Compartir
Publicidad
¿Debe la ley permitir que los padres miremos el móvil de nuestros hijos?
Ser Padres

¿Debe la ley permitir que los padres miremos el móvil de nuestros hijos?

Publicidad
Publicidad

El modo de comunicarnos ha cambiado muchísimo en los últimos años y sobre todo el de los jóvenes, que antes se hablaban por medio del teléfono, después con el Windows Live Messenger y los chats, y ahora, sobre todo, con los programas de chat privado de los smartphones (WhattsApp, Telegram, Messenger de Facebook, etc.).

Cuando hablaban por teléfono no había manera de saber de qué hablaban a no ser que estuvieras cerca, pero ahora la comunicación entre los niños y adolescentes deja registro y basta con coger sus móviles para saber de qué han estado hablando.

Dice la ley que eso está prohibido, que los padres no podemos mirar el móvil de nuestros hijos, sin embargo hoy mismo se ha publicado en El Mundo una entrevista a Emilio Calatayud, juez de menores, y en ella sostiene que a los niños hay que mirarles el móvil, eso sí, sin que nos pillen. De ahí la pregunta que sirve como título a esta entrada. ¿Debe la ley permitir que los padres miremos el móvil de nuestros hijos?

Qué dice la ley al respecto

Dice el artículo 18 de la Constitución, en el punto 1, que todas las personas tienen derecho a la intimidad, incluidos los menores:

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Y el mismo artículo, en el punto 3 dice que:

Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.

Esto quiere decir que, a menos que lo diga un juez, nadie puede mirar el móvil de nadie para leer sus conversaciones privadas. Ni siquiera si se trata de un padre que sospecha algo de su hijo.

La Ley Orgánica 1/1996 de protección al menor recoge lo que dice la Constitución y añade que los padres son actores principales en el proceso:

1. Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones.

5. Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros.

Finalmente, la Ley Orgánica 10/1995 del Cógido Penal, en el artículo 197 "Del descubrimiento y revelación de secretos" dice que:

1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.

La ley es clara: los padres no tenemos posibilidad de vigilar lo que dicen nuestros hijos sin vulnerar la ley.

¿Y no deberíamos tener amparo legal en estas cuestiones?

móvil

Eso es lo que dice Emilio Calatayud, que los padres tenemos que hacerlo, de igual modo que antiguamente nuestros padres nos miraban los cajones. Cito textualmente la pregunta y la respuesta, para que se entienda el contexto:

El 75% de la gente lo primero que hace al levantarse y lo último antes de acostarse es mirar el móvil.

Te voy a contar algo: tengo internadas a niñas porque un día fueron castigadas sin móvil y ellas maltrataron a sus madres con lesiones graves. Madres con la nariz rota. Y dos con intentos de suicidio por estar sin móvil... Creo que hay que violar la intimidad de nuestros hijos. Antes, nuestros padres nos registraban los cajones, ahora hay que mirar lo que hacen con el móvil... El caso es que no nos pillen.

Lo que aquí leemos es a un juez animándonos a que nos saltemos la ley. Me pongo en la posición de hijo, cuya madre probablemente revisó en alguna ocasión sus cosas con la excusa de "te lo estaba ordenando" y, aunque no tenía nada que esconder, nunca me hizo ninguna gracia: ¿qué relación de confianza se suponía que teníamos si tenía que espiarme?

Esta es la cuestión. Si tenemos que "violar la intimidad de nuestros hijos" algo hemos hecho mal, o muy mal. Habla Calatayud de niñas que han roto la nariz de sus madres por ser castigadas sin móvil, y lo usa como argumento para permitir a los padres la vulneración de una ley. ¿Acaso si los padres hubieran espiado el móvil de esas niñas, ellas hubieran sido adolescentes modélicas, amables y respetuosas? Para nada... están internadas por eso, pero si la agresión no hubiera sido por el móvil, días, semanas o meses después habría sido por otra cosa: por no darles dinero para salir de fiesta, por no comprarles una moto, por no hacer la comida lo suficientemente caliente o por llegar a casa y no tener la ropa doblada.

No es el móvil. No es espiar o no. Es la educación que a un adolescente se le ha dado (o no se le ha dado), es el entorno en el que ha vivido, es... Es una suma de un montón de errores o circunstancias que llevan a un niño a convertirse en un adolescente terrible.

Y no, no es cuestión de pegarles, como también explica en la entrevista cuando dice que hoy en día es más difícil ser padre porque "no tenemos la autoridad. Nos la quitó Zapatero: el derecho de corregir de forma razonada a nuestros hijos se suprimió en 2007. Y el Mariano no lo ha puesto", sino de educar bien a los niños para traspasarles unas normas y unos valores. ¿O acaso a los adolescentes de los que habla nadie les pegó ni castigó?

Lo que los psicólogos de Harvard recomiendan para educar a los hijos

No hace ni dos semanas publicamos una entrada que recogía todos los consejos que los psicólogos de Harvard ofrecen a los padres, basados en la evidencia, acerca de qué es lo que los padres tienen que hacer para educar bien a sus hijos.

Curiosamente (o quizás no sea tan curioso, sino simplemente obvio), en ningún momento se nos insta a los padres a revisar el móvil de nuestros hijos y en ningún momento se nos dice que los castiguemos o les peguemos cuando hacen algo mal.

Sí nos dicen que seamos un ejemplo valioso para ellos, que hablemos mucho, que tengamos una relación de cuidado amorosa con ellos, compartiendo espacio y tiempo y que les transmitamos los valores de equidad y de justicia, incluso cuando eso les haga enfadar porque a ellos, en ese momento, no les parezca justo; dicen también que tenemos que ayudarles a ser amables y agradecidos, que les ayudemos a ser empáticos con la gente cercana y con la no tan cercana y que les dejemos dar su opinión, ser críticos y tomar decisiones. Además, sugieren que les ayudemos a expresar sus emociones, a conocerlas, y a desarrollar el autocontrol, para que sean capaces de gestionar sus sentimientos más negativos dando una respuesta adecuada.

Todos estos consejos tienen un fin: educar a los hijos para que sean adolescentes y adultos responsables, comunicativos, amables, cercanos, críticos y motivados para hacer de este un mundo mejor.

Porque si se hace así, si los padres se implican en la educación, entonces no hará falta que nadie tenga que andar como un delincuente mirando el móvil de sus hijos. No hará falta porque habrá confianza y los hijos tendrán una libertad y autonomía acordes a su edad, su capacidad crítica y sus valores adquiridos.

Vamos, como hacemos todos con nuestras parejas. Yo jamás miraría el móvil de Miriam porque confío ciegamente en ella. Si algún día perdiera esa confianza y lo hiciera, tendría un problema tan grande, tan importante, la relación entraría en una fase tan peligrosa, que en vez de mirar su móvil lo que tendría que hacer es hablar con ella.

Fotos | iStock, Skinny Casual Lover
En Bebés y más | ¿Sabes lo que tus hijos están viendo ahora mismo en la red? Una impactante (y espeluznante) campaña, Los padres que no controlen a sus hijos en internet podrán ser multados, "Los pedófilos utilizan las redes sociales para contactar con los niños". Entrevista a Carlos Igual, Capitán de la Guardia Civil

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos