Sigue a Bebesymas

Lactancia dormido

El sueño de los bebés es uno de los temas que más preocupan a los padres desde que el bebé nace. Normalmente debido a que los padres se crean unas expectativas sobre el sueño de su bebé (“a ver si tengo suerte y duerme toda la noche”) irreales, ya que un bebé recién nacido tiene que alimentarse frecuentemente.

En un intento por conocer los ritmos biológicos de los bebés, el servicio de Neonatología del Hospital Clínico de Granada está realizando un estudio sobre los patrones del sueño de los recién nacidos y su relación con la edad gestacional y la luminosidad ambiental.

A pesar de que el estudio no ha finalizado todavía, ya se han extraído unas primeras conclusiones, bastante interesantes. El jefe de la unidad de Neonatología explica que En el recién nacido no hay ritmo de melatonina, la hormona que induce y regula el sueño, y éste no se adapta hasta los cuatro o seis meses tras el nacimiento”.

La melatonina es una hormona vital para los ciclos vigilia-sueño, y su ritmo en los bebés mejora gracias a factores externos tales como mantener la luz durante el día y oscuridad y silencio durante la noche, es decir, no bajar las persianas de día, pese a que esté durmiendo, y hacer de la noche lo que es (o debería ser), oscuridad y silencio.

Pero no sólo estos factores externos influyen, sino que “se ha visto que la interacción madre-hijo probablemente tiene una importancia mayor para ir expresando un patrón del sueño más maduro”, siendo clave la lactancia materna en este proceso.

La leche materna beneficia la regulación de los ritmos biológicos del bebé porque contiene melatonina en concentraciones irregulares que varían en función del momento del día. De esta manera el bebé que toma leche materna está ingiriendo diferente cantidad de melatonina según la hora de la toma, y por tanto está recibiendo un plus de información referente al momento del día en que se encuentra. Si sumamos a este hecho los conocimientos que ya tenemos acerca de la composición de la leche materna, en la que se incluye el triptófano, aminoácido que ayuda a conciliar el sueño, no podemos más que afirmar lo siguiente: la lactancia es una aliada del sueño.

En definitiva, el objetivo del estudio es el de “conocer aún más la época de adaptación del recién nacido a la vida extrauterina y el aprendizaje del organismo. Conocer todos los patrones para profundizar en los trastornos”.

Vía | Granada Hoy
En bebés y más | Ayudar al bebé a dormir por las noche | Sueño slow

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario