Compartir
Publicidad

Propuestas para cambiar la Educación: no usar libros de texto

Propuestas para cambiar la Educación: no usar libros de texto
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empezamos con las propuestas para cambiar la Educación que ayer me comprometí a ir contando. La primera es esta: no usar libros de texto.

Los libros de texto no son malos por ellos mismos. Nos ofrecen una guía de contenidos y como tal podemos incorporarlos y usarlos en el aula. Siempre considerándolos como un recurso entre todos los posibles, pero no permitiendo que sean los que delimiten nuestra actuación ni sirvan como base fundamental del aprendizaje. No podemos dejar que los libros de texto maten la pasión por aprender.

Mantenidos de ese modo, como un recurso de apoyo, pueden ser válidos, pero para conseguir un verdadero cambio en nuestra manera de afrontar la programación de un curso y como base para que el niño aprenda, mi recomendación es evitarlos hasta que seamos capaces de nuevo de usarlos solamente como un recurso optativo. Pero mientras, seamos creativos.

No trabajar basándonos en el libro de texto nos va a permitir ofrecer al niño la posibilidad, de valor incalculable, de aprender que el conocimiento está en todas partes y que, en nuestra sociedad, es mucho más importante el saber buscarlo y analizar la veracidad de la fuente que el seguirlo ciegamente.

Hay muchas posibilidades alternativas a los libros de texto, y la fundamental es el maestro, verdadero pilar en el que se debe asentar el aprendizaje y los contenidos. Su capacidad de elección, su flexibilidad, sus conocimientos y su compromiso son fundamentales.

Veremos como se puede estructurar un curso sin libros de texto en siguientes artículos, en los que os sugeriré fuentes y herramientas alternativas que, con un poco más de esfuerzo, harán que, al final, el aula se convierta en lo que debe ser, un espacio de crecimiento y disfrute.

Por supuesto, en muchos colegios, la elección de usar o no los libros de texto vendrá dada por el ideario y el programa escolar. Pero en el aula no son obligatorios, cada maestro puede elegir usarlos más o menos, tenerlos como apoyo testimonial o seguirlos lección tras lección como fuente principal y como elemento sobre el que evaluar el conocimiento adquirido.

Otras ventajas adicionales será descargar a las familias de gastos superfluos y además, permitir que los niños no tengan que llevar mochilas tan pesadas.

Por tanto, mi primera propuesta para cambiar la Educación sigue siendo esta: dentro de tus posibilidades, no usar los libros de texto. Mañana, otra.

En Bebés y más | Las tres bases del aprendizaje de tu hijo: la socialización natural, Cinco ideas para que vuestros hijos amen leer, Las tres bases del aprendizaje de tu hijo: el error

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos