Sigue a

dientes de leche

Cuando empiezan a asomar los primeros dientes en el bebé generalmente vemos estas pequeñas piezas blanquísimas. Pero conforme pasa el tiempo y el niño tiene todos los dientes podemos observar algunas alteraciones en el color. No toman café, no fuman, pero los dientes “de leche” no son tan blancos. Vamos a ver los tipos de manchas en los dientes de los niños.

Lo primero que hay que distinguir es que unos dientes que no son blancos no tienen por qué estar manchados. Cada niño, como cada persona, tiene su blanco particular dentro de muy diversas tonalidades (color “marfil”). Otra cuestión son las manchas que aparecen en esos dientes, tengan la tonalidad que tengan.

Frente a unos dientes manchados, hemos de preguntarnos el motivo y consultar al especialista. Aquí damos algunas orientaciones que nos pueden indicar a qué son debidas las manchas en los dientes de los niños y cuáles son las soluciones.

Tipos de manchas en los dientes de los niños

  • Una mancha de color gris oscuro o negruzca puede provenir de un derrame de sangre en la pulpa del diente, y ningún tratamiento la eliminará. Se puede producir después de un traumatismo en la zona, o si se le rompe un diente.
  • Después de un golpe o una rotura también se puede producir una tinción de color marrón grisáceo, cuando se “muere el diente”, proceso conocido como “necrosis o gangrena pulpar” (también puede producirse por otras causas, pero el traumatismo es la principal). La inflamación del tejido pulpar en el interior del diente impide que el riego sanguíneo sea viable, con lo que el tejido empieza a degradarse y sufre una degeneración o necrosis. El diente se vuelve insensible al frio o al calor, pero extremadamente doloroso al tacto, puesto que se produce una salida de pus y bacterias hacia el periápice.
  • Una mancha amarillo-verdosa puede ser causada por un cultivo de bacterias, si el niño no se lava los dientes como conviene. Se puede quitar la mancha frotándola con un abrasivo, pero tiende a reaparecer. Hay que mejorar la técnica de cepillado e insistir en las zonas manchadas especialmente.
  • La mancha color naranja suele ser producida por un depósito de bacterias que se puede eliminar con el cepillo de dientes. Suele acumularse en la base del diente, junto a las encías, o en la parte interior de las piezas dentales, pues es en esos lugares a los que el cepillado llega con menos efectividad si no se realiza cuidadosamente.
  • Una mancha negra puede haber sido provocada por medicamentos tónicos a base de hierro, medicamentos que debieron ser administrado con un tubo de cristal, para evitar el contacto con los dientes. No se quitará esa mancha frotando, ni raspando, pero en el plazo de un año irá desapareciendo paulatinamente.
  • Pigmentaciones por tetraciclina: los dientes son susceptibles de teñirse debido a este antibiótico desde los seis meses de gestación (vida intrauterina) hasta los 12 años de vida. Recordemos que los dientes del bebé empiezan a formarse en el útero materno, de modo que la mujer embarazada ha de evitar este medicamento (además de incluir en su dieta cantidades adecuadas de calcio, fósforo, vitamina C y vitamina D para el correcto desarrollo dental). A los niños se les pueden teñir los dientes temporales o los permanentes. Al inicio esta pigmentación es amarilla, pero con la luz toma un color marrón.
  • Mancha por fluorosis, debidas a una ingesta excesiva y prolongada de flúor. Como sabemos, lo mejor para niños pequeños es usar una pasta de dientes sin flúor. Estas manchas se pueden presentar con un aspecto moteado, blanco o de color, porque puede haber pérdida de esmalte, y al quedar expuesta la dentina se facilita la tinción del diente con sustancias que se depositan sobre él.
  • Manchas blancas por caries. Los dientes cariados están dañados por los ácidos formados en la boca. Una caries surge porque el ácido disuelve paulatinamente el esmalte, que ya no se recobra más, y luego se destruye la dentina, situada debajo del esmalte, y ya no se vuelve a formar. La caries en sus etapas iniciales se ve como una mancha blanca (conocida como caries blanca o caries de leche), debido a la desmineralización del esmalte. Se tiene que eliminar inmediatamente para que no siga con su avance.
  • Manchas marrones y negras por caries, es el siguiente paso en la evolución de la caries, cuando las bacterias se han hecho dueñas de esa parte dañada. Una caries que se extiende puede ablandar el resto de la pieza dental. Por eso no hay que dejar pasar ninguna mancha de este tipo y acudir al odontopediatra para que efectúe el tratamiento adecuado.

Como ya hemos apuntado, las soluciones a los distintos tipos de manchas, si es que las hay, varían en cada una de ellas. Desde un buen cepillado al empaste, o una adecuada prevención, lo que importa es detectarlas a tiempo y no permitir que la salud bucodental del niño se deteriore.

Para evitar las manchas en los dientes de los niños, nada mejor que animarles a cepillarse los dientes, hacerlo de manera habitual y con una buena técnica. Ante unos dientes manchados hay que consultar al pediatra o al ontopediatra para que nos diga cómo actuar.

Foto | Snake3yes en Flickr-CC
En Bebés y más | ¿Qué hacer si se le sale un diente?, Dientes sin caries, Caries de biberón, Cómo limpiar los dientes del bebé, Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario