Síguenos

sufrimiento_fetal.jpg

Se trata de una disminución del aporte de oxígeno que el futuro bebé recibe durante el parto, llegando esta disminución a ocasionar daños que son irreparables en los tejidos cerebrales o incluso algo peor.

Esta peligrosa complicación, suele deberse a una lesión en la placenta de la mamá o a un problema circulatorio de la madre que altera la calidad o la cantidad de sangre que intercambia con el futuro bebé. A una amiga nuestra le pasó que por sufrimiento fetal, tuvieron que hacerle la cesárea a toda prisa, por suerte no pasó nada, pero el susto fue grande.

Durante el inicio del parto, ya hubo complicaciones, la mamá no dilataba y había salido unos 10 días de cuentas. Perdía algo de líquido amniótico y por esto acudió al hospital. Quisieron provocar el parto rompiendo la bolsa amniótica y en ese momento detectaron que los latidos del bebé se volvían irregulares. La llevaron rápidamente al quirófano para practicarle una cesárea.

La niña nació bien aunque como trago algo de líquido amniótico, la llevaron al centro prenatal para que estuviera unos días bajo observación. Por suerte, salió todo bien.

El sufrimiento fetal es más común cuando hay crecimiento intrauterino retardado, algún problema con el cordón umbilical, cuando la futura mamá sufre de hipertensión arterial, diabetes, etc.

Los médicos hablan de sufrimiento fetal cuando ven a través del monitor que la frecuencia cardiaca se altera durante el seguimiento del parto. Pero también lo saben a través del test de Apgar, una vez que ha nacido. Cuando un médico sospecha la existencia de la pérdida del bienestar fetal, toman medidas como, que la madre cambie de postura o ponerle oxígeno, pero si no hay resultados, entonces se extrae lo antes posible al bebé.

Más información | Cielo
Más información | Crecer juntos
Más información | Latin Salud

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios