Sigue a Bebesymas

Sue Gerhardt

Hace unos días os hablaba de algunas conclusiones extraídas del documental de Eduardo Punset sobre el cerebro de los niños y hoy voy a finalizar con el resto del análisis de la entrevista con Sue Gerhardt.

La pregunta del millón, ¿Se les deja llorar a los niños o no?

No, si el llanto es fruto de una situación estresante y se puede evitar. Me explico. Los niños lloran por muchas cosas, porque tienen hambre, sueño, porque se caen al suelo, porque un ruido les asusta, porque… No todas las situaciones les producen estrés o miedo, pero sí algunas de ellas.

Hay niños a los que dejarles en la cunita solos no les produce ningún miedo o estrés y por tanto no lloran. Hay otros en cambio que se sienten solos, sienten miedo, y lo viven como una situación estresante, y lo expresan mediante el llanto.

Hay niños que se sienten estresados a la mínima y que lloran a menudo, y hay otros que pese a estar sólos o sentirse solos, tienen más tolerancia al estrés y no lo manifiestan. Todo depende del niño y repito de nuevo la frase de Sue Gerhardt: “lo importante es que el bebé no se estrese demasiado.”

¿Y como saber qué estresa a un bebé?

Pues yo diría que con un poco de empatía. Poniéndonos en su lugar y en su inmadura cabecita para entender que los bebés conocen muy poco el lugar en el que viven, nos conocen poco a nosotros y pese a ello nos dan su vida y confían en nosotros porque somos lo único que tienen.

Los niños entienden muy poquitas cosas de lo que les rodea y por eso nosotros somos sus brazos, sus piernas, sus oidos, sus ojos y su rincón de tranquilidad cuando los cogemos en brazos.

“A los bebés les resultan estresantes cosas relativamente pequeñas. Por ejemplo, para un bebé estar lejos de su cuidador durante demasiado tiempo es muy estresante, ¡porque le va en ello la supervivencia! Un bebé no sabe si sobrevivirá o no: necesita a alguien que le cuide.”

Pero si lo cojo mucho en brazos o estoy todo el día por él, se va a malcriar ¿no?

Sue Gerhardt comenta que “los niños que tienen unos vínculos afectivos seguros funcionan mejor en la escuela, su rendimiento es superior en todos los aspectos. El tacto está resultando muy importante para el desarrollo. Así que hay que sostener en brazos al bebé, llevarlo a los sitios, tocarlo… todo lo que genere placer, de hecho; porque las pruebas parecen demostrar que las sustancias bioquímicas relacionadas con el placer y con todo lo que genera placer realmente ayudan a que se desarrollen las funciones superiores del cerebro.”

Con respecto a la salud mental, una de las grandes epidemias del momento, que tiene visos de seguir aumentando “la investigación actual demuestra que, en los trastornos de la personalidad, concretamente, todo apunta nuevamente a la primera infancia”. Es decir, lo que suceda mientras el cerebro de un bebé se está formando puede afectar enormemente a la salud mental del futuro adulto, tanto para bien, como para mal.

Para acabar, me quedo con una frase de Sue, “la primera infancia es en realidad la base de la salud mental”.

Más información | Holístika (transcripción de la entrevista del documental) , EduardPunset.es
En Bebés y más | Documental: El cerebro del bebé por Eduardo Punset (segunda parte) , Documental: El cerebro del bebé por Eduardo Punset (1) , El cortisol resultante del estrés afecta al desarrollo cerebral del bebé durante el embarazo , La química del apego seguro , ¿Como son los bebés por dentro?, por Punset

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario