Síguenos

ecografía

Durante el embarazo y las sucesivas ecografías que nos hacemos, uno de los recuerdos que permanecen en nuestra memoria son las medidas del feto, el peso y algún dato más. No obstante, la longitud del futuro bebé es uno de los datos de más difícil conocimiento.

Sabemos que a través de las ecografías durante el embarazo se estima el peso aproximado del bebé basándose en las mediciones de tres parámetros: la circunferencia abdominal, el perímetro de la cabeza y la longitud del fémur.

Además, existen fórmulas para calcular el peso fetal según la semana de gestación y calendarios para conocer peso y medidas durante el embarazo (junto al aumento de peso de la madre), aunque están basados en promedios.

Gracias a esas estimaciones y mediciones a tarvés de las ecografías podremos saber si el feto se desarrolla conforme a su edad gestacional, si será más o menos grande (aunque también puede haber muchos cambios en cuestión de semanas), pero lo que resulta más difícil de conocer es la altura del feto.

Ni antiguamente ni con los medios presentes es posible medir la longitud del bebé. Los aparatos actuales permiten medir la cabeza, huesos, extremidades, vasos sanguíneos, riñones… pero no se puede medir la longitud (a diferencia del embrión) porque el feto está encogido en el útero y sólo se estirará del todo una vez nacido.

En el embrión basta hacer una línea recta de uno al otro extremos de la “habichuelita” para ver su medida, hasta precisión milimétrica. Pero cuando se va desarrollando y conforme crece el feto, éste irá encogiéndose más para acoplarse en el reducido espacio que le provee el interior materno.

Incluso, el “desencogimiento” total puede llegar unas horas después de haber nacido, y como prueba están algunas medidas de bebés al nacer y al cabo de un par de días de nacidos, que no coinciden, con una diferencia tan considerable en aumento que hace pensar que es imposible que haya crecido tanto en dos días.

De modo que no nos extrañemos si nos dicen en las últimas semanas de embarazo que el bebé mide tantos centímetros y dicha medida no coincide con el “bebé real” que nace. Cuánto mide de alto el feto es una estimación un cálculo realizado gracias a la combinación de diversos parámetros, y, de momento, no se puede realizar con más exactitud.

Foto | Anthony Muñoz en Flickr
En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 33 a la 36, Cómo crece el bebé: de la semana 37 a la 40, Sorpresa al nacer: cuando las ecografías se equivocaron, Calendario para conocer las medidas y peso del feto durante la gestación

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario