Compartir
Publicidad

Se hace un traje con bolsas para almacenar leche materna para denunciar la situación de las madres trabajadoras

Se hace un traje con bolsas para almacenar leche materna para denunciar la situación de las madres trabajadoras
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Kasey Jones es artista y madre reciente, y como muchas madres, tuvo que volver a trabajar tras tener a su bebé. Comenzó a hacerlo a tiempo parcial cuando su bebé tenía sólo cuatro semanas y decidió seguir dándole su leche, para lo cual debe extraérsela en su lugar de trabajo.

Para denunciar la situación de las madres trabajadoras confeccionó un traje con bolsas para almacenar leche materna y así llamar la atención sobre el escaso apoyo que se les da en la sociedad.

"Como tratamos a las madres en nuestra sociedad refleja qué valoramos más y qué menos".

Kasey señala en su cuenta de Instagram, donde hizo públicas las fotos, que es incomprensible la presión a la que son sometidas las madres para dar leche materna a sus hijos y a la vez por volver a trabajar lo antes posible.

Tienen que lucir bien y rendir en sus trabajos, sin importar las noches sin dormir, la tristeza por pasar horas separada de tu bebé y que tengan que extraerte leche cada cuatro horas en el baño de la oficina.

Hay mucho que mejorar y mucho que se puede hacer para dar a las madres trabajadoras el lugar que se merecen, sin verse forzadas a elegir entre la maternidad y su profesión.

Bajas maternales lamentables

Se debería facilitar a las madres trabajadoras, por todos los medios posibles, que cuiden de su bebé el mayor tiempo posible extendiendo los permisos de maternidad, que en algunos países son realmente ridículos.

En España, el permiso de maternidad es de 16 semanas y se viene hace años luchando sin éxito para extenderlo a seis meses, el plazo de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS.

Pero hay países que salen peor parados. En Estados Unidos, la legislación estadounidense sólo protege el puesto de trabajo a los trabajadores durante 12 semanas tras tener un hijo. Tan sólo 3 meses.

En el otro extremo encontramos a países como Suecia con 480 días o Noruega con 392 días de permiso repartidos entre el padre y la madre, una gran diferencia frente a otros países europeos como Liechtenstein que solo tiene un permiso de 56 días para la madre.

Un esfuerzo que nadie valora

Está claro que para una madre lo que más importa es su bebé y el esfuerzo por extraerse leche cuando vuelva a trabajar lo hará por su hijo. Pero es lamentable que las empresas y la sociedad en general no valoren ese esfuerzo.

Al volver al trabajo, las madres que deciden seguir dando el pecho a sus bebés se encuentran con un camino lleno de obstáculos. Necesitan del apoyo de la empresas y de la comprensión de sus compañeros, así como contar con espacios adecuados para extraerse la leche en condiciones. Merecen un sitio digno, limpio, tranquilo y confortable para extraerse el alimento que darán a sus bebés, y no tener que hacerlo en un sitio tan poco higiénico como es un baño.

Kasey tiene toda la razón. La maternidad no tienen en nuestra sociedad el valor que merece. Es lamentable que las madres trabajadoras no puedan pasar más tiempo con sus bebés recién nacidos que necesitan de ellas. Pero no sólo eso, sino que al volver al trabajo no cuenten con el apoyo para seguir dándoles su leche si es lo que han decidido.

Vía | Instagram Kasey Jones
En Bebés y más | Amamantar y trabajar: qué necesitan las madres para que sea posible

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos