Sigue a

bolsa_liquido.jpg

La cantidad de líquido que exista en la bolsa amniótica es muy importante desde las primeras semanas del embarazo. En algunas ocasiones hay una ligera pérdida de este líquido a causa de una infección, por una amniocentesis e incluso en ocasiones se desconocen las causas de esta pérdida.

Los síntomas suelen ser una especie de sensación de estar mojada u orinarse. En los casos más graves de pérdida de líquido se presenta además un flujo fétido o fiebre, aunque esto no se asocia a una fisura de la bolsa amniótica. Como norma general, la cantidad de líquido se verifica a través de una ecografía.

Siempre que se tenga cualquier duda hay que acudir al ginecólogo para verificar que no hay ningún problema. En el caso de que lo hubiera, seguramente será necesario el ingreso en el hospital para un mejor seguimiento del problema y así descartar una posible infección y asegurar que el bebé se encuentra en óptimas condiciones.

Con un adecuado reposo, generalmente suele recuperarse el líquido perdido, claro que siempre que esta pérdida sea leve. Para salvaguardar el bienestar del pequeño siempre hay que acudir al médico ante una duda y no restar importancia, ya que de ello depende el buen término del embarazo.

Más información | En femenino

En Bebés y más | El Líquido amniotico y lo que debemos saber

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario