Compartir
Publicidad

¿De verdad las chucherías provocan lombrices en los niños?

¿De verdad las chucherías provocan lombrices en los niños?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las infecciones parasitarias intestinales, comúnmente conocidas como “lombrices”, provocan un número considerable de niños infestados en cualquier país. Aunque con el tratamiento adecuado desaparecen, son molestas y queremos evitarlas, en ocasiones no con el argumento adecuado.

Es una de las razones que más aducen los padres a la hora de limitar el consumo de golosinas por parte de los niños, pero ¿realmente las chucherías provocan lombrices?

Recordemos que las parasitosis intestinales más frecuentes en nuestro entorno son las producidas por los oxiuros o “Enterobius vermicularis”. Son infecciones intestinales que pueden producirse por la ingestión (o inhalación) de quistes de protozoos, huevos o larvas de gusanos. Es decir, que, a no ser que la golosina esté infectada con quistes, huevos o larvas (como cualquier otro alimento), no se van a producir lombrices en el niño.

No obstante, existen muchas otras razones sí válidas para que los niños no tomen golosinas de manera habitual: producen caries, tienen un exceso de azúcar, contribuyen a la obesidad… Se trata de un “alimento” situado en lo más alto de la pirámide alimentaria, por lo que su consumo ha de ser ocasional.

Prevenir las lombrices en los niños

Existen ciertas maneras de prevenir la aparición de lombrices, consejos efectivos que ha de aplicarse toda la familia:

  • Todos los miembros del hogar deberán lavarse bien las manos con especial cuidado limpiando debajo de las uñas. Este hábito es fundamental antes de cada comida, después de ir al baño o tras un cambio de pañales.

  • Hay que mantener cortas las uñas de los hijos para evitar que se rasquen y, consecuentemente, se formen llagas.

  • Se recomienda limpiar cuidadosamente los glúteos y el ano del niño después de ir al baño y revisarlo si está apendiendo a hacerlo solo.

Si ya se ha producido la infestación por lombrices, hay que acudir al pediatra para que nos dé el tratamiento adecuado (también si solo lo sospechamos pero no estamos seguros, ya que lo mejor es tratar las lombrices cuanto antes). La reinfección es muy posible: los siguientes consejos nos ayudarán a evitarla.

  • Conviene lavar las sábanas, la ropa, el pijama y las toallas que haya usado el niño infectado el mismo día que tome el medicamento para tratar la oxiuriasis. Hay que procurar no sacudir la ropa contaminada para que los huevos no pasen al aire y caigan en otras superficies del hogar.

  • Si el niño duerme con un pijama cerrado, evitaremos que se rasque durante la noche y se minimiza el riesgo de pasar los huevos de oxiuro a manos y a sábanas.

  • Es aconsejable desinfectar los inodoros de casa para evitar cualquier contagio a otros miembros de la familia.

En definitiva, las lombrices en los niños no se producen por el consumo de golosinas, este es un mito como tantos otros que envuelven el tema de la salud, aunque por una vez no sea peligroso e incluso ayude a reducir el consumo de las chucherías, que nunca está mal. Pero lo que sí hay que saber es que se pueden prevenir las molestas lombrices de la manera correcta y no dejarlas pasar.

Foto | iStock
En Bebés y más | Las caries en niños pequeños: frecuentes pero prevenibles, Nueve hábitos que pueden perjudicar la salud bucal del niño, Oxiuriasis: el niño tiene lombrices

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos