Sigue a

cesareaNa

La cesárea es la intervención más practicada en obstetricia, y se viene llevando a cabo desde hace siglos. El Dr. Michael Stark, Director del Hospital General Misgav Ladach de Jerusalén, ha perfeccionado un nuevo método para efectuar cesáreas, el método Misgav Ladach, que está demostrando desde hace unos años ser más seguro y simple que el de las realizadas tradicional y convencionalmente.

El Método Misgav Ladach, denominado así por el hospital en el cual fue introducido por primera vez (en Jerusalén), está siendo usado en la actualidad en diversos centros médicos de Suiza, Suecia, Italia, Alemania, Estados Unidos, Rusia, Etiopía, Kenya, Tanzania, Zambia, Uganda, India, Pakistán, China y Perú.

El profesor Michael Stark, del que supe por primera vez al ver su participación y referencias a esta técnica en un reciente Congreso Internacional sobre el parto, es quien desarrolló y realiza esta intervención de cesárea rápida.

Ventajas de la cesárea rápida frente a la convencional

La técnica de Misgav-Ladach se caracteriza por ser una intervención que supone una reducción considerable en el tiempo de la operación, que pasa de unos 30 a 60 minutos en la cesárea convencional, a unos 8 a 15 minutos en el parto por cesárea con este método.

La operación es tan rápida que también se requiere menos anestesia. De hecho, se extrae al bebé del útero materno en menos de dos minutos.

El coste hospitalario también se ve reducido por las razones que vemos a continuación. Éstas son algunas de las ventajas de este tipo de intervención según el Profesor Stark:

Los beneficios de este tipo de césarea, respecto a la intervención tradicional son múltiples; se utilizan menos suturas en las pacientes, ya que se omiten las suturas del peritoneo visceral y parietal, también disminuye el sangrado transoperatorio, el dolor post-operatorio de la madre y no suelen darse complicaciones febriles.

Esto conlleva una reducción en la aplicación de analgésicos y antibióticos y en cuanto al material quirúrgico empleado, en términos globales, se reduce en gasto de material quirúrgico aproximadamente en un 50%.

La madre también se ve favorecida por otros puntos a tener en cuenta en su recuperación, como que pueda comer y beber pocas horas después de la cesárea. La vuelta a las funciones intestinales normales es más rápida, hay menos cicatrices en las capas abdominales y menos hemorragias (sangrado).

cesarea

Detalles de la técnica de Misgav Ladach

Después de la incisión transversal en la piel, se separa el tejido adiposo y se abre la aponeurosis (tendón en forma de lámina aplanada que se encuentra principalmente en la región abdominal) transversalmente, en la línea media, en una extensión de unos 5 centímetros.

Con tracción digital, es decir, manualmente con los dedos, se amplía la incisión y se separan los músculos rectos abdominales. Se realiza otra pequeña incisión en el útero. Se extraen entonces el feto y la placenta. Después, lo único que suturan, es el útero materno ya que el resto de capas del abdomen se cierran y cicatrizan sin sutura de manera natural, salvo la aponeurosis y la piel.

En resumen, la técnica de Misgav-Ladach implica: una incisión transversal, disección roma, sutura de menos planos, uso de menor cantidad de material quirúrgico, inicio de la alimentación en el postoperatorio inmediato, y la capacidad de la mujer de caminar una vez pasado el efecto anestésico, para ser dada de alta incluso después de 6 horas del procedimiento.

Según las fuentes consultadas, desde el 2002 la OMS recomendó usar esta técnica siempre que fuera posible, aunque no he encontrado la referencia concreta en la web de la Organización Mundial de la Salud.

En el 2004 nació en Berlín la Nueva Academia Europea de Cirugía (New European Surgical Academy, NESA), presidida por Michael Stark, creador de la técnica. Esta institución sin ánimo de lucro tiene como propósito la investigación y reevaluación de técnicas quirúrgicas eliminando los pasos innecesarios y estandarizándolas de manera que sean fácilmente aplicable, seguras y que ofrezcan beneficios a los pacientes con el menor impacto a la institución.

Los testimonios de distintos profesionales que han llevado a cabo esta técnica parecen dar resultados muy positivos en comparación con la cesárea tradicional.

De cualquier forma, pienso que tanto esta técnica de la cesárea rápida Misgav Ladach como la que comentábamos de la cesárea “natural”, que se centraba en la mujer, sólo deberían practicarse en los casos necesarios y no aumentar el número de cesáreas innecesarias.

Más información | Med UNNE, Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, Salut
Foto | Wikipedia CC
En Bebés y más | El parto científico humanizado, una opción más natural , Que no os separen, campaña para promover el contacto entre el recién nacido y su madre, La importancia del contacto precoz

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios