Sigue a

vacuna

La vacunación debe de ser un momento estresante y doloroso para el bebé, y un mal trago también para los padres que buscan el modo de calmar a los pequeños. Hay algunos modos de hacerlo, y el azúcar parece confirmarse como un calmante para el dolor de las vacunas.

Ya hace un tiempo os comentábamos que una cucharada de azúcar alivia el dolor, y también hay estudios que señalan que son eficaces en este sentido las soluciones dulces administradas a bebés que se enfrentan a procedimientos dolorosos como el análisis de sangre que se hace, al nacer, mediante un pinchazo en el talón.

Ahora expertos de la Universidad de Toronto han estudiado y recopilado estudios sobre el efecto del azúcar para calmar el dolor del pinchazo que confirman esos datos.

Según concluyen, los recién nacidos tienen menos posibilidades de llorar al ser vacunados si antes han tomado alguna solución azucarada, en concreto un 20% menos de probabilidades de llorar, y también durante menos tiempo.

La investigación, publicada en la revista “Archivo de enfermedades de la infancia”, (Archives of Disease in Childhood, en inglés), está basada en la información recogida tras analizar el comportamiento de mil bebés al ser vacunados y en 14 estudios clínicos similares.

El estudio se titula “Efficacy of sweet solutions for analgesia in infants between 1 and 12 months of age: a systematic review” (“La eficacia de las soluciones dulces para la analgesia en niños de 1 y 12 meses de edad: una revisión sistemática”).

Así como estos resultados se relacionan con la glucosa, los científicos descubrieron que la ingestión de entre un par de gotas a media cucharadita de sacarosa (azúcar común) y glucosa tenían un impacto en la reducción del tiempo que los bebés lloran. Ellos han señalado que

los profesionales de la salud deberían considerar el uso de la sacarosa y la glucosa, antes y durante la inmunización.

Pero no me imagino dándole a un bebé recién nacido una cucharadita de azúcar... Creo que un buen sustituto es la lactancia materna (la lactosa se descompone en dos azúcares, la galactosa y la glucosa). Y los bracitos y mimos, antes, incluso durante y después de la vacuna. Probablemente no hay mejor calmante.

Vía | BBC Mundo
Foto | stevendepolo en Flickr
Más información | Archives of Disease in Childhood
En Bebés y más | El paracetamol reduce la respuesta inmune de las vacunas, Calmar el dolor del recién nacido

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios