Ácido fólico, omega 3 y omega 6 en el embarazo para un mejor desarrollo cognitivo del bebé

Síguenos

embarazada

Se acaba de conocer un estudio que vuelve a poner en evidencia la importancia de una adecuada nutrición en el embarazo. La forma en que se alimente la embarazada repercutirá, inevitablemente, en la salud del bebé durante toda su vida.

El estudio realizado a nivel europeo durante diez años y coordinado desde la Universidad de Granada corrobora que una buena nutrición de la madre durante la gestación y la lactancia favorece un desarrollo psicomotor y cognitivo óptimo de sus hijos.

La investigación se realizó con más de 300 mujeres. A la mitad se le administraron suplementos de ácido fólico, omega 3 y omega 6 en el embarazo a partir de la semana 20 de gestación y luego se hizo un seguimiento de los niños desde que nacieron hasta que cumplieron los 9 años de edad.

Los niños de madres con mejores niveles nutricionales de omega 6 presentaban a los 4 años mejor agudeza visual y maduración de la retina. A niveles medios de omega 3, los niños se situaban en los percentiles más altos de inteligencia a los 6 años y medio, mientras que en cuanto al ácido fólico, notaron que influye en la rapidez de la resolución de problemas a los 8 años.

Más allá de que influya en la rapidez para resolver problemas, el ácido fólico es una ayuda indispensable durante el embarazo. Previene los defectos del tubo neural graves como espina bífida o anencefalia, entre otros defectos congénitos.

La recomendación es la de tomar ácido fólico desde tres meses antes de la gestación y continuar hasta al menos tres meses después, aunque en algunos casos se aconseja hacerlo durante todo el embarazo. Existen suplementos pero también se puede obtener esta vitamina a través de los alimentos como las verduras de hoja verde, el brócoli, las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos y el hígado.

El Omega 3, por su parte está presente sobre todo en el pescado graso, pero también hay alternativas al pescado para tomar omega 3 como los lácteos enriquecidos, las semillas de lino, las nueces, los cañamones y las pipas de calabaza.

Debido a la alta concentración de mercurio de la mayoría de los pescados grasos conocidos como pescados azules como el atún rojo, emperador, pez espada, etc, no se recomienda el consumo de más de dos raciones semanales de estos pescados durante el embarazo. Sin embargo, hay otros pescados que se pueden comer en el embarazo como el atún blanco, el salmón, las sardinas, etc.

En cuanto al Omega 6 es un tipo de ácido que se encuentra en algunos alimentos como las nueces, los cereales, el pan integral y la mayoría de los aceites vegetales.

Vía | Ideal salud
En Bebés y más | Tomar omega 3 en el embarazo reduciría resfriados en los bebés

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario