Síguenos

LM

Normalmente, la leche es blanca, pero ciertos factores pueden hacer que varíe el color de la leche materna volviéndola amarillenta, azulada, verde, roja o marrón.

La alimentación de la madre, algún medicamento o causas fisiológicas pueden provocar un cambio de color en la leche.

La primera leche producida por los pechos después del nacimiento del bebé es el calostro, una sustancia acuosa de color amarillento o anaranjado con grandes propiedades para el recién nacido.

Pasados los primeros días, el calostro va perdiendo su color y la leche se vuelve cada vez más blanca. Incluso el color blanco puede variar dependiendo el momento de la toma. Al principio, la leche es más pálida por ser menos grasosa, es un blanco más transparente, ligeramente azulado, mientras que hacia el final de la toma, la leche se vuelve más densa, de un color blanco más cremoso.

El color de la leche materna puede variar según qué alimentos consuma la madre. Los colorantes, naturales o artificiales, contenidos en algunos alimentos pueden pasar a la leche de la madre y teñirla ligeramente.

El color rosado o anaranjado puede deberse al excesivo consumo de alimentos con conservantes como refrescos de naranja, gelatinas, zumos o algunos snacks.

Un color rojizo o marrón en la leche significa la presencia de sangre. Se debe a pequeñas heridas en los conductos mamarios provocadas por el aumento de sangre los días previos al parto. También puede deberse a heridas en el pezón o a una infección bacteriana.

Por su parte, un color verdoso en la leche puede ser consecuencia del consumo de bebidas isotónicas, del consumo habitual de vegetales de hoja verde como espinacas o acelgas, y de algunas vitaminas, especialmente las que son a base de algas.

Podría deberse también a una acumulación de material lipídico en los conductos mamarios.

Igualmente, algunos medicamentos tomados por la madre pueden provocar una variación en el color de la leche volviéndola azulada, verdosa o negruzca. Si el medicamento es compatible con la lactancia materna, no hay problema para el bebé.

El color de la leche no tiene nada que ver con su calidad y en cualquiera de estos casos se puede seguir dando el pecho al bebé. No le perjudica en absoluto y es una forma de que

Vía | lacted.com, criatures.cat
Foto | jessicafm en Flickr
En Bebés y más | ¿Qué contiene la leche materna?, Sabores de la leche materna

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios