Sigue a Bebesymas

Afrontar2

Una de las claves para un embarazo sano y feliz es cuidar la mente y tener el descanso adecuado. Hay muchas situaciones que nos pueden llevar a momentos complicados, pero si conseguimos evitar el estrés en el embarazo lo agradecerá nuestro cuerpo y el bebé. ¿Cómo conseguirlo?

Si el estrés se mantiene en el tiempo con cierto grado de intensidad puede causar daño tanto a la salud física como mental. Hay estudios que señalan que el estrés en el embarazo afecta al bebé (las hormonas del estrés atraviesan la placenta), y lo hace de manera muy diversa.

Durante el embarazo, puede haber ciertos momentos más estresantes: si tenemos exceso de trabajo, si hay problemas familiares, si nos preocupa alguna prueba médica, cuando se acerca el momento del parto…

Es un grado de estrés habitual y normal, pero sabremos que el estrés empieza a afectarnos si tenemos síntomas psíquicos como ansiedad, insomnio, tristeza continuada o físicos como jaqueca, dolor de espalda, pérdida de apetito, facilidad para enfermar…

Entonces conviene consultar al especialista si los síntomas se prologan en el tiempo y sobre todo intentar poner remedio a la situación de estrés. Es posible que necesitemos ayuda profesional si los efectos del estrés se prolongan, como en el caso de haber sufrido un acontecimiento traumático, una fuerte presión laboral, el rechazo de la pareja o la falta de apoyo…

Pero tenemos que procurar en la medida de lo posible buscar nuestro bienestar psíquico gracias a algunos “trucos” para evitar el estrés en el embarazo.

relax

Consejos para evitar el estrés durante el embarazo

Si sientes algún síntoma de estrés, ya sean físicos o emocionales (generalmente van unidos) es conveniente “echar el freno”, pararse a pensar qué nos está afectando y sobre todo empezar a realizar actividades que nos resulten placenteras.

No hay una respuesta única, cada mujer tendrá sus preferencias, pero si no sabes por dónde empezar, aquí te damos unos consejos que ayudarán a reducir el estrés y a que te sientas mejor durante el embarazo. Y no solo eso: hemos de pensar que el bebé también lo agradecerá.

  • Masajes durante el embarazo. Quién no agradece un masaje… Durante el embarazo, es una buena manera de descargar tensiones, de relajarse y por ejemplo dormir mejor si se hace antes de la hora de acostarse.
  • Baños relajantes. En vez de la ducha rápida de todos los días, vamos a procurar un momento de relax con un baño de espuma (eso sí, con jabón suave que no perjudique la piel).
  • Escuchar música, la que más nos guste, la que más nos relaje, la que nos haga tararear y mover la cabeza a su ritmo. Puede ser clásica o moderna, el caso es que todos tenemos nuestra música o canciones favoritas y pararse a escucharlas nos desconecta del mundo exterior y nos crea gran confort.
  • Ejercicios de relajación, como los que os hemos traído en diversas ocasiones a nuestras páginas. Es fundamental para realizar estos ejercicios buscar el momento más adecuado, en el que estemos tranquilas y cómodas. Aprender a relajarse es también una buena preparación al parto, ya que la relajación podrá ayudarnos a afrontar las sensaciones físicas durante el parto, así como a estar mentalmente tranquilas.
  • Leer. ¿Cuánto hace que no coges un libro? ¿No te gustaba leer antes? Siempre es buen momento para retomar esta afición que relaja cuerpo y mente y ayuda a conciliar el sueño.
  • Ver cine, nuestras películas favoritas o los estrenos. Ya sé que no está el precio de las entradas como para ir cada semana al cine, pero también existen los vídeoclubs, servicios de préstamo de bibliotecas… y alguna vez hasta en la tele podemos ver algún film interesante (aunque si os pasa como a mí acabaréis dormidas antes del fin).
  • Pasear, caminar durante el embarazo es una actividad muy relajante y beneficiosa para la mamá y el bebé, una actividad que conlleva múltiples beneficios y que deberíamos intentar hacer todos los días.
  • Hacer ejercicio. Caminar es uno de los ejercicios más adecuados durante el embarazo, pero hay otros muchos que nos pueden ir bien. Si no existe ninguna contraindicación, realizar ejercicio moderado y habitual durante el embarazo es bueno para la madre y para el bebé, reduce los niveles de estrés y proporciona un importante bienestar físico y mental. Salir en bicicleta, hacer natación, practicar yoga, el método pilates, tai-chi…
  • Dejar el trabajo al salir del trabajo. El estrés laboral es una de las principales preocupaciones de la vida actual. Es bueno desconectar al salir del trabajo, dejar las tareas para el horario laboral y marcarse algunas pautas como no coger el teléfono o no consultar el correo del trabajo cuando estamos en nuestro tiempo libre. Si nuestro trabajo nos provoca un estrés continuado que afecta a la salud, hay que plantearse ir al médico y explicarle la situación por si conviene que nos den la baja.
  • Dedicarte tiempo a ti misma, a estar guapa, a ir a la peluquería, a la esteticién, a la manicura… A menudo sentimos que los cambios que afectan a nuestro cuerpo son desastrosos e irreversibles. Pero se puede estar (y sobre todo sentirse) guapa y embarazada, y esto nos dará mayor seguridad y optimismo en el día a día.
  • Practicar sexo durante el embarazo es recomendable y seguro, si no existe ningún riesgo proporciona beneficios para todos, entre los que se encuentran la fortificación de la relación de pareja, mejor calidad del sueño y descanso…

En definitiva, cualquiera de estas prácticas o mejor, varias de ellas, pueden ayudarnos a evitar el estrés durante el embarazo y aumentar nuestro optimismo. Casi siempre, pensar en la gran recompensa que llegará con el nacimiento del bebé es una buena razón para intentar sentirnos mejor y superar los baches.

Fotos | Jorge González Chau y Schwangerschaft, en Flickr
En Bebés y más | Estrés en el embarazo, ¿puede afectar a mi bebé?, ¿Cómo combatir el estrés durante el embarazo?, Vídeos de masajes para embarazadas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario