Síguenos

ojeras

Las ojeras son un problemilla con el que nos topamos muchos adultos, sobre todo al acumular el cansancio. Pero, ¿hay algo más allá que pueda indicar un problema físico? ¿Son normales las ojeras en los niños? ¿Qué les sucede a los niños con ojeras?

Las ojeras se definen como unas manchas más o menos lívidas, perennes o accidentales, alrededor de la base del párpado inferior. Se observan como círculos oscuros, rojizos, azulados, marrones o amoratados. En general este tipo de coloración es más evidente en los niños de piel clara, pero también pueden encontrarse en niños de pieles más oscuras.

Las causas de las ojeras, que pueden ir acompañadas de pequeñas “bolsas” o hinchazón de la zona, pueden ser variadas, desde genéticas a patológicas. Veamos de dónde pueden provenir esas ojeras y si podemos hacer algo para que desaparezcan o no.

Causas de las ojeras en los niños

Las ojeras en sí no constituyen un problema médico. Eso sí, producen un efecto antiestético al ver la cara del niño más apagada, la mirada triste e incluso un aspecto enfermizo si son muy marcadas. Por suerte, suelen ser pasajeras.

Pero muchos niños presentan ojeras por razones constitucionales (simplemente las tienen, forman parte de su fisionomía). En ello es posible un factor genético: puede que encontremos familiares directos con iguales caracterististicas, sin que ello implique enfermedad alguna.

Como causas de ojeras por razones patológicas pueden citarse el cansancio o el insomnio. Si un niño lleva un día (o varios) demasiado ajetreado, hemos hecho un viaje largo, o ha pasado malas noches, puede oscurecérsele la zona de las ojeras.

Pero es la congestión nasal la causa más frecuente de cambios de coloración en la zona de los ojos y como consecuencia de generación de ojeras. Esto sucede así porque las venas de los ojos se comunican con las venas nasales, por lo que en caso de existir congestión nasal, se ralentiza el flujo sanguineo en la zona lo que deriva en la aparición de las ojeras. Como la piel de esta zona de debajo de los ojos es tan fina, fácilmente se dejan ver las venitas.

Como causas frecuentes de congestión nasal se pueden citar los resfriados, la hipertrofia adenoidea (patología que reduce el espacio por donde el aire, que ingresa por la nariz, pasa hacia la laringe y tráquea), sinusitis y sobre todo por los cuadros de alergias respiratoria (rinitis alergica, asma).

Si hay algún eccema cerca de los ojos, o conjuntivitis, se puede enrojecer la zona debido a que el niño se rasca e irrita la piel sensible de debajo de los ojos.

Qué hacer si un niño tiene ojeras

Como consejos generales para los niños con ojeras, podemos destacar:

  • No debe pensarse que el hecho de tener ojeras indique un mal estado de salud o problemas del sueño. La mayoría de los niños presentarán ojeras algún día. Si existen otros síntomas de decaimiento, pérdida de apetito… o cambia el comportamiento del niño, se debe consultar al pediatra. Pero en principio si sólo detectamos esas ojeras podemos esperar al día siguiente: puede que tras un buen descanso, hayan desaparecido.
  • Las ojeras no tienen un tratamiento directo, pues no se recomienda el uso de cosméticos en los niños con el objeto de ocultarlas. Mucha precaución con los “remedios caseros” que pueden leerse por decenas en Internet y que podrían llegar a dañar la piel o los ojos de los niños. Ya hemos dicho que las ojeras en sí no son un problema médico, sino estético. Otra cosa es que sean síntoma de un problema de salud.
  • Lo que sí se debe evaluar son las posibles causas citadas y en caso de que se confirme alguna de ellas, deben tratarse para evitar el problema que ha generado la intensidad de las ojeras.
  • Si las ojeras son de alergias, deberíamos evitar cualquier cosa a la cual el niño pueda ser alérgico, no fumar en su presencia ni en casa, los animales domésticos dentro del hogar, almohadas de plumas o alfombras… El pediatra determinará, si es necesario, el tratamiento adecuado para cada caso.
  • Si existe congestión se puede elevar la cabecera de la cama para ayudar el flujo normal de las venas durante el sueño.

En definitiva, muchos niños tienen ojeras permanentes o esporádicas debidas a factores genéticos, fisiológicos o patológicos. Si son causadas por cansancio o falta de sueño, se ha de procurar que el niño descanse lo suficiente, y las ojeras desaparecerán, al tiempo que todo su organismo lo agradecerá.

Foto | Waponi en Flickr-CC
En Bebés y más | Alergia al polen en los niños, Un buen sueño facilita un día tranquilo, Ayudas para evitar el insomnio infantil

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario