Compartir
Publicidad

Vuelta al cole: claves para sobrellevarla sin estrés

Vuelta al cole: claves para sobrellevarla sin estrés
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días están marcados por la vuelta al cole. Los niños que aún no han comenzado el curso escolar lo harán en los próximos días y todo tiene que estar listo para que el comienzo de clases sea lo menos estresante posible, tanto para los niños como para los padres.

La vuelta al cole ya está aquí, así que os daremos unas cuantas claves para sobrellevarla sin estrés. Con algunos consejos, basados en el sentido común y en el cariño, podréis acompañar a vuestros hijos con serenidad y optimismo en esta nueva etapa que comienzan.

Volver a la rutina

Tened en cuenta que tres meses de vacaciones para un niño es un montón de tiempo (para algunos padres, también, lo sé), pero los pequeños tienen una percepción del tiempo diferente a la de los adultos. Tres meses en la vida de un niño de tres años es una proporción enorme, que se va achicando a medida que el niño crece, pero aún a los mayores les cuesta el cambio, es como si en el verano hicieran un reset de su vida anterior.

Ha sido demasiado tiempo libres, sin horarios ni rutinas que seguir (al menos no tan estrictas como las del resto del año) y cuesta mucho, muchísimo, dejar el tiempo de ocio y volver, o empezar en el caso de los niños que nunca han ido, con madrugones, normas y rutinas totalmente diferentes a las de los últimos meses.

Reacomodar horarios

Los madrugones es lo que peor suelen llevar los niños. Hay quienes parecen despertadores humanos y en el verano se despiertan a la misma hora que el resto del año, pero otros muchos desajustan los horarios pues se acuestan más tarde, y por ende se levantan más tarde la mañana siguiente.

Lo ideal para que la vuelta a los horarios escolares no sea demasiado traumática es reacomodar los horarios de sueño y de comidas, unos días antes de el comienzo de clases. Los días previos hay que ir acostando al niño cada día un ratito antes, hasta que llegue a dormir las horas que necesite. Es decir, si el niño generalmente duerme 9 horas, por decir, debéis conseguir poco a poco, de a 15 minutos cada día, que se acueste a la hora necesaria para que duerma esa cantidad de horas.

Un buen descanso es fundamental para que la operación vuelta al cole sea exitosa y el niño consiga adaptarse rápidamente. No sólo para que le sea más fácil madrugar, sino para que no esté cansado durante el resto del día en el cole.

Preparar la vuelta al cole

Para ir entrando en ritmo, les vendrá bien que los hagáis partícipes de los preparativos de la vuelta al cole. Enséñale el baby que usará (o el uniforme si es el caso), preparad juntos la mochila, poned nombre a los materiales, forrad los libros....

Así comenzará a ver todos esos objetos como algo familiar, como si fueran los preparativos de un viaje. Si es posible, antes de comenzar las clases, haced el recorrido que haréis para ir al cole, enseñadle el cole, al menos por fuera, aunque sería ideal que ya hayan hecho una visita previa a la guarde y así el primer día ya conocen el lugar.

También podéis recurrir a libros y series infantiles en los que se hable de la vuelta al cole. Los niños se sienten muy identificados con sus personajes favoritos. A mi hija, que irá al "cole de mayores" en un par de días le encanta un capítulo de Caillou en la guardería.

Escucharle y comprenderle

Los niños nos envían señales. Si bien hay niños muy charlatanes que saben expresar sus sentimientos, hay otros que no lo son, o que son tan chiquitos que no saben comunicar sus sentimientos con palabras. Aún así, a todos los niños les afecta de una forma u otra la vuelta al cole, algunos están contentos, otros tristes, resignados, eufóricos, apáticos... y algunos todo eso junto.

Por eso, debemos saber captar sus señales, escucharles para poder comprenderles y acompañarlos en el proceso de adaptación. La comunicación entre padres e hijos es fundamental para afrontar las circunstancias que se van presentando, así que estad atentos a las emociones de vuestros hijos en este trance.

Una buena manera de que el niño se exprese es a través del juego, especialmente a través del juego simbólico (jugar al cambio de roles). Observándole y jugando con él podremos conocer mejor sus sentimientos.

Los niños que se estrenan en el cole

vuelta-al-cole

La vuelta al cole no es fácil para nadie. Es difícil, sobretodo si el niño no ha ido antes a la escuela infantil. No sabe de qué se trata. De repente, le dejan con una profesora y con niños desconocidos en un aula y los padres, de los que nunca antes se había separado, se marchan. Es desconcertante para cualquiera.

La angustia de separación es un trance traumático para el niño, pero como no podemos evitar separarnos cuando va a la guarde, debemos hacérselo lo más llevadero posible para que se acostumbre rápido a su nuevo entorno.

Ya hablaremos más en detalle en otro post sobre algunos consejos para ayudar al niño en la adaptación al cole, que vendrá muy bien a quienes van por primera vez a la guardería o al colegio, pero también para quienes, aún siendo veteranos, no llevan nada bien el comienzo de curso.

Positivismo

Una actitud positiva es muy importante para que el niño emprenda su nuevo camino con energía y optimismo. Somos nosotros quienes debemos transmitirle seguridad, serenidad y "buena onda".

Por más que se nos haga un nudo en la garganta de sólo pensar que nos separaremos, debemos mostrar una sonrisa y decirle que todo irá bien, que conocerá amiguitos nuevos (o que volverá a ver a los de antes), que se lo pasará genial, que va a jugar un montón y todas esas cosas buenas que tiene la escuela infantil o el colegio, que también las tienen.

No desaparecer y darles tiempo

Por último, dos recomendaciones que no por últimas menos importantes. La primera: por favor no desaparezcas como por arte de magia de su visión sin saludarle antes. Explícale antes de dejarlo en el cole el primer día, que mamá se va y que volverá pronto a recogerle. La angustia que le provoca al niño que le abandonen en un sitio en el que no conoce, con extraños, sin saber si volverán a por él es tremendamente mayor que si le adelantamos lo que va a suceder.

En segundo lugar, tened en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo. Hay niños que se adaptan rápidamente y al segundo día entran al cole como si hubiesen ido toda la vida, mientras que para otros la adaptación puede durar semanas, así que hay que darles tiempo. Y hablo tanto para niños pequeños como para los más mayorcitos, que aunque ya no se quedan llorando, la vuelta al cole igualmente puede costarles.

Espero que estas claves que os he dado os ayuden a sobrellevar mejor la vuelta al cole sin estrés. En casa también hay revolución pues la mediana empieza primero de primaria y la pequeña primero de infantil, así que mucho estreno. ¡Os deseo un buen comienzo de clases!

Fotos | Elizabeth/Table4Five y edenpictures en Flickr En Bebés y más | Consejos útiles para hacer la vuelta al cole más llevadera, Reacomodar las horas de sueño con la vuelta al cole

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos