Compartir
Publicidad

¿Qué hacemos con las rutinas en verano?

¿Qué hacemos con las rutinas en verano?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay algo que en mi casa mantiene a sus integrantes más o menos cuerdos son las rutinas. Gracias a ellas los peques saben qué toca hoy y nosotros qué nos falta por hacer aún. No marcamos todo el día con ellas, son más bien unas pautas generales, un acuerdo de mínimos entre los diferentes miembros de la familia. Así por ejemplo, se marca cuándo se puede ver la tele, cuándo se come o cuándo se va uno a la cama y con qué rituales (cuentos, leche, dientes, etc).

De esta forma vamos sobreviviendo a los largos meses invernales, etc. Pero ¿qué hacemos con las rutinas en verano?, ¿las seguimos manteniendo en vacaciones?

El colegio: El gran ausente en verano

O la guardería en caso de los más pequeños. En aquellos que vayan a cursos, centros o campamentos de verano se puede ir haciendo una adaptación, ya que estos no suelen ser tan rígidos como el "otro cole", y sus horarios tampoco son tan extensos, de forma que no se produce un cambio radical entre el "periodo escolar" y el mes de Agosto o las vacaciones propiamente dichas. Por otro lado, tenemos a los que tienen unas vacaciones como "las de antes", esas de tres meses. ¿Os acordáis de lo que eran tres largos meses de verano sin nada mejor que hacer que jugar? Yo por la mitad de esas vacaciones ahora mismo MA-TO.

Como decía, en estos casos las rutinas suelen verse afectadas, por el cambio de ambientes, cuidadores y por el descenso de estímulos. Incluso aquellos niños que son cuidados todo el año por sus abuelos o por uno de los padres, notan la llegada del verano.

Nosotros mismos no nos comportamos igual en estas fechas

Tenemos la suerte de tener una cultura muy sociable y un tiempo propicio para socializarse. Somos de salir, de quedar con amigos, la familia, de disfrutar de ese sol que tantos meses llevamos esperando y es justo ese sol el que nos va a marcar las nuevas rutinas. El sol y nuestra localización geográfica claro, que no me negarán ustedes que uno no hace las mismas cosas en La Coruña que en Córdoba (a ver quién es el listo que sale a pasear en Córdoba antes de las 9 de la noche).

Nos levantamos y acostamos más tarde. Está claro que una cosa liga la otra, y en estos días apetece más quedarse un poco más tarde en la calle, a pesar de que tengamos que seguir levantándonos a trabajar. Y un día cenamos una hora más tarde, o tenemos que parar en el socorrido burguer, pequeños cambios que se van sucediendo.

Relajar las rutinas no tiene porque ser algo malo

Llegan las vacaciones todos juntos, que dan un giro radical a nuestro día a día, y son todos estos cambios en la rutina de los más pequeños los que suelen afectarles haciendo que a medida que se van sucediendo los días de verano va aumentando su rebeldía y sus cambios de humor sin sentido aparente. Así que te ves planificando ciertas rutinas de nuevo para que vuelva una relativa paz. A mi modo de ver, aunque volvamos a utilizar algunas rutinas, es el enfrentarse a estos cambios en la seguridad de su día a día lo que les ayuda a ver que la vida no es algo rígido y que cambiar es algo positivo.

Debemos procurar mantener un cierto orden

Está claro que los cambios afectan a los más pequeños, pero podemos minimizar los efectos negativos de estos y potenciar los positivos. Así por ejemplo, en un día en la playa podemos preparar un "picnic" de forma que si en casa el mayor pone sus cubiertos en la mesa, aquí lo siga haciendo. Si luego dormimos la siesta siempre podemos reforzar el que podamos dormir con papá o mamá. Incluso podemos fabricar nuestra propia cama de arena.

Tenemos que tener en cuenta que no todos los niños soportan igual los cambios de horarios. Es posible que veamos a niños trasnochar sin que parezca afectarles este hecho y sin embargo el nuestro quiera irse a dormir o empiece a mostrar esos inequívocos síntomas de que necesita dormir. No debemos olvidarnos que incluso en vacaciones ellos siguen creciendo y un tiempo adecuado de descanso es necesario.

¿Cómo llevan vuestros hijos el cambio de rutinas en verano? ¿Qué hacéis con ellas?

Foto | albertonovoa en Flickr En Bebés y más | Las rutinas se establecen a partir del tercer mes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos