Síguenos

el seno de la embarazada

Uno de los primeros cambios que muchas mujeres sienten, incluso antes de la primera falta, son en sus senos. ¿Cómo cambian los senos en el embarazo?

Las hormonas de la gestación hacen que muchas veces, desde los primeros días, los pechos empiecen a crecer y estén más sensibles. Desde entonces los senos son una de las partes del cuerpo femenino que más reflejan el nuevo estado, preparándose para la lactancia desde el comienzo.

Puede sentirse el pecho muy sensible a cualquier roce de la ropa o de la mano. Las mujeres relatan que se hinchan y sienten ciertos cosquilleos, pero sobre todo que la ropa es incómoda y cualquier costura se clava. Desde las primeras semanas los pechos van acumulando grasa y crecen, y a lo largo del embarazo los cambios son notables, aumentando varias tallas en muchos casos.

A algunas embarazadas lucir el escote les encanta, pero las que tienen el pecho más grande pueden sentir molestias por el peso excesivo. En ambos casos usar sujetadores adecuados, sin aros y con telas naturales es imprescindlble, ademas de asegurar un buen sostén que proteja los tejidos de la gravedad.

Los pezones también cambian, adquiriendo una tonalidad más obscura y haciéndose más grandes. La aureola, que es la piel que rodea el pezón también cambia de pigmentación y se hace más ancha. Las glándulas que tiene pueden hacerse más prominentes y suavizan la piel de la zona. También pueden estar hipersensibles y esto llega en algunos casos a ser incómodo y a molestar a las madres que dan el pecho.

La piel del pecho, estirada, deja ver las venas azuladas de forma notable en las mujeres de piel clara, ya que éstas también están haciéndose más fuertes para aumentar el flujo sanguíneo.

Pueden aparecer estrías por la dilatación de la piel y, en algunos casos, presentarse secrecciones de calostro cuando se oprime el pecho o se tienen relaciones sexuales.

Un sostén adecuado es muy importante, de algodón y que tenga la posibilidad de aumentar el contorno a medida que avance el embarazo. Algunas mujeres se sienten más cómodas durmiendo con él, pero es importante, tanto si se produce secrección como si no, el dejar el pecho al aire cierto tiempo al día y no lavar el pezón y la aureola con jabón para no resecarlo.

En Bebés y más | Molestias en el embarazo: hichazón y dolor en los pechos, Pérdidas de calostro durante el embarazo, El sostén de maternidad

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario