y en la garganta, fiebre, hinchazón de boca y labios, dolor en garganta y pecho al tragar. ¿Qué hacer? No hay que provocar el vómito e incluso hay que intentar evitarlo para que el producto no vuelva a pasar por la laringe, causando aún más daño. Debemos administrarle enseguida un neutralizante casero como agua, leche, clara de huevo o aceite vegetal para diluir el producto y evitar mayor daño, pero en pequeñas cantidades para evitar vómitos.

    En ambos casos, luego de la primera atención en casa hay que acudir urgente al médico con el envase o la etiqueta del producto que haya sido ingerido para poder determinar cuál fue el tóxico y así proceder al tratamiento correcto. Si no estamos seguros cuál fue exactamente el medicamento que ha tomado, recoger en una bolsa todos los que haya en la casa y llevárselos al médico. Es importante también informar bien al médico sobre la cantidad que ha sido ingerida, el tiempo transcurrido, si ha vomitado o no y los síntomas que se produjeron. Una vez en el hospital o en el centro de salud, el médico determinará el tratamiento a seguir como lavado gástrico, administración de un absorbente o de laxantes.

    Más información | Instituto Nacional de Toxicología | Asociación Española de Pediatría | Babysitio.com

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario